La emoción del fútbol (II)

Hablaba en mi artículo anterior de la emoción del fútbol. Hemos visto que es más: es descarga de adrenalina, es catarsis colectiva, es orgullo de país, es gloria, es descanso, es relajación, “¡por fin!, no somos más pardillos que los demás”.

Nuestros jugadores, esos mozos más bien bajitos y un poco locos, lo han hecho de cine, mejor, de fútbol. Ha sido el triunfo de un deporte que a veces se asocia al músculo y a la fuerza, a la complexion  “cachas”, o a la ferocidad de las andanadas contra el adversario. Nuestros chicos no, han confiado en las esencias de este deporte, “¡el que más tenga la pelota, gana!”, en la finura del quiebro, en la malicia del despiste, en el control de los tiempos, en las añagazas del cambio súbito de ritmo, en la imaginación, en la creatividad, en la confianza colectiva, en la autoestima, en la justa valoración del adversario, en la lid entendida y disputada como juego y diversión. Todo ello condimentado con una técnica y  un dominio de la pelota excepcionales, capaz de soportar la más exigente presión.

El presidente del comité de la UEFA encargado de escoger a los mejores y establecer el once ideal de la Eurocopa, de imposible nombre, ha afirmado que en un primer momento tuvieron la tentación de dar, sin más, la alineación española como la ideal de todo el campeonato, y que no lo hicieron por respeto a todos los participantes.

Nos han convencido nuestros jugadores de que es posible compaginar fútbol y belleza, que se puede jugar bien y ganar, que generalmente el mejor camino para la victoria es el buen juego y el trato exquisito del balón. Además han convencido a sus jóvenes coetáneos de que el esfuerzo, la disciplina y la solidaridad son valores que acaban rindiendo. ¡Gracias, Casillas y compañía, habéis conseguido algo tan valioso como que los maduros nos reconciliemos con esta juventud, tan maltratada y desvalorizada tantas veces!

A mi propio homenaje de hoy tengo que añadir lo siguiente:  no valgo para vidente premonitor. Opiné en mi artículo anterior que no me gustaba el juego del tiqui-taca, que me parecía un poco blando y poco productivo. Que me alegraría de que los de Luis tuviesen unas potencialidades escondidas que los llevasen muy lejos, tal vez a la victoria. Pues bien, las tenían celosamente disfrazadas de sólo juego bonito, pero donde había esfuerzo colectivo,trabajo coordinado y solidario,tensión y concentración extremas. Me encanta proclamar bien alto que me había equivocado radicalmente. Que además de realizar un juego primoroso y bello ha sido el más productivo, el que más ha atacado, el que mejor se ha defendido, el que menos pases ha fallado, el que más ha chutado a puerta, el que más goles ha metido, y al que menos le han perforado su portería. ¡Qué maravilla! Gracias otra vez, campeones, porque aunque  no lo hubiérais sido nos habríais llenado los ojos de alegría y de esperanza!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara 

    

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)