Martini, profeta poderoso, hombre fiel.

Hubo un tiempo en que Pablo, y Santiago, y Silas, y Marcos, y un largo etcétera, podían, y lo hacían, increpar y corregir fraternalmente a Pedro. Y delante de la comunidad, de la asamblea santa litúrgica. El pueblo de Dios sirve para esas cosas, no se escandaliza, no es un simple lugar teológico. El ministerio […]