La creación evolutiva

Cuando yo estudiaba teología, por los años sesenta, parecía, a tenor de las afirmaciones de los profesores y de las lecturas de revistas especializadas en Filosofia  y Teología, que el ¿problema? planteado por Darwin estaba superado por agotamiento y por la pérdida de argumentos de la teoría creacionista pura. Efectivamente, hasta el más asustado de los alumnos de Biblia había dejado de lado la lectura literal-literalista, para entendernos un poco -porque hay una lectura literal científico exegética-, y se había adentrado, sin dejarse demasiados jirones, por una lectura exegética y crítica de los géneros literarios y otros métodos modernos.

Aunque parezca mentira, el meollo de la polémica actual creacionsimo<>evolucionismo se encuentra en la diposicion ingenua, bienintencionada y crédula de quienes piensan que si leen la Biblia con los atrevimientos “modernistas” destruyen su mensaje, y, además, pierden la fe. Es probable que nadie les haya alertado de que la lectura literal pura del Génesis, por ejemplo, es imposible. A los que se paran en la descripción de la creación del primer capítulo del Pentateuco hay que enseñarles con mucha paciencia y mansedumbre que en el capítulo segundo, a partir del versículo 4b, se nos presenta otro relato que poco tiene que ver con el anterior. Y lo más curioso del caso es que la narración de Ge. 1-2, 4a es, aproximadamente, del siglo VI antes de Cristo, y el de Ge 2, 4b en adelante, es del siglo X a.C., muy anterior, por tanto. Y que en el relato sacerdotal clásico de la Creación en seis días el hombre es creado en último lugar, y en el yavista del cap. 2 el hombre es creado antes de las plantas y de los animales. ¿Con qué nos quedamos? El hombre no pudo ser creado a la vez antes y después de los animales. ¿Que qué mas da? Efectivamente, pero saquemos la mínima conclusión posible: no podemos sacar argumentