PRIMERAS COMUNIONES(En la Parroquia Nª Sª de la Piedad. Vicaría IV-Vallecas)

           Como ayer prometí escribo hoy sobre las primeras comuniones, desde mi perspectiva, es decir, de párroco y, además, encargado de la catequesis de la parroquia. Este fin de semana han hecho su 1ª Comunión Solemne veintidós (22) niños. ¿Por qué solemne? Porque ya habían hecho su primera comunión “en familia” (vestidos de calle, acompañados sólo por los padres, los hermanos, abuelos y padrinos de bautismo), el día 26 de abril. Este día todo fue tranquilo, hermoso, participado y gratificante.             Estos niños han hecho tres (3) años de catequesis, empezando con siete años, en 2º curso de primaria. Como es lógico, la preparación no es nada del otro mundo, y a pesar de que hemos tenido una catequesis de adultos para los padres durante los tres años (es decir, ¡casi sólo para madres!) no hemos conseguido transmitir el sentido verdadero, cristiano y sacramental de la Eucaristía, ni a niños ni a padres. Sí hemos logrado, aparentemente (porque realmente se quedarán para pós-comunión uno o dos), una buena relación con los padres, un buen rollo. A esto ha contribuido mucho que todos los Domingos, después de la Misa con niños, hemos tenido un aperitivillo, con patatas fritas.., y esas cosas, fanta, coca-cola, etc., y café para padres, y hasta algunos se han animado a un orujillo. Todos los Domingos, no solo en días señalados. Pero yo vengo haciendo esto en las parroquias hace unos 18 años, y después no se traduce en un mayor interés y seguimiento. Generalmente, si te he visto no me acuerdo.  Bien. La primera, primera comunión estuvo francamente bien. No pasó lo mismo con la 1ª Comunión solemne. Si faltar ni referirme a nadie en concreto, me viene a la cabeza la frase de Jesús “no echéis margaritas a los cerdos”. Hemos insistido de mil maneras en que no invitasen a la celebración religiosa más que aquellos parientes o amigos que tuviesen, por lo menos, una vaga idea de cómo comportarse y de saber estar en una celebración sacramental. Les extraña tanto la recomendación que no hacen caso. Y así nos va. Este año, fuera del murmullo continuo y del salir y entrar no hemos tenido mayores contratiempos. Pero se nos han dado casos de chavales sacando botellas de coca-cola u otras,  de intentar encender un cigarrillo,  (a mí no me ha pasado todavía lo que a un párroco vecino, a quien un energúmeno solicitado a comportarse le respondió en medio de la celebración y bien alto “afuera te espero, tío chulo”). No sigo con anécdotas de este tipo. Con mucha energía y no dejándome amilanar consigo una celebración por lo menos digna, pero es descorazonador que en un día como ese tengamos que dedicar la mitad del esfuerzo a que no se nos desmanden.  De los trajes de los niños, sobre todo de ellas, novias o actrices o princesas, lo menos que se puede decir es que solo les estorban para la celebración y que dan una aire de desfile de modelos. Una niña llegó en una deslumbrante limusina de ocho metros. Ahora háblales del pan de vida, del sentido solidario del pan compartido y de la presencia real y fuerte de Jesús en medio de la asamblea santa. Nos pueden los elementos externos, y no quiero ni pensar, porque esto ya no depende de nosotros de ninguna manera, en la orgía de la fiesta posterior, de la lista de regalos, etc.    ¿Por qué permitimos esto? Se me ocurren unas ideas:

  • al acercarse la época de las primeras Comuniones el Sr. Obispo podría publicar una carta pastoral, anunciarla en la COPE, dar una rueda de prensa sobre el tema, que llegase a la gente, que se enterasen los padres, que no pensasen que era cosa de algún que otro cura pesado. Este sí que es un tema de pastoral de estricta importancia, en sí mismo, y por la gente que mueve y puede ser catequizada alrededor. Hace tiempo que hablamos de catequizar a los alejados, y cuando vienen a nuestras celebraciones, nada de nada. Son ellos los que nos avasallan y nos desfiguran la celebración. (Algo parecido sucede en los bautizos, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿Y las bodas, habrá algún atropello mayor a la dignidad y seriedad de la liturgia? En la única celebración en que los invitados se portan como deben es en los funerales).
  • Podría pensarse seriamente en  retrasar la edad para la 1ª Comunión, por lo menos para la solemne,  algo parecido a lo que hacen en Francia. Perderíamos muchos por el camino, pero ¿más que los que se van y no vuelven después de las 1ª Comunión con el estilo actual? Al Corte Inglés y a los comercios que venden y ofrecen modelitos de novias y princesas pitimirín no les iba a gustar mucho, pero no pienso que paguen comisiones a las parroquias ni al obispado.

 Es una pena que el que debería ser uno de los días mas festivos y alegres de una parroquia se convierta en uno de los más conflictivos. Pero es lo que hay. Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)