“La exhumación de los restos de Franco”, desorbitada, según el secretario de la CEE

José Mª Gil Tamayo, Opus Dei, es el secretario de la Conferencia Episcopal Española, y en una reciente entrevista concedida a la agencia EFE ha hecho declaraciones en un tono nada acorde con la mesura y diplomacia con la que la jerarquía de la Iglesia suele hacerlas. Ha empleado, incluso, un tono más que beligerante, sin más, un estilo literario de confrontación, casi militar. Refiriéndose a las declaraciones del gobierno de España, a raíz del cruce de comunicados entre la Santa Sede y el Gobierno español, motivadas por la visita de la vicepresidenta Carmen Calvo al Secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolín, se ha manifestado así: ” ‘A esas instancias no se hace nada fortuito. Cualquier observador ve que hay una preparación, estrategia, acompañamiento mediático y todo un orden de batalla’ ha dicho Gil Tamayo ‘hablando en términos bélicos’. Añadiendo que ” luego se puede ganar o no, dependiendo de la inteligencia de los estrategas y de las fuerzas disponibles”. Es decir, se ha apuntado a una teoría conspiratoria, insinuando que nuestro Gobierno actual, de izquierdas, no da puntada sin hilo, y se encuentra ya en “modo confrontación”.

Ha afirmado también, siguiendo el comunicado del Vaticano, que la Santa Sede nunca dijo que se comprometería con el enterramiento de Franco en la Cripta de la catedral de la Almudena, algo que se ha convertido en un juego de palabras. En mi opinión, la ministra española tampoco afirmó apodícticamente ese aserto, pero el que esto escribe tiene la idea que desde el propio Vaticano tanto la enviada española, como el corresponsal que informó desde Roma, aseguraron que la Santa Sede se habría comprometido a seguir dialogando con el Gobierno de España para intentar evitar la inhumación del dictador en terreno sagrado. Como recordé en mi artículo de ese blog del día 03/11/18, titulado “¿Qué la Iglesia no tiene nada que decir de la inhumación de los restos de Franco?, a la Santa Sede, como último garante de que el CIC (Codex Iuris Canonici, “Código de Derecho Canónico”) se cumpla en toda la Iglesia, debería intervenir para que la cripta de la Catedral de la Almudena cumpla el canon c. 1242: “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los Cardenales o a los Obispos diocesanos, incluso «eméritos».

Y en el mismo artículo yo suponía que la Santa Sede habría respondido afirmativamente a la petición de la Catedral de Madrid, y para ayuda de las obras de restauración de la misma, de la licencia exigida para el incumplimiento de ese canon, al mismo tiempo que, para que la transparencia en la Iglesia se vaya consiguiendo, y no quede en palabras, la diócesis de Madrid publicase ese decreto de licencia. Y otra cosa: a la afirmación del secretario de la Conferencia Episcopal, refiriéndose a Franco, de que  “Los muertos no tienen carnet político”, afirmación recogida en una artículo de Jesús Bastante del 03 de Octubre de este año, hay que ponderar, señor Tamayo, que los muertos han tenido su historia. Y en la del dictador Franco la jerarquía de la Iglesia española ha tenido un protagonismo no solo vergonzoso y escandaloso, sino, en la práctica, sacrílego, haciendo entrar al culto oficial de la Iglesia al dictador, codo a codo con el obispo, bajo palio. Y, a loa que sepamos, La Iglesia española nunca ha pedido perdón al pueblo por semejante e hiriente afrenta, conscientes de la cantidad de ciudadanos pisoteados, perseguidos, y maltratados en sus derechos por el que era en ese tiempo el jefe del Estado español como consecuencia de un golpe de Estado, este sí, merecedor, con todos los derechos, de ser considerado como tal. Y nos preguntamos, ¿Qué hacía en esos dramáticos días la Santa Sede que no reprendía severamente a los obispos de una nación católica ante tamaño abuso? Y otra pregunta, ¿No sería este el momento, cuando se dilucida el lugar del enterramiento de Franco, que el episcopado español pidiera es perdón balsámico a la ciudadanía española, y frenase los pretendidos derechos de la familia de Franco, a enterrar a éste en una Iglesia, transgrediendo flagrantemente el Derecho Canónico que la Iglesia se dio a si misma, después del Concilio Vaticano II, el año 1983?

Estamos seguros de que, a la vista de la Historia, la CEE, (Conferencia Episcopal Española), y la Santa Sede, no pueden retirarse de rositas en este asunto, y tienen mucho que decir y actuar en el caso de las honras fúnebres eclesiásticas a un dictador como Francisco Franco.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

El atronador silencio del episcopado español sobre la pederastia clerical.

En estos días de tan perturbador estado de opinión de la ciudadanía española sobre la actuación de los Tribunales se ha pronunciado una sentencia que ha llenado de satisfacción a todos los que la han conocido, y muy en especial a los padres de la víctima. Se trata del así llamado “caso del colegio ‘Gaztelueta’ , del Opus Dei, sucedido hace seis años, y dado a conocer públicamente por los padres del muchacho el 30 de diciembre del 2012. La sentencia da por probados los abusos sexuales continuados en el colegio de Leioa y destaca negativamente el papel del centro en la investigación. Su preceptor, el tutor-profesor José María Martínez Sanz, numerario del Opus Dei, y familiar de una importante autoridad del Estado, ha sido condenado a 11 años de prisión por la Audiencia Provincial de Bizkaia, a pesar de que en el juicio, celebrado en octubre, el condenado incluso lloró porque se sentía perseguido e injustamente señalado, dándose la poco frecuente anomalía de que el fiscal solo pedía tres años de cárcel. He seguido este caso por los frecuentes   comentarios e informaciones que ha ido publicando Religión Digital sobre la esforzada, y casi titánica lucha de los padres del muchacho, escenificada sobre todo por el padre, D. Juan Cuatrecasas, quien en defensa de su hijo “Asier” no ha vacilado en exigir responsabilidades no soolo al Colegio, sino a más altas esferas, como podemos escuchar de su desahogo paterno: “Esperamos que el colegio Gaztelueta mediante la voz de su director y su consejo de administración, así como el Obispo Iceta, la Conferencia Episcopal, Silverio Nieto y la Congregación para la Doctrina de la Fe pidan excusas primero a mi hijo y luego a esta familia por todo dolor que mediante doble victimización nos han causado, y que repongan su buen nombre”, al mismo tiempo que reclama que Roma reabra la causa canónica contra el docente, numerario del Opus Dei,  , “que ha profesado votos de castidad, obediencia y pobreza, es el culpable del delito y los tribunales vaticanos tienen mucho que decir al respecto”. Este caso es, pues, una confirmación  de la opinión de quinees acusan a la Iglesia no solo de silencio, sino de obstrucción en las investigaciones de los abusos sexuales. Por eso he realizado una pequeñaa recopilación de noticias y comentarios en los últimos números de la revista digital Redes Cristianas, para que mis lectores que no tienen acceso a ella puedan estar mejor informados.

Redes cristianas, 16 del 11

Pederastia del cleroABUSOS SEXUALES EN LA IGLESIA ESPAÑOLA
El secretario general de la CEE (Conferencia Episcopal Española) solicita al resto de la sociedad que no guarde silencio, y que asuma “su cuota de responsabilidad”
El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, ha reconocido que durante años la Iglesia ha guardado un “silencio cómplice” ante los casos de pederastia en el seno de la institución eclesial, que además ha enmarcado en un contexto de “inacción de toda la sociedad española” ante estos comportamientos delictivos..

