A la gresca en el Santo Sepulcro

Las imágenes son atroces, crudas, obscenas, descarnadas. La pelea se dio entre ortodoxos y fieles de rito armenio. Afirman los periódicos que “uno de los lugares más santos de la Cristiandad” se ha visto mancillado por una pelea digna de las mejores tanganas bajobarrieras. A los periódicos, y a algunos periodistas en particular, les gustan las afirmaciones rotundas y, sobre todo, llamativas. Para lugar santo las capillas del Santísimo de cualquier iglesia apartada del mundanal ruido. En otro periódico he leído que la trifulca se organizó “en el lugar en que se supone está enterrado Jesucristo”. Es decir, de un plumazo el periodista en cuestión se ha cargado la resurrección, y seguramente sin saber. Tal vez ni ha oído que los que tan fervientemente se daban mamporros creen que el Señor Jesús está vivo y resucitado, y que el sepulcro en el que entonces lo colocaron, y que abandonó para resucitar, es el que custodian.

Cuando uno visita Jerusalén se queda estupefacto, por no decir escandalizado, de la burda e impresentable división y disputa entre cristianos. Sobre todo al constatar que el litigio es acerca de la propiedad, o tutela, o uso, o todavía peor, “usufructo”,  del que aseguran ser el lugar en el que el Señor Jesús fue muerto y sepultado. El lío entre ortodoxos, católicos, armenios, iglesia de rito copto, o la pequeña minoría de rito etíope, etc., es el caldo de cultivo de contiendas y agarradas frecuentes, aunque por fortuna no hayan llegado hasta anteayer a tal grado de violencia y encarnizamiento.

No hay que ser ningún premio nobel para darse cuenta de que el contencioso no lo causa el amor del Reino y de la gloria de Dios, y ni siquiera el celo que se supondría en cuidar con esmero del decoro y la dignidad de tan santo lugar. ¡Qué va! Algo que me indignó y casi me enfureció la primera vez que lo visité fue la fealdad, la ausencia de la más mínima belleza y buen gusto, la cutrez y casi sordidez que rodea el entorno de la tan pomposamente  denominada Basílica del Santo Sepulcro.

He dicho algo del usufructo. No quiero ni pensarlo , pero la idea que uno saca al  observar  por encima todo el movimiento y la dinámica turística del lugar, lleva a uno a pensar que se trata de un sitio, que, como otros muchos en el mundo cristiano con fama y reconocimiento de “lugares de peregrinación”, producen y dejan mucho dinero. El  “no podéis servir a Dios y al dinero” del Evangelio es una máxima que nos sirve para dar lecciones a los demás, y a los Gobiernos de todo el mundo, de cómo gestionar la “cosa pública”, pero no para tenerla muy en cuenta  entre nosotros. Tal vez  se nos pueda aplicar la ironía de la frase “creen que así dan culto a Dios”.  Y es que el Evangelio nos abre mucho los ojos para valorar las cosas de la vida.

Jesús María Urío ruiz de Vergara

One Response to “A la gresca en el Santo Sepulcro”

  1. Estoy de acuerdo con lo que dice. Es una vegüenza visitar los mal llamados “santos lugares” y contemplar cómo aquello no es una casa de oración, sino un vulgar mercado lleno de cutrez y malos modos por parte de los “guadianes” que extienden la mano para que les sueltes la propina. Cuando la gente que viaja a Jerusalén pone los ojos en blanco hablando de las maravillas vistas y la gran devoción que sienten creo que está tan mal informada como el periodista que dice que en esta basílica se guarda el cuerpo de Jesús

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)