El caso es que Euskadi es España. ¡Qué le vamos a hacer! (II)

En mi anterior entrega con este título dejé de hacer, por no alargarme, algunas precisiones que me parecen necesarias para a aclarar bien mi idea. Las haré ahora de modo ordenado, pedagógico y escolástico.