¿Qué eso de la moral católica? (II)

En mi artículo anterior sobre ese tema incidía en las consecuencias derivadas del propio concepto de moral: costumbres, localismos y temporalismos, dificultad de imaginar una norma católica, universal. Y también en las contradicciones de la así llamada “ley natural”. Hoy, siguiendo el tema, lo abordaré de otro lado.

La pregunta es si existe una moral católica, dando al término católico la connotación identificativa de una religión, o de una parte importante de la misma, del cristianismo. Considerando la Moral como una ciencia, o mejor una parte de la Filosofía, tenemos que convenir en que, en ambos casos, se trata de una disciplina práctica, no teórica. Es decir, sería una ciencia práctica o una parte práctica de la Filosofía, cuyo objetivo es orientar el comportamiento humano según un sistema de valores referentes a “lo bueno” y “lo malo”. 

De lo anterior deducimos varias cosas, la más importante la siguiente: la normativa que tenga la Moral y que se deba aplicar en cada caso no es “teórica”, sino práctica. Se tratará más bien de hipótesis razonables aplicables al caso en cuestión, que la “razón práctica” se encargará de analizar y efectuar. Todo esto a la velocidad inexorable de la vorágine de la vida.  

Se empeñan en afirmar algunos  moralistas católicos, siguiendo acríticamente a ciertos jerarcas, que los preceptos de la Moral que ellos llaman Católica son universales, válidos en todos los lugares y en todos los tiempos, y que son los que ellos (esos moralistas y esos jerarcas) contemplan como tales. Olvidan que las definiciones de fe sí tratan de ese tipo de principios, pero no los de la moral, si es que se han producido como tales en la Historia de la Iglesia. (Se olvidan también de que según Santo Tomás de Aquino la norma próxima de moralidad es la conciencia del sujeto que va a actuar).

Pongamos un ejemplo: en la Edad Media prestar dinero con intereses era considerado usura, y castigado con una pena que nos conduce fácilmente a los temas dogmáticos y a las herejías: la excomunión. ¡Intentemos resucitar hoy esa práctica! 

Yo  también admito la expresión “moral católica” (preferiría mil veces llamarla “cristiana”), pero en otro contexto y con otro foco de observación. No en el de los contenidos, sino en el de las actitudes. Los contenidos normativos de la Moral no necesariamente serán los mismos para todas las personas y todas las situaciones, pero sí la actitud fundamental de seguir y cumplir el Evangelio. En este sentido sí que me parece legítimo hablar de “moral católica” (insisto, mucho mejor “cristiana”), válida para todos los seguidores de Jesús.  

(Continuará) 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)