La “inutilidad” de los milagros.

El evangelio de ayer, 9º Domingo del tiempo ordinario, nos proponía el final del Sermón de la Montaña de Mateo. Aquel que dice: “no todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos”. A mí la frase que más me hace pensar, de siempre, es: “Aquel día, muchos dirán: “Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?” Yo entonces les declararé: “Nunca os he conocido. Alejaos de mí, malvados” Sé que no hay que entender el Nuevo Testamento al pie de la letra. Hay que buscar concordancia de textos y expresiones. Este artículo no es un estudio de investigación bíblica, por eso me ahorraré el pesado aparato de citas y textos, que además no hacen falta para llegar a la conclusión de que esta idea de la inutilidad de presentar milagros para conseguir un buen currículo está clara. Basta recordar textos como “esta generación busca signos y prodigios…”, o el olímpico desprecio que Jesús demuestra a Herodes cuando pretende presenciar algúno de sus milagros , o la afirmación del capítulo 13 de la 1ª carta a los Corintios,  que esconde la misma idea: “ya pudiera dejar yo quemar mi cuerpo por las llamas, si no tengo amor, nada soy…” Es también especialmente fuerte  la expresión de la parábola del pobre Lázaro, cuando afirma: “Si no escuchan a los profetas, aunque un muerto resucite no se convertirán”. Más claro y diáfano, imposible. Estos textos, y otros muchos más, demuestran sin lugar a dudas que  la hipótesis de realizar milagros y prodigios sin poner en práctica la Palabra del Dios, o sin creérsela, o sin dirigir radicalmente por ella la vida, o de sufrir el martirio sin tener verdadero amor, esa hipótesis, digo, es perfectamente razonable. Y de ahí, el rechazo del Señor, porque afirma que lo fundamental es “poner en práctica la Palabra de Dios”, o amar como él nos amó. He aquí lo importante, lo decisivo, lo característico, la verdadera “marca” cristiana del creyente. Entonces, me pregunto, siempre me he preguntado: ¿Por qué tanto empeño en buscar y encontrar “milagros” para las beatificaciones y canonizaciones? ¿Será que los postuladores de las causas de los santos, los beatificadores y canonizadores no han leído estos textos?  A mí modesto entender, hay que reconocer que ciertos beatos y santos recientes  han conseguido convencer con “milagros” a sus inquisidores y abogados del diablo, pero  no han brillado como “signos” claros y vivos de la Palabra y del Amor más que para unas pocas personas de su grupo o congregación religiosa, o, incluso, han sido contra-signos para un buen número de cristianos. Y exactamente lo contrario, como es palmario en el caso de Monseñor Romero. Aquí la conciencia y el “sensus fidei populi Dei” debería ser mucho más esencial que los oscuros y complicados caminos de los procesos para las Causas de los Santos,  no siempre exentos de trampas y de “aparentes” irregularidades.  Además volvemos a la pregunta: si al Señor, y a los evangelistas,  no les interesan ni les impresionan los milagros, a nosotros, ¿por qué nos van a interesar e impresionar? Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara   

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)