RC, 13 del 11

La cúpula eclesiástica española se resiste a clarificar los abusos, como han hecho Alemania y anuncia Francia. Los jesuitas aseguran que investigarán sus casos de las últimas décadas
La Iglesia en España rechaza revisar los casos de abusos sexuales en su seno. A diferencia de lo que ocurre en otros países, como Alemania o Francia, la CEE española no ha encargado ni ha elaborado ningún informe serio, ni creado ninguna comisión fiable para investigar los abusos sexuales de clérigos a menores, desde hace mucho tiempo. El papa Francisco ha convocado en febrero a las conferencias episcopales de toda la Iglesia para tratar el caso de los abusos sexuales a menores en la su seno.

RC, 13 del 11

Autoridades eclesiales en Roma y España critican el diseño de la comisión creada por la Conferencia Episcopal al considerarla un mero lavado de imagen
La Santa Sede mira desde hace tiempo de reojo, y con preocupación, hacia España. Sobre los escándalos de abusos surgidos en Alemania, Irlanda o, incluso Francia, no se han tenido correspondencia hasta ahora en un país, como España, donde la Iglesia ha estado involucrada en todos los estamentos educativos desde hace siglos. Hace ya ocho años que el Vaticano, entonces en el pontificado de Benedicto XVI, dio a conocer las líneas maestras para la prevención y tratamiento de los abusos sexuales en España (como en tantos países). Entre otras cosas, se urgía a trasferir los casos a la justicia civil, pero en España ha habido denuncias que no han llegado a las autoridades judiciales ni siquiera de mano de los obispos que las conocían, y las ocultaban. La cruda realidad que Roma constata es que muy pocas diócesis españolas, casi ninguna, ha hecho nada para aplicar esas normas con prontitud, seriedad, así como que la comisión creada recientemente no tiene elementos suficientes para ser tomada en consideración.

RC, 12 del 11 (José Mª Castillo)

Fuente: Teología sin censura
” Una medida efectiva podría ser suprimir, en el Derecho Penal, la prescripción, para este delito. Me consta que los menores, que se sienten humillados por este tipo de abusos, tardan muchos años en decirlo. Y, en la mayoría de los casos, cuando un adulto dice que, de niño, abusaron de él en esta materia, el delito ya ha prescrito. Si llega el día en que penalmente esto nunca prescribe, posiblemente habrá quienes se contengan ante la probabilidad de terminar, alguna vez, en la cárcel”.

Redes Cristianas, 6 del 11 

Varios afectados han rechazado el encuentro por considerarlo un acto cosmético.
La primera reunión de los 118 obispos de Francia con víctimas de pederastia de la Iglesia católica en este país se celebró este sábado en Lourdes con la promesa de los prelados de crear una “comisión independiente” para tratar los centenares de casos de abusos denunciados en los últimos años. Pero el tono del mea culpa no ha sonado suficientemente convincente, ni contundente. Algunas de las víctimas más señaladas y prominentes han boicoteado la reunión, considerándola como mero acto cosmético, fruto de la incesante y creciente presión de la sociedad, ante una situación que ha sido silenciada de manera consciente y programada durante más que décadas, por la que varios responsables eclesiásticos han empezado, y no parece que sean los únicos, a responder ante los tribunales.

RC, 8 del 11

EN RD, (Religión Digital) NO VAMOS A OLVIDAR A LAS VÍCTIMAS, QUE HOY SE SIENTEN EN LA IGLESIA COMO DESCARTADOS”
“No pretendemos atacar a la Iglesia, sino cumplir con nuestra deontología profesional” Es el grito de libertad, honestidad, y, a la postre, de profesionalidad, que RD ha lanzado al que lo quiera oír, ante ciertas afirmaciones de que la denuncia de los abusos sexuales eclesiásticos desprestigian, y hacen mal a la Iglesia. Está arreciando mucho la terrible marejada de abusos sexuales, que denotan claramente el mal uso del poder, y la manipulación de conciencias en el clero de todo el mundo. Por eso se espera que, como ha sucedido en el entorno anglosajón, también en nuestra Iglesia de España suceda una verdadera y peligrosa explosión de denuncias, y no puede ser que, mientras tanto, la comunidad eclesial en nuestro país esté solo tomando medidas de barniz, y de cara a la galería.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Constitucionalistas y anti-constitucionalistas

hoy está en boga, entre los políticos, lanzarse severas diatribas, e intercambiar acusaciones, con demasiada frecuencia, desmesuradas e indebidas. En la actualidad, llama poderosamente la atención que los dos partidos principales, o mejor, únicos, de la oposición, el Partido Popular, y el de Ciudadanos,  acusen a los demás, incluido el que actualmente ocupa el Gobierno, el partido Socialista Obrero Español, PSOE, de anti-constitucionalistas. Esta gruesa descalificación, denuncia, ofensa, o agravio gordo, suponemos que será merecido si los miembros de  esos partidos, o los principales líderes de los mismos, han actuado, o están actuando, en una sucesión continuada y casi permanente, contra la Constitución española. En algunos casos, esa premisa se ha cumplido, y los culpables de esas actividades anti constitucionales pagan, hace ya mas de una año, con prisión preventiva, ante la gravedad de los delitos de los que se les acusa la Fiscalía. Y son personas concretas, con nombres y apellidos, de partidos catalanes, y catalanistas. Pero ni todos los partidos, ni todos los políticos catalanes  se encuentran en ese estado, ni todos los partidos de Cataluña, por igual, han incurrido en esos comportamientos denunciables. Y, por supuesto, lo demás partidos del abanico parlamentario, ni han cometido actos contra la Constitución Española, ni son, por tanto, anti-constitucionalistas, y los partidos que a sí mismos se autodenominan como defensores de la Constitución, si lo fueran, se cuidarían mucho de acusar frívolamente a los demás de ese baldón. Además, si en verdad se lo creen, acudirían al Tribunal Constitucional ante tan grave desvío, que constituiría un tremendo delito político, como sería que el propio Presidente del Gobierno se alineara fuera, o en contra, de la Constitución. No se puede bromear con cosas tan serias.

Yo pienso que los que así, con irresponsabilidad, (“irresponsable”, incapaz de responder; si lo fueran, acudirían raudos al Tribunal que he citado) y ligereza actúan, hacen dudar a los demás de sus afinidades democráticas y políticas. Una de las cualidades primeras, en el orden temporal y valorativo de los regímenes democráticos es que caben todas las opiniones, y todos los modos de hacer políticas, excepto los que se salen de la Ley. Pero es un tremendo error, y complica sobre manera la convivencia social y, sobre todo, política, pensar que los que buscan soluciones diferentes,  o contrarias a las propias, pero dentro de la ley, se están saltando las reglas del juego. Tan serio y honesto políticamente es querer resolver el problema catalán con el mayor diálogo posible, sin transigir en actitudes contrarias a la ley, que opinar que la mejor solución es “palo y tente tieso”. Este último tratamiento ha sido llevado a  cabo en los últimos años, y no evitó todas las contrariedades que sufrimos el año pasado. No hay hada más antidemocrático que el pensamiento único. Lo único exigible como tal, “único”, es eso, la ley.

