Sobre este blog

En todo amar y servir

Seguramente ya les suene este lema ignaciano. Lo encontramos en el número 233 de los ejercicios espirituales. Para mí representa el deseo más profundo de encontrar la felicidad en el día a día. Amar es sencillo cuando hay cariño, afecto, amistad, pero resulta difícil amar a aquel que hace daño, al indiferente, al que quiere mal. Servir significa entonces tener la valentía de dejar a un lado las miserias de tu corazón y que seas capaz de ayudar en todo cuanto esté de tu mano para devolver algo bueno, por muy insignificante que parezca: un gesto amable, una sonrisa, una palabra, una mirada.

Somos seres complejos, pero sólo nos realizamos plenamente en relación con los demás, con el mundo, con Dios. Y esta relación ha de ser desde la entrega y el servicio. Por eso En todo amar y servir encierra mi aspiración más profunda e intento ponerlo en práctica todos los días, a veces lo consigo, otras veces no, pero nunca desisto. Este blog será fruto de esas experiencias, vivencias cotidianas en las que Dios se hace presente iluminando lo frágil, lo silencioso, lo pequeño. No hace falta hacer grandes empresas, o embarcarse en grandes proyectos. A veces sólo basta con ser agradecidos. Ser agradecidos significa disfrutar de las situaciones, de las cosas y de las personas como dones recibidos de Dios. Un don es un regalo no es algo que se pueda manipular o conquistar. Quizá el secreto de la felicidad sea el dejarte sorprender por esos dones que nos son dados cada día. Es el agradecimiento el que nos hace felices, no al contrario.

Aprovecho para agradecer al equipo de la revista 21, por su trabajo y compromiso social por los más desfavorecidos. Gracias por abrir esta ventana y darme la oportunidad de compartir estas pinceladas de historias cotidianas, pequeñas luces que iluminan el día a día y que a veces no apreciamos por la rutina, las prisas, las preocupaciones, el cansancio, el miedo… pero que están, existen, y Dios nos capacita para descubrirlas, saborearlas, sentirlas y vivirlas como hechos extraordinarios que dan sentido a nuestra existencia.

yurina.rp@gmail.com