¡Vergüenza ajena! (o la posición integrista del Vaticano)

Nos hemos enterado de que en recientes votaciones en la ONU el Estado del Vaticano se ha alineado con los países más radicales y fundamentalistas de entre los musulmanes. El tema, ‘¡cómo no!, ha sido la eterna obsesión de mentes enfermizas y obsesionadas con el tabú del sexo. Por una lado, una declaración despenalizadora del homosexualismo en todas las naciones del mundo, ya que en algunas de ellas todavía puede ser motivo de cárcel y hasta de muerte. Pues bien, el Vaticano, preocupado por lo que se ha dado en llamar mentalidad de género, y para que ésta no alcance nuevas cotas, ha dado su voto negativo. Bien es verdad que se opone a que los homosexuales sean castigados o encarclados por su orientación sexual. Pero puede más la prevención de que la permisividad homosexual se extienda excesivamente. ¡Qué pena!

El otro asunto es el de la declaración para que los minusválidos tengan reconocidos sus derechos a la mejor posible calidad de vida, también en la educación y la práctica sexual. Pero el Vaticano pretendía que se afirmara “expresamente” que el aborto quedaba excluído. El documento no afirmaba ni negaba nada sobre tan controvertido asunto, pero eso le parecía poco a la censora, moralista y desconfiada mente vaticana.

Hay que recordar que el Estado Vaticano, como estado independiente, y activo en el conjunto de las naciones, no es referente para la toma de posición ni de opinión de los cristianos. Algún lector podrá extrañarse de esta afirmación, pero le invito a que no lo haga. Y le explico por qué: el Estado Vaticano es una institución civil, política y mundana. Como tal no tiene entidad eclesial, ni jurisdicional, sobre la conciencia de los seguidores de Jesús, que tenemos perfecto derecho, algunos llegarían a decir “deber”, a oponernos a la existencia y funcionamiento de semejante anomalía, no en la estructura de la Iglesia, sí en sus aledaños, auténtica reminiscencia de la época feudal. Por consiguiente, sus criterios como Estado son tan discutibles y condenables como los de los Emiratos Árabes, Sudán, República de Mali, Estados Unidos de América, o España.

Ante cualquier asunto que se nos plantee a nuestra consideración el modus operandi, prudente y luminoso, es preguntarnos: ¿Como reaccionaría Jesús ante esta situación? ¿Qué diría, cómo actuaría? Y recordar ciertas palabra de Jesús rompedoras con la hipocresía moralista de la época, de la suya y de la nuestra, como “las prostitutas os precederán en el Reino de Dios”, o “ha amado mucho porque mucho se le ha perdonado”, o aquel alegato corrosivo “coláis el mosquito y os tragáis el camello”, y un largo etcétera de pronunciamientos y actitudes de Jesús que deberían sonrojar a ciertas mentes estrechas, rígidas, inmisericordes, que encima pretenden hablar en su nombre y en el del Evangelio.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)