A mí no me gusta, y así se lo he dicho personalmente, y a la cara , a varios amigos míos del PNV, quela ley Constitución española, al contrario de la francesa o alemana, permita la existencia de partidos que, ya en el título, expresan su deseo de quebrar las reglas del juego, como lo de Partido Nacionalista Vasco. Pero si la Constitución lo permite, es tan constitucional como el PP, Ciudadanos, o el PSOE. O aunque no les gusta, y les caiga mal a muchos, Podemos, y su líder, es tan constitucional como los demás. Si no, los tribunales no les dejarían inscribirse como partidos políticos. Y aunque el “derecho de gracia“, ese nombre tan bonito que nuestra Constitución da al indulto, no les guste a PP y a  Ciudadanos, es perfectamente constitucional, según el artículo 51-i de la Carta Magna. Ya han pasado más de cuarenta años de Democracia en España, para que vayamos aprendiendo sus postulados más esenciales.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

La entrevista de Barriocanal al diario “El País

Fernando Giménez Barriocanal (Madrid, 50 años), casado y con cinco hijos, es jefe de finanzas de la Conferencia Episcopal Española, director de la COPE, y el único de la institución que ha accedido a ser entrevistado por EL PAÍS —tras numerosas peticiones— en un momento en el que la Iglesia española se encuentra en el ojo del huracán, no solo por la polémica exhumación de los restos del dictador Franco, sino también por la lentitud en el trato del problema de la pederastia, que para muchos, más que lento, está paralizado. Llama la atención la poca valentía, la falta de prontitud, y de disposición, de los señores obispos, para aceptar una entrevista en un medio como el País, el medio escrito de mayor difusión en España, y, en opinión popular casi unánime, uno de los más serios. Y, aunque se piense lo contrario por parte de los que nunca lo ha leído, de rigurosos controles de estilo, de edición y de publicación. Y también choca que en un momento tan crucial y delicado para la credibilidad de la jerarquía de la Iglesia española, y, en concreto, de la Conferencia Episcopal (CEE), los obispos hayan preferido que sea un laico el que se enfrente un micrófono que se suponía adverso, por no decir, riguroso y comprometedor. Razón de más para que saliera a la palestra uno de los líderes de la CEE, o, incluso, su presidente. El caso es que las respuestas del señor administrador de los bienes de la Iglesia española han resultado no solo dubitativas, (diez (10) ,veces “eso no lo sé”, “lo desconozco”), o respuestas poniendo en duda la pregunta, etc.

Entre todas las repuestas, la que es sin duda la estrella es aquella en la que asegura que la pederastia en la Iglesia española, es “irrelevante, irrelevante, irrelevante”. Esta es la secuencia pregunta-respuesta.

P– En España no se ha pedido perdón. (En el asunto de la pederastia)  R. Con todo respeto al medio que representan, hay una cosa importante. Cuando uno publica algo [se refiere a los casos de pederastia en el seno de la Iglesia destapados por este periódico], no solo hace falta que lo publicado sea verdad, que probablemente yo no lo cuestionaré salvo que vea que es mentira. Pero la realidad es que se está construyendo un relato sobre este tema que no tiene nada que ver con la realidad de la Iglesia.

P. Pero la Iglesia no ofrece su propio relato. R. Ustedes pueden coger los datos de Eurostat sobre este tema y ver los porcentajes que hay de las distintas casuísticas y entonces uno dice: ¿y por qué solo se pone el foco en la Iglesia si es un porcentaje insignificante?

P. ¿De qué? R. De toda esta temática de la que estamos hablando es un porcentaje irrelevante, irrelevante, irrelevante. Irrelevante en el conjunto de la sociedad.

Y un poco más abajo, sigue el periodista, P. Aunque solo hubiera una víctima, ¿No le parece triste decir que es “irrelevante”? R. Hay que leer lo que dice el diccionario, estoy hablando de que tiene importancia relativa.

Irrelevante, directamente, significa “lo que no tiene relevancia”, y, supongo, que los señores obispos, jefes de la empresa en la que trabaja el señor Barriocanal, no estarán de acuerdo con la afirmación de su administrador. Que alguien a quien se le encomienda el cuidado de niños y jóvenes, –cura, en latín, significa cuidado, de ahí curar, curación-, se convierta en un lobo feroz que destroza la vida del que está a su  cuidado   (“El sacerdote que me violó era un depredador, un cazador de niños“, afirma Fernando García Salmones, una de las víctimas). Que una acción tan demoledora de alguien revestido de una aureola de respetabilidad, y merecedor de toda reverencia, sea tildada de irrelevante, es, además, un grosero e insoportable insulto para las jóvenes víctimas de pederastas sedientos de sexo y aventura, siempre desde el mando y el poder, que cosificaban a sus educandos, convirtiéndolos en muñecos rotos, Me crea un inquietante desasosiego que alguien que califica de irrelevante una de las acciones más depravadas y viles que se pueden cometer, comportamiento agravado “ad nauseam” si protagonizado por curas y religiosos, ostente la dirección de un canal radiofónico de la Iglesia, y me obliga a interrogarme por los valores humanos, y sobre todo, cristianos, que el señor director de la Cope vaya a exigir a los profesionales periodísticos de la cadena.

El diario “El País” ha iniciado una campaña para facilitar, y dar oportunidades reales, a victimas de la pederastia, teniendo en cuenta, además, que en nuestro país la prescripción de los delitos vuela con motores poderosísimos, y borra la responsabilidad penal con una celeridad que, en el caso de la pederastia, es bochornosa. Por eso ha puesto al servicio de sus lectores, y de todos los que quieran airear ese capítulo tan doloroso, penoso y deprimente, de la pederastia clerical. De hecho, loas informaciones del párrafo anterior las he sacado de “El País” de ayer , lunes. Y es chocante la poca diligencia con la que la CEE está abordando este escándalo, mirando para otro lado del que, en los últimos tiempos, señala frecuentemente el Papa para una conversión que sea, además, balsámica para toda la Iglesia. En el vaticano están preocupados con esta demora, y aparente poca dedicación. Voy a poner, pues, varios titulares de es¡te diario en los últimos días.

Domingo, 11 de Noviembre:La Iglesia (española) se resiste a revisar el pasado” . “La cúpula eclesiástica (de la CEE) rechaza clarificar los abusos , como ha hecho Alemania (la Iglesia en), y anuncia en Francia”. ·Los jesuitas anuncian que investigarán sus casos de la últimas décadas” . “La gestión de la Iglesia española (del asunto de la pederastia) preocupa en el Vaticano”. 

Lunes, 12 de Noviembre: (Ver arriba)

Martes, 13 de Noviembre, Hans Zollner, miembro de la comisión del Vaticano para prevenir abusos a menores: “La Conferencia Episcopal Española (CEE) debe dar justicia a las víctimas”. “En España se está moviendo algo, pero queda mucho por hacer”. Es importante admitir errores, aunque se pierda credibilidad.” No hay relación entre homosexualidad y pederastia”. “La formación del personal que trabaja con los jóvenes es clave”. “Un abuso cometido por un cura tiene peso más grave”.

La entrevista fue más normal y potable en los asuntos económicos, como el pago del IBI, y el escándalo, para muchos fieles católicos españoles, de las inmatriculaciones de bienes muebles  en favor de la Iglesia, asunto en el que el entrevistado dio señales de no estar cómodo, ni totalmente de acuerdo con actuaciones, que en su día, no estaban contempladas con la complacencia y benevolencia que, leyes posteriores, concedieron a la Iglesia. En mi opinión, honra al señor Giménez Barriocanal, esta sinceridad. Aunque me parece demasiado connivente con los centros de enseñanza concertada que dirige la Iglesia al negar rotundamente cobros extras, prohibidos por ley, con falsos pretextos.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

     

 

¿Qué la Iglesia no tiene nada que decir de la inhumación de los restos de Franco?

