¡Pobre Concilio!

Hay síntomas alarmantes en las últimas decisiones ecle…, iba a decir eclesiales, pero mejor diré eclesiásticas, que no es lo mismo. Eclesiástico hace referencia a clero, eclesial a Iglesia. Gracias a Dios, clero e Iglesia no son lo mismo, mal que les pese a ciertos clérigos. “Jesús, ¡gracias a Dios!, no era cura“. Ese era el título de un librito de divulagación de la época conciliar. Pero me estoy perdiendo en divagaciones ciertamente jugosas, y tengo que ir al grano.

Ha sido noticia estos días el levantamiento de la excomunión de cuatro obispos lefevrianos, así llamados, por haber seguido en su día a monseñor Lefevre en su rebeldía contra la Iglesia, no aceptando el Concilio Vaticano II. En reaidad fueron excomulgados por dispensar ordenaciones episcopales válidas pero ilegítimas, al faltar la inexcusable provisión por parte del Papa. Esa desobediencia es castigada en el Derecho Canónico como falta gravísima, pues, tal como está actualmente la organización eclesiástica, ningún obispo puede arrogarse ese derecho. En Roma, paradigma del gobierno supercentralizado, se considera que la dispersión de los procesos de elección y nombramiento de los obispos significaría un caos irremediable en la Iglesia.

No siempre fue así, y no hay que remontarse hasta los orígenes de la Iglesia. Bien metidos en las edades media y moderna continuaba habiendo variedad de sistemas en la provisión de las diócesis, y no todos pasaban por Roma, y más de la cuenta recorrían los vericuetos tortuosos de los palacios. Hay que esperar hasta el CIC (Codex iuris canonici) de 1917 para encontrar el sistema actual como único y absolutamente preceptivo. Pero si la Iglesia no cayó en el caos y en la corrupción más absoluta en el sistema feudal, es de esperar que ya nada la haga descomponerse.

De cualquier manera, la ordenación de un obispo sin la intervención personal del Papa en el nombramiento, o en la aceptación y confirmación del nombre en ciertos casos excepcionales, es norma de tal gravedad que la pena para los que la incumplen es la excomunión papal. Este ha sido el caso de los obispos lefrevianos. En realidad, el grave pecado de Lefreve y sus seguidores fue la no aceptación del Vaticano II, falta gravísima contra toda la Iglesia, y de mucho más largo alcance que la quiebra de ciertas normativas eclesiásticas, de modo alguno tan importantes como nos las quieren hacer creer, pues la Iglesia se arregló razonablemente sin ellas en su organización externa y administrativa, aunque éste no es, ni de lejos, el aspecto más esencial y troncal de la misma. Es decir, la falta de los partidarios de Lefevre fue contra la Iglesia, si bien su pena fue por actuar contra Roma.

No hay señales de que los obisposs en cuestión hayan depuesto su actitud anticoncililar. Los medios y la opinión internacional han levantado una polvareda espesa y ruidosa porque uno de los obispos niega el holocausto judío, en un ejercicio de distracción de la perpectiva que verdaderamente interesa a la Iglesia, que son sus propios asuntos. El otro es un  tema histórico y político, y que yo sepa no ha sido definido dogma de fe de obligada acepatación por parte de la Iglesia. Que un obispo no crea en el Holocuasto puede ser indignante para muchos, y para mí, pero no significa nada especial por lo que el Papa tenga que pedir disculpas, ni motivo para levantar o mantener una excomunión. El problema no es ese, sino la respuesta a la pregunta: ¿los fieles y los obispos lefrevianos reconocen el Concilio Vaticano II como un concilio ecuménico de la Iglesia, convocado y realizado legítimamente con la ayuda del Espìritu Santo y de obligada aceptación por todos los católicos? ¿Sí? Bienvenidos sean. ¿No? Continuen como secta cismática, y el Señor, como de todos nosotros, pecadores, tenga piedad y misericordia, de uno en uno, que la tiene, porque el “Señor es compasivo y misericordioso”. Pero la organización lefevriana, como tal, ya que ella misma se excluye de la organización de la Iglesia, se mantenga como está. 

¿Que quien soy yo para opinar lo que el Papa puede o debe hacer? Soy un cristiano bautizado, que tiene todo el derecho del mundo de recriminar a Pedro, como lo hizo Pablo, una actitud que le parece poco coherente, y bastante contraria a la idea y al espíritu de un Concilio ecuménico de la Iglesia. El sentido y el objetivo del Areópago es debatir y defender todo aquello que la conciencia de cada uno le pida defender y debatir. Pues eso, hago honor al título de mi blog. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

4 Responses to “¡Pobre Concilio!”

  1. Yo creo que el papa, con el levantamiento de la excomunión, ha querido inactivar un procedimiento que ha estado detrás de todos los cismas.
    Benedicto XVI busca “el mínimo común divisor” (en aritmética conocemos el máximo) y persigue avanzar en la unidad.
    Es más inteligente encontrar razones para no excomulgar que para sí hacerlo. Ahora bien, hace falta encontrar la fórmula para que no se sientan, unos u otros, humillados y que la mano que el papa tiende sepa ser “mansa”, sin que la unidad pretendida, tenga como resultado que las Iglesias alejadas tengan que acercarse. Y con la otra mano, la que sujeta fuerte la Palabra de Dios, busque y encuentre a la Iglesia que superó los privilegios, quiso dignificar a los maltratados por la desigualdad y dio la Noticia de que lo hombres tenían derecho a vivir y eso era por donde había que empezar.

  2. Susana, a mí no me gustan las excomuniones, pero lo que yo quería indicar es que me parece mal que se tenga más en cuenta para enjuiciar la decisión del Papa el hecho de que uno de los obispos rechace el holocausto que el hecho de que no reconozca el Concilio Vaticano II. De acuerdo con los intentos de Benedicto XVI en prode la unidad, pero, ¡por favor!, que no sea a costa del Concilio que intentó poner a la Iglesia en el mundo de los siglo XX y XXI.

    Gracias por tus comentarios. Son de gran ayuda.

    Areópago

  3. Creo que las dos cuestiones ( el rechace del holocausto y la del Concilio Vaticano II ) tienen muchisima importancia, y no se trata de comparar cúal de los dos hechos es peor. Los dos han sido dañinos; que el rechazo del Concilio no fuera el argumento prioritario para sancionar a los Lefevrianos, nos da una idea de la Iglesia jerarquica que tenemos. Por otro lado la negacion por parte de un representante de la iglesia del holocausto ( y recordemos que no fue solo contra los judios), pues es doloroso para toda persona con un minimo de sensibilidad. Al igual que lo fue que la iglesia, en su debido momento, no condenara estas actuaciones.
    Susana , totalmente deacuerdo en que el Papa al levantar la excomunion pretende avanzar en la unidad. Me da pena sin embargo que esta buena accion no se haga por ejemplo con Lutero, <Tambien aydaria a la unidad con nuestros hermanos protestantes. Y hay que recordar que la Iglesia en estos ultimos años ha pedido perdon por muchos errores, pero todavia no ha pedido perdon por el cisma protestante, ya que embriagada de poder y soberbia , no quiso atender a los reclamos teológicos que un religioso agustino le planteaba.

  4. Great information…

    This is certainly magnificent. Every stare upon tips content articles so we are stunned. We are most certainly curious about this sort of methods. Two of us appreciate the potential energy, and profit doing with this. Please keep editing. They’re mate…

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)