  • Aun con el peligro de repetirme, (he tratado este tema en mi artículos del blog “El Guardián del Areópago“, del día 29/10(2018,  días ante la falta de información de los medios de comunicación, y las dudas que muchos tienen sobre la no implicación de la Iglesia en la definitiva ocupación del cadáver de Franco, una vez sea exhumado del Valle de los Caídos, me he animado a dar la información que considero necesaria, y, después, mi opinión:
  • Vemos lo que ordena el canon 1242: “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los Cardenales o a los Obispos diocesanos, incluso «eméritos».
  • Es la Cripta una Iglesia? Vamos a ver: cuadro de horario de misa de la Almudena:
  • Como vemos, en la cripta hay cuatro misas por semana: dos en los días laborables, y dos los Domingos. Misas públicas, para la asistencia de los fieles: luego se trata de una Iglesia. El canon citado no habla de “templo parroquial”, o “catedralicio”, sino, simplemente, que “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias”, con las únicas excepciones del Papa, de los cardenales, y de los obispos de la diócesis, también los eméritos. La pregunta es, pues, ¿los que están enterrados en la Iglesia conocida como cripta de la Catedral de la Almudena” son alguna de las tres cosas señaladas en el canon? Franco, a pesar de haber entrado tantas veces en la Iglesias bajo palio, ¿es Papa, cardenal u obispo? Y otra pregunta embarazosa puede haber propiedad privada dentro de un espacio propiedad de la Iglesia, y más si este espacio es sagrado? Hace unos días leí en un periódico, de un periodista que no recuerdo, como tampoco del diario, que la propiedad privada de las tumbas en la cripta de la Almudena constituía un pecado de simonía, condenado severamente por la Iglesia cono pena de excomunión.
  • Sabemos que ese fue el modo de conseguir donantes, ¡o no tan donantes, pues tenía beneficio, como era poseer una tumba en terreno tan sagrado y señalado como la cripta de la Almudena”!, para los trabajos de terminación de la catedral de Madrid. Pero, ¿es motivo suficiente el beneficio económico, para establecer una excepción para el enterramiento en una Iglesia, tan poco evangélica, pues para solo los ricos podrían alcanzar esa excepción? Sabemos que esto sucedió hace tiempo, y, suponemos, que con la licencia de la Santa Sede. Pero no solo pedimos, sino que exigimos, por el bien de la Iglesia, por transparencia en tema tan sensible, y por corresponsabilidad entre jerarcas-ministros del Altar, y los fieles, que sea conocido y hecho público el documento vaticano que dio licencia para efectuar, lo que sin ella, sería un grave escándalo. Y, tal vez, ni con esa licencia, se podrá evitar el escándalo.
  • . Ahora una referencia específica a la relación obispos-Franco. Copio la nota que escribí al final del artículo que he citado:
  • “(Nota importante: en mi opinión, los señores obispos podrían perfectamente aprovechar la circunstancia de qué hacer con los restos de Franco, y, en vez de afirmar que la Iglesia española no puede hacer nada para que esos restos no sean inhumados en la cripta de la Almudena, intervenir seriamente, que sí puede, y, en mi opinión, debe. Me explico: la Conferencia Episcopal Española (CEE), en tiempos del cardenal Tarancón como presidente de la misma, ya solicitó el perdón de la sociedad española, en la famosa Asamblea Conjunta, por su actuación, nada neutra, en una guerra entre hermanos. Muchos católicos españoles, más españoles que católicos, no aceptaron de buen grado esa petición de perdón. Pero que yo sepa, los obispos, ni en aquel momento, ni después, como sucesores de los que durante tantos años condujeron al general golpista bajo palio, han pedido, seriamente, perdón, por lo que, objetivamente, puede ser calificado, sin exagerar, como algo no solo indecoroso y escandaloso, sino incluso sacrílego. Así que propongo que para compensar aquel trato sacro e indebido a un tremendo dictador, ahora se oponga a que sus restos sean enterrados en sagrado. La Iglesia, representada por la CEE lo puede hacer, y sería una magnífica compensación a tantas injerencias en la política de nuestra tierra, que la Iglesia española ha practicado desde siempre, y, más, desde la guerra civil hasta hoy. Demostraría una magnífica grandeza si así se comportara)”. 
  • Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

El Santo sepulcro del dictador

(Artículo del teólogo Juan José Tamayo, publicado por “Redes CristianaS2es profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de “Teologías del Sur. El giro descolonizador” (Trotta, Madrid, 2017). Os invito  leer esta colaboración de Tamayo en “Redes Cristianas“, publicado hoy, 02 de Noviembre de este año 2018, por su alto nivel, y la total concordancia con la opinión que yo tengo sobre este asunto, que ya manifesté en mi reciente entrada de este blog “Señores obispos, ¿no en la situación de descomposición de la sociedad española”, del día 29/Octubre/2018)

***************************

“El Santo sepulcro del dictador”  (Juan José Tamayo)

Desde que los obispos españoles apoyaron el golpe militar del general Franco contra la República en la Carta Colectiva del 1 de julio de 1937, la jerarquía católica no ha logrado liberarse del yugo que le ataba al dictador y a su régimen. Juntos celebraron la victoria con el brazo en alto y el canto del Tedeum en iglesias, catedrales, seminarios y colegios religiosos. La Santa Sede Apostólica y el Estado Español firmaron el Concordato de 1953 que llenaba de privilegios a la Iglesia católica: económicos, culturales, educativos, fiscales, culturales, religiosos, familiares, laborales, jurídicos y militares. El Concordato exigía a los sacerdotes españoles “elevar preces” por el dictador.

Se conformaba así el nacionalcatolicismo, sistema político-religioso de doble legitimación: de la dictadura a la “Religión Católica, Apostólica y Romana”, reconocida como “la única de la Nación española” con carácter “de sociedad perfecta” y de la Iglesia al régimen de Franco. Ni siquiera el Concilio Vaticano II, que desmontaba pieza por pieza el edificio nacionalcatólico, defendía la democracia y condenaba las dictaduras, logró modificar las relaciones de dependencia de la iglesia del Estado y eliminar los privilegios de entrambos.

Durante casi cuarenta años Franco contó con el privilegio de entrar bajo palio en las iglesias y catedrales con los mismos honores que el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Colocar al mismo nivel al Jefe del Estado que a Jesús Sacramentado es, teológicamente hablando, un sacrilegio. A la muerte de Franco la mayoría de los obispos españoles, incluidos quienes en la última hora habían sido moderadamente críticos con el franquismo, le reconocieron como un cristiano ejemplar y se prodigaron en panegíricos. El cardenal Primado Isidoro Gomá y Tomás le llamó “instrumento de los Planes de Dios sorbe la Tierra”. Es de destacar el panegírico del cardenal Tarancón: “Creo que nadie dudará en reconocer aquí conmigo la absoluta entrega, la obsesión diaria, incluso, con la que Francisco Franco se entregó a trabajar por España, por el engrandecimiento espiritual y material de nuestro país, con olvido incluso de su propia vida”.

Desde hace cuarenta y tres años Franco tiene su Santo Sepulcro en la Basílica del Valle de los Caídos protegido por una comunidad de Benedictinos- orden religiosa masculina-, dedicada a mantener viva la memoria del dictador. ¡Triste menester! Conviene recordar que el primer abad del Monasterio benedictino fue fray Justo Pérez de Urbel, procurador en Cortes y confesor de la esposa de Franco, y el actual, Santiago Cantera, fue candidato en las listas de Falange y defensor a ultranza de la permanencia de Franco en el Valle de los Caídos. ¡Franquismo en estado puro!
Durante este tiempo la jerarquía católica española se ha mostrado complaciente con dicha permanencia y en ningún momento se ha pronunciado a favor de su retirada. Ha sido el Congreso de los Diputados quien ha acordado la exhumación de los restos del dictador de la Basílica. Solo entonces los obispos han expresado su voluntad de respetar la decisión parlamentaria.

Ahora la familia quiere enterrarlo en la catedral de la Almudena y la jerarquía eclesiástica dice no poder oponerse a dicho deseo, apelando a tres razones: que la familia es propietaria de un panteón en la catedral, que la Iglesia acoge a todos y que los muertos no tienen carnet político. ¿Una propiedad privada en un espacio religioso? ¿No es eso simonía? ¿La Iglesia acoge a todos? Claro que no: a las personas divorciadas vueltas a casar les puede impedir comulgar; las mujeres que interrumpen el embarazo y las ordenadas son excomulgadas; a los homosexuales se les prohíbe el acceso al sacerdocio, etc. ¿Los muertos no tienen carnet político? Por supuesto que lo tienen, y alguno como el de dictador es contrario a los valores evangélicos.
Si se retira a Franco del Valle de los Caídos y se le entierre en la Almudena supondría sacarlo del Santo Sepulcro basilical, colocarlo bajo el manto protector de la patrona de Madrid y prolongar la legitimación del dictador. ¿Alguien se imagina que el papa Francisco permitiera que el general Videla fuera enterrado en la catedral de Buenos Aires?

El 20 de noviembre me parece la fecha más señalada para exhumar los restos de Franco de la Basílica benedictina y entregarlos a la familia para que les den sepultura conforme a sus deseos, menos en la Catedral de la Almudena, que sería la profanación de un lugar sagrado. Asimismo me parece una fecha simbólica para que el episcopado español pida perdón por haber apoyado el golpe de Estado de Franco, legitimado durante cuarenta años la dictadura y mantenido el Santo Sepulcro de Franco durante cuarenta y tres años en el Valle de los Caídos. Si, al final, se cediera a los deseos de la familia y Franco fuere enterrado en la Almudena no estaríamos hablando ´de nacionalcatolicismo, sino de franco-catolicismo. Espero y deseo que eso no suceda.
Juan José Tamayo es profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de “Teologías del Sur. El giro descolonizador” (Trotta, Madrid, 2017

(Trascrito para “El Guardián del Areópago“, por Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara).

 

Señores obispos, ¿no ven la situación de descomposición de la sociedad española?

Pues hagan algo, se mojen, no sigan haciendo como que solo les interesa las cosas que afectan directamente a la Iglesia. Además, ¿qué cosas son éstas? ¿La clase de Religión , las inmatriculaciones ventajosas, no de la Iglesia misterio de salvación, sino de la Iglesia institucional? ¿Los privilegios de la tratados internacionales con el Vaticano? ¿Las esenciales fiscales, otra vez, no de las propiedades de la Iglesia comunidad de salvación, sino las que gestiona, administra y disfruta la Iglesia institucional, es decir, las que están en manos de la jerarquía de la Iglesia? ¿Si los señores obispos han salido a la calle para oponerse a problemas tan graves y decisivos para la ciudadanía como la ley del divorcio, algo indudablemente propio de los derechos humanos, pues no todos los ciudadanos están obligados ni a ser miembros de la Iglesia, ni siquiera a la ley del amor desinteresado, y generoso, por toda la eternidad? ¿O a la ley de la despenalización del aborto, o del matrimonio entre homosexuales? Si han sido capaces de intervenir sonada, públicamente, y en la calle, en estas situaciones ciudadanos, ¿no lo harán, sin tener que salir ala calle, sino con un documento público, respetuoso pero valiente, ante la situación de crispación e enfrentamiento artificial, por intereses políticos electorales, no sociales, que está sufriendo en estos días nuestro país, y sus ciudadanos?

Vean lo que ha pasado en Brasil, a pesar de que allí los obispos sí se han pronunciado sobre la deriva de radicalización y de desprecio a los más mínimos derechos humanos, como el respeto a las minorías, a todas la etnias, a los homosexuales, a las mujeres, a los más desfavorecidos, a los que el recientemente elegido presidente de la República, ayer mismo, ha mostrado desprecio y desconsideración por puros motivos ideológicos? Ya sé que la situación en nuestra patria no es tan catastrófica ni tan urgentemente grave. Pero la derechización de algunos de los principales partidos de la oposición, la especie de competición a ver quien se nuestra más rotundo y decisivo en la descalificación del contrario, en este caso, de los miemnbors del Gobierno, no por lo que hacen o dicen, sino por el mero hecho de ser Gobierno, según esa oposición, con un argumento  de evidente mala ley, porque, dicen,  han conseguido el poder por medios espurios, por atajos, como expresó el anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, desalojado de la presidencia por una legítima, legitimísima, constitucional, constitucionalísima, moción de censura.

¿Se puede tolerar argumento menos democrático que negar, en contra de lo que todos los días proclaman cuando creen que les beneficia, en lo referente a que el Parlamento es el lugar donde reside la soberanía popular del Estado, que 80 diputados, contra 70, que apoyaron la moción de censura, es perfectamente democrático, previsto constitucionalmente? Porque, como afirma hoy el diario El país, y no me resisto, a traer parte de este editorial en mie artículo.

Veamos las perlas siguientes:

“El regreso de la estrategia de la crispación”        Casado y Rivera resucitan para desgastar a Pedro Sánchez la fórmula de acoso y derribo que empleó hace diez años Rajoy en su oposición al Gobierno de Zapatero

(El País) “El Gobierno de Sanchez depende del secesionismo. España no puede estar descontrolada por los independentistas”, dice Pablo Casado, presidente del PP. Y Albert Rivera no le va a la zaga: “Sánchez por mantenerse en el poder ha entregado España al independentismo que quiere romperla. El Estado está contra las cuerdas”. Sobre el País Vasco, Rivera dice: “Sánchez concede privilegios a los presos de ETA para mantenerse en La Moncloa”. Casado no se queda atrás: “Sánchez premia al PNV y Bildu con el traslado de presos por su vergonzante apoyo a la moción de censura”. Da igual que ese traslado de presos ya estuviera concertado con Mariano Rajoy o que Sánchez responda al independentismo que no concederá el derecho a la autodeterminación. Como a Rajoy le dio igual, hace diez años, que José Luis Rodríguez Zapatero no cediera en su diálogo con ETA ni que el Estatuto de Cataluña rompiera la unidad de España. Siguió acusándolo de “traicionar a los muertos” y “romper España”.

“La verdad no importaba entonces ni ahora porque lo que hay y hubo hace diez años es una estrategia de la crispación, dirigida por la derecha, caracterizada por la sustitución del debate de propuestas por el ruido mediático, para erosionar al Gobierno socialista. Así lo ve Ignacio Sánchez Cuenca, profesor de Ciencia Política de la Universidad Carlos III de Madrid, que, hace una década, junto con Belén Barreiro, analizó el fenómeno para la Fundación Alternativas. “Es un mecanismo que el PP aplicó en la última legislatura de Felipe González; en la primera de Zapatero y hoy con Sánchez, acompañado de Ciudadanos. Consiste en insistir en que España está amenazada como nación por la debilidad del PSOE, cómplice de sus enemigos, y elige como campo temas sensibles como el terrorismo y la cuestión territorial. Además, como vemos estos días, elude el debate político al centrar la agenda en ataques personales a ministros y al presidente”, señala. (El País, 29 de octubre de 2018)

¿Podrían ayudar algo los señores obispos para rebajar este estado demencial, que va a más, de crispación y radicalización, instalado en las mentiras, no por el bien del Gobierno ni del PSOE, sino de España? Podrían, esta vez sí, los obispos españoles regalarnos este gesto de patriotismo?

(Nota importante: en mi opinión, los señores obispos podrían perfectamente aprovechar la circunstancia de qué hacer con los restos de Franco, y, en vez de afirmar que la Iglesia española no puede hacer nada para que esos restos no sean inhumados en la cripta de la Almudena, intervenir seriamente, que sí puede, y, en mi opinión, debe. Me explico: la Conferencia Episcopal Española (CEE), en tiempos del cardenal Tarancón como presidente de la misma, ya solicitó el perdón de la sociedad española, en la famosa Asamblea Conjunta, por su actuación, nada neutra, en una guerra entre hermanos. Muchos católicos españoles, más españoles que católicos, no aceptaron de buen grado esa petición de perdón. Pero que yo sepa, los obispos, ni en aquel momento, ni después, como sucesores de los que durante tantos años condujeron al general golpista bajo palio, han pedido, seriamente, disculpas, por lo que, objetivamente, puede ser calificado, sin exagerar, como algo no solo indecoroso y escandaloso, sino incluso sacrílego. Así que propongo que para compensar aquel trato sacro e indebido a un tremendo dictador, ahora se oponga a que sus restos sean enterrados en sagrado. La Iglesia, representada por la CEE lo puede hacer, y sería una magnífica compensación a tantas injerencias en la política de nuestra tierra, que la Iglesia española ha practicado desde siempre, y, más, desde la guerra civil hasta hoy. Demostraría una magnífica grandeza si así se comportara).

Jesús Mª  Urío Ruiz de Vergara

 

¿Quién des-legitima al poder judicial?

El presidente del Partido popular (PP), Pablo Casado ha acusado al presidente del gobierno de “des-legitimar” las resoluciones del poder judicial al recordar la intervención del Señor Trillo en el Congreso de los Diputados precisando que “Rebelión” se producía cuando había violencia adecuada, o proporcionada, generalmente con elementos del ejército, o de institutos armados,  con el fin de modificar, o cambiar sustancialmente, el régimen de Gobierno de un país. Y que no parecía que esos supuestos se hubieran dado en los sucesos de revuelta y desobediencia, eso sí, el años pasado, en este mes de octubre, en Cataluña.

Hace una semana, más o menos, el expresidente del Consejo Superior del Poder Judicial, del Tribunal Supremo,  y del Tribunal Constitucional, señor Pascual Sala, declaró,  que no veía la figura de rebelión en lo que sucedió el año pasado en Cataluña, así como muchos otros juristas de renombre y de mérito, que también opinan igual. Lo mismo que los jueces de la Unión Europea que se han tenido que pronunciar sobre la algarada catalana, , que ni tienen esa figura penal de rebelión como Golpe de Estado, ni la ven en los sucesos que han llevado a más de un año a la cárcel preventiva a los dirigentes del “procéss” de secesión. Yo lo afirmé hace tiempo: lo que más me sorprendía, y admiraba, a la vez que lo consideraba como una frescura histórico-social monumental, el hecho de que los dirigentes catalanes se aprovecharan de la Democracia para obtener, sin armas, lo que en los tiempos de asentamiento de las naciones se había conseguido solo con guerras. Y yo lo denominé “revolución” de salón, que fue lo que sucedió al fin, sin ningún resultado práctico jurídico¡, ni político, ni social. Y son estos resultados, o carencia de ellos, los que derrumban las tesis más severas de los jueces del Supremo que mandaron a esos dirigentes a la cárcel, acusados de sedición y rebelión.

Si no me engaño ha sido hoy cuando hemos sabido la advertencia del que fue  presidente del Tribunal Superior de Cataluña durante diez años, José María Mena Álvarez, quien se ha pronunciado sobre el tema con la siguiente claridad: “. A los Jordis no se les puede imputar ni malversación ni desobediencia ni tampoco prevaricación (…). Nos encontramos con unas personas que no pueden ser acusadas y surge la necesidad de imputarles un delito de sedición”. Así como ha expresado su opinión autorizada sobre la implicación e influencia de la política y de los Gobernantes sobre el poder judicial, pero chocante, con la que está cayendo hoy por parte de la oposición, al decir “Aunque la opinión pública tiende a pensar que los tribunales ceden mucho a las posiciones políticas, mi opinión personal es que ceden muy poco”.

Mi opinión sobre este tema es que en un régimen democrático la “Separación de Poderes” no se quiebra con la convergencia o divergencia de opiniones, sino por el hecho de que uno de esos poderes del Estado, por desidia, flojedad, o poca consistencia,  política o jurídica, se deje influir por otro en las decisiones. Pero la simple opinión no deslegitima nada. A no ser que alguien, queriendo exaltar y resaltar la distinción de poderes, lo que está haciendo, sin saberlo, o sabiéndolo, y de propósito, querer dejar sentado que el Poder ejecutivo tiene tal poder de decisión que su simple opinión contraria a la del poder judicial deslegitima la de éste. Ha sido justamente el exmagistrado y ex fiscal señor Mena el que ha recordado que tanto puede estorbar, y deslegitimar, usando la terminología de Casado, los políticos que no consideran la figura de rebelión del mismo modo que los jueces, como así parece por parte del señor Presidente del Gobierno, como, por otro lado, la opinión de los presidentes del PP y de Ciudadanos, que opinan a favor. Se trata de la misma intromisión, si es que los jueces se vieran obligados (¿?) a considerar forzosamente esos pronunciamientos. Cosa, que, como asegura un magistrado tan experimentado, y casi todos las personas de bien creemos, no suele suceder, ¡Gracias a Dios!

 

Otra vez esta basura no-informativa en la COPE

Estoy avergonzado, Don Ricardo, me refiero al señor cardenal D. Ricardo Bláquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, CEE, propietaria, junto con otras instituciones católicas, de la Cadena Cope. Y quiero hacer preámbulo, antes de poner a mis lectores en el brete de hacerles leer la insoportable editorial que esta mañana el periodista estrella (¿¿¿¿¿¿-??????) de su radio, Don. Carlos Herrera ha pronunciado en los micrófonos de la que suponemos, imaginamos, queremos, y esperamos todos que sea una radio con un sentido cristiano de la información, en dos vertientes: a), en la profesional, es decir, que brille por la veracidad, la seriedad, y la ecuanimidad en la información, y, a ser posible, también me atrevo a  introducir en este apartado un estilo literario depurado y correcto, y si posible, brillante; y b), y en lo humano y ético, trato no solo correcto, sino respetuoso a los protagonistas objeto de la información. Y, sobre todo, que las opiniones, sobre todo, si son poco o nada beneficiosas para cualquier ciudadano, sean no solo pertinentes, sino, y especialmente, debidamente fundamentadas, y en  casos extremos desfavorables, bien probadas. Así entendemos, por lo menos, en los círculos que pretenden ser cristianos en los que me nuevo, un periodismo humanista, y sobre todo, cristiano, pues otra cosa no se puede suponer en un medio que tiene en su programa esa adjetivo. Ahora lean el desconsolador discurso radiofónico, que irá todo él en cursiva, y entrecomillado, y al final apuntaré los abusos que, en mi opinión, no deberíamos cometer, ni presentar, en medios cristianos de información.     

*****************

Discurso del Señor Herrera, día 25/10/2018

“Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Miren, del sábado al domingo no solo se cambia la hora, es decir, se retrasa la hora para que se duerma una hora más. No solo se emite ‘Radio Carlitos Deluxe’ entre la 1 y las 2, sino que, además, caen las temperaturas sensiblemente. Por ejemplo, les habló de Sevilla donde hoy con mangas de camisa vas de maravilla, como en tantos lugares de España, incluso con manga corta. El domingo la mínima que se espera, por ejemplo, en Sevilla es de 5 grados. Bueno, pues eso ya es una cosa que se parece un poquito más al invierno o al otoño, ¿no? Pues si eso es así en el sur peninsular, descartamos Canarias que está a lo suyo, por cierto, que va a haber lluvias fuertes, pues en otros lugares más sensibles con las temperaturas, pues… Vamos, que para los que amen el frío se lo van a pasar en grande porque es el primer día que van a tener un destello de frío, que no va a ser frío, pero bueno, va a ser un fresco razonable.

 

Ayer, damas y caballeros, hubo sesión en el Congreso de los Diputados. En realidad Pedro Sánchez iba a hablar de las armas que se iban a vender a Arabia Saudí. Esas armas que con un baño de Realpolitik ha dicho que las va a vender. ¿Por qué? Porque es que nos puede molestar mucho, puede ser indudablemente inconveniente , repugnante particularmente el régimen saudí, el asesinato de Khashoggi, tantas otras cosas. Pero los intereses nacionales circulan por un carril, y salvo todos aquellos que quieren confundir los carriles de circulación de las cosas, cada carril debe tener su autonomía.

Y los trabajadores de San Fernando, de Puerto Real, del Puerto de Santa María de Cádiz, de la Bahía de Cádiz, de Navantia y, luego, además, la industria auxiliar que está en otros lugares, Ferrol y Cartagena, etcétera, etcétera. Oiga, supongo que hoy respirarán un poco más cuando han oído al presidente del Gobierno, pues… Eso, apelar al interés de España. Bueno, yo me imagino que también apelar secretamente al interés de las elecciones en Andalucía. ¿Si no hubiera habido elecciones en Anadalucía estaríamos en la misma postura? Pues miren, yo ya no lo sé porque de Sánchez cualquier cosa es posible. Cualquier reacción es posible. Es el tío menos fiable que hay. En Sánchez posiblemente todo es falso. Impostado. Hasta las donaciones de sangre.

«Todo en Sánchez es falso, impostado, hasta las donaciones de sangre»

Ayer lo que le dijo Casado en una sesión en la que Casado se consagró ante los suyos, todo sea dicho, puede parecer grueso calado o puede parecer tiroteo o munición demasiado elevada. Calificar nada menos que de golpista al presidente del Gobierno o cómplice de golpista. Pero, oigan, es que hay datos o detalles que invitan a pensar que, aunque eso sea, efectivamente, de grueso calado, hay mucho de cierto también en ello.

Que Sánchez quiera dar un golpe de Estado en España yo no lo creo, de acuerdo, partamos de ahí. No lo creo. Pero que Sánchez está atrapado por la parte más arrugada del escroto, por quienes sí lo han dado, esa es una evidencia. Absoluta evidencia. Miren, ayer dijo algo Sánchez en el Congreso que es de verdad lo que hay que reparar. Sugirió que el delito de rebelión no es aplicable al 1 de octubre. Oiga, por primera vez el presidente del Gobierno manda un mensaje claro dando a entender que la instrucción que se ha realizado en el Supremo, y que se basa, precisamente, en ese delito de rebelión para tener encarcelados a los que tiene encarcelados, y para dar toda la munición jurídica para que luego un tribunal les juzgue, no está en lo cierto. Eso es lo que dijo ayer Sánchez. Y eso es particularmente grave.

¿Y saben por qué es particularmente grave? Porque realmente es lo que le pidió Pablo Iglesias cuando salio de la carcel de Lledoners después de entrevistarse con Oriol Junqueras. Y dijo: “El Gobierno ya sabe lo que tiene que hacer. Tiene que moverse”, que es lo que a su vez le dijo Junqueras: “Si queréis algo, si queréis que nos entendamos, aquí tiene que haber gestos para nuestra libertad o para, desde luego, el empequeñecimiento, para que sean más pequeños los delitos de los que nos acusan”-

Y lo primero que hace Sánchez en sede parlamentaria es salir de abogado defensor de Junqueras y compañía, de señores que han dado un golpe, citaba a Trillo en el año 94 cuando, siendo diputado, dijo que la rebelión puede darse por militares o civiles armados etcétera, etcétera. Oigan, han pasado desde el año 94, yo tengo una hija que nació en ese año y sé la edad que tiene, por lo tanto, 24 años. 24 años. Las cosas se han hecho muy posmodernas, hasta los golpes. No es Tejero entrando con una pistola en el Congreso de los Diputados. Los golpes se organizan ante la Consejería de Economía impidiendo la acción de la justicia con violencia e impidiendo la actuación de la Guardia Civil con violencia, pero eso para Sánchez no es rebelión. Sí lo es para los jueces que con criterio técnico jurídico así lo entienden y así lo han aplicado. Ojo que tienen que venir otros jueces formando un tribunal y tienen que decidir si es así o no es así. Ya veremos, a lo mejor dicen que no y tiene razón Sánchez. Pero es un mensaje claro de abogado defensor.

Y cuando ahí le dice, es que usted está junto a los que han perpetrado ese golpe, tampoco están diciendo grandes tonterías. No dijo ninguna tontería Pablo Casado. Ayer la tontería la dijo Tardá. “Es que si ustedes pudieran nos fusilarían”. Pero qué tontería, pero qué clase de cretinismo político es el que se está alcanzando en España, que cada día se da un paso más. Cuando crees que ya no hay más territorio en el callejón de los cretinos , siempre hay espacio al final para otro paso.

Pues, oiga, sus socios, los socios de Sánchez atacan al jefe del Estado, le reprueban, quieren abolir la monarquía, que en realidad es abolir las libertades y la Constitución en España, quieren desmontar España empezando por los de esa extrema izquierda que resulta una atracción fatal para Sánchez y los suyos. ¿Y Sánchez qué hace? Nada. ¿Qué dice? Nada. ¿Por qué? Porque son los que le pagan el sueldo de presidente del Gobierno, los que le tienen en La Moncloa. Y lo que hace es salir de abogado defensor de todos estos tal y como se pactó en la cárcel de Lledoners entre el señor Iglesias, que es su enviado, y el señor Junqueras.

Ese es el detalle importante de la sesión de ayer. Ese es el detalle muy concreto de la sesión de ayer. Y luego lo que diga Iglesias acerca de que hay que pagar. “Nosotros tenemos que pagar, los ricos, las Koplowitz y Amancio Ortega que paguen las corbetas y que se hagan las corbetas igual, pero no se las vendamos a Arabia Saudí”. Bueno, retrata lo que… Retrata la cortedad mental o la maldad perversa de los socios de este individuo en el que, insisto, todo es ‘fake’. Sánchez es ‘fake'””.

(1º) Es deleznable el insulto gratuito: ¿Cómo demuestra Herrera que en el presidente del Gobierno de España “«Todo en Sánchez es falso, impostado, hasta las donaciones de sangre”.

2º) Decir que “Casado se consagró ante los suyos”, (por tratar al presidente de “golpista”) no deja de ser un ditirambo impropio de un periodista que debe de ser, y parecer, ecuánime, y no partidista. Una cosa es la euforia comprensible, aunque indebida en este caso, de sus compañeros de bancada, por exagerada, al comparar esa salida fuera de tono con un gran político español del siglo XIX, y otra cosa es el entusiasmo de un periodista entregado a la causa.

3º) Hacer gestos políticos para serenar la situación catalana no solo no es malo, sino ayuda en la situación actual. Es algo por lo que la valoración del presidente sube, y la intención de voto favorece al PSOE.

4º) Dice Herrera; “Cuando crees que ya no hay más territorio en el callejón de los cretinos , siempre hay espacio al final para otro paso”. Y se refiere a una frase de Junqueras. ¡Y dale con los insultos! (.,.pero cretinos os hay en todas  las profesiones).

5º) Que Sánchez quiera dar un golpe de Estado en España yo no lo creo, de acuerdo, partamos de ahí. No lo creo. Pero que Sánchez está atrapado por la parte más arrugada del escroto, por quienes sí lo han dado, esa es una evidencia. Absoluta evidencia. Y que los que pagan al presidente en la Moncloa son todos esos que, por lo visto, deberían ser expulsados como diputados. No se dan cuenta de que mientras no sean disueltos pot las jueces los diputados que votaron la moción de censura son tan democráticos, y tan votados por el pueblo, como los del PP y los de Ciudadanos, aunque éstos no estén “atrapados por el escroto”.

6º) “Retrata la cortedad mental o la maldad perversa de los socios de este individuo en el que, insisto, todo es ‘fake’. Sánchez es ‘fake'””. ¿Maldad y cortedad mental, señor Herrera? Mírese en el espejo de su conciencia, D. Carlos Herrera.

Y, desde luego, su artículo-discurso inaugural del día radiofónico, no me resulta notable ni por la profesionalidad de la información, ni, mucho menos, por la calidad humana, o la ética humanista del mismo. Y la brillantez literaria sí que se hace notar, pero por su ausencia.

Jesús Mº Urio Ruiz de Vergara

 

Cosas que pasan en la Iglesia, y en España: la “venia docendi” para los profesores de Rligión

1ª) La “venia docendi” de los obispos ( Y el caso concreto de Resurreción Galera en la diócesis de Almería)

 Dejando de lado la cursilería de querer expresar en latín ciertos temas, o por lo menos sus titulares, “Venia docendi“, significa “licencia de/para enseñar”, y según nuestros obispos, para la clase de Religión, esa licencia la concede ellos, los prelados en cada una de sus diócesis. Algo que, evidentemente, no es cierto. en los centros oficiales de enseñanza, la única autoridad habilitada para conceder esa licencia es el Estado, o bien a nivel del Ministerio,, o de las Secretaría Autonómicas de Educación. Otro tema es el de los requisitos que El Estado exige para conceder esa licencia, como pueden ser la posesión de un título universitario, o de un diploma adecuado, o, en el caso de la Religión Católica, el permiso de enseñar esa materia, concedida por el obispo. Pero así como no podemos decir que la “licencia para enseñar” no la conceden directamente las Universidades o Escuelas adecuadas, lo mismo tendremos que afirmar de la clase de Religión, que para impartirla necesita el permiso del obispo, como para otras materias, el título universitario: requisitos necesarios pero no constitutivos de la declaración última como profesor, sin la pertinente intervención burocrática, pero oficial, del Estado, al nivel que sea, como hemos dicho. Además, hay otro argumento decisivo, que los obispos olvidan: el que paga es el Estado, y para un trabajo que va a abonar el Estado, sólo éste puede formalizar el contrato. Se trata de trabajadores, que, como tales, de un país determinado, están sujetos a la legislación laboral, y, en los litigios, a las decisiones de los tribunales nacionales.

Todo lo anterior viene a cuento por las declaraciones que el obispo de Almería, D. Adolfo González Montes, en una entrevista periodística a Jesús Bastante, en la entrevista para “Religión Digital“, sobre el asunto de la profesora, Resurrección Galera, readmitida 17 (¡diecisiete!) años después, sin ese permiso episcopal, que es preceptivo. No sé cómo el obispo almeriense acepta esa política de hechos consumados, y tolera que una profesora dicte sus lecciones sin su venia. Sería mucho mejor, y menos hipócrita, conceder oficialmente ese permiso, “por imperativo legal”, que es uno de los mayores imperativos que se pueden tener en una sociedad democrática). De este asunto ya escribí en el artículo de este blog el 25 de Noviembre de 2017, con el título Señor Adolfo González Montes, obispo de Almería, ¡Aplíquese el cuento! que pueden encontrar, todavía, si entran en el blog. En él yo  quería apuntar la contradicción que había entre las palabras de Montes, sobre la actitud de los políticos catalanes separatistas, que él tildaba de “anti constitucionalistas”, sin prestar atención a que él se negaba a ejecutar una última sentencia proveniente, justamente, del Tribunal constitucional, reprochando, desde mi punto de vista. la doble vara de medir.            

Teniendo en cuenta lo que afirmo en el primer párrafo, hay que admitir que no es de recibo que la Iglesia, o un obispo de la misma, haya tardado tanto en ejecutar varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia andaluz, y otras, por lo menos dos, del Tribunal Supremo. Además, los argumentos que da no son de recibo. Afirma el señor obispo: “Como es sabido, la Iglesia no contrata a los profesores de Religión, sino el Ministerio o la Consejería concernida de una determinada Comunidad Autónoma. Por eso veíamos bien, y así lo propusimos, que se salvaguardara el derecho laboral en un área distinta al área de Religión y Moral Católica”. Y un poco más abajo:  “Según el Acuerdo Internacional del Estado Español y la Santa Sede, no se reconoce como profesor de Religión a aquella persona docente que actúa o vive en contradicción con la fe y la moral católica que enseña. Yo no he otorgado la «venia docendi», que según el Acuerdo Internacional es requisito necesario para ser habilitado como profesor de Religión y Moral católica. El Ministerio se ha visto obligado a cumplir una sentencia que para la Iglesia es de imposible cumplimiento desde el punto de vista formal. No se ha respetado el Acuerdo Internacional, pero quiero insistir en que no es cuestión sólo del acuerdo, sino del hecho de estar en juego un derecho fundamental, como es el derecho a la libertad religiosa”.

D. Adolfo quiere poner en juego, y enfrentar, dos derechos fundamentales: el derecho internacional, y el derecho laboral de un país. Se refiere al Acuerdo con ola Santa Sede, antes Concordato, que, efectivamente, tienen rango de Derecho internacional. Pero en ningún tratado internacional se puede disponer que una sentencia fallada por un tribunal competente alguien lo puede dejar de incumplir, porque, como es lógico los jueces sentenciadores también conocen las cláusulas de ese tratado, y, muy difícilmente fallarán en contra de alguna de ellas. Porque, además, si en una hipótesis absurda pudieran existir ese tipo de cláusulas, serían anuladas antes de firmarse el tratado. Otras cosas es que presenten excepciones o privilegios, algo muy común en épocas anteriores, medievales, por ejemplo, pero inaceptables en sociedades democráticas, pluriculturales y . Y es por el desconocimiento, o descuido, de este aspecto por donde vienen, con frecuencia, las quejas de jerarcas de la Iglesia Católica, acostumbrada a tratos de excepción y a un cúmulo de privilegios, que ya no pueden sustentarse en las modernas sociedades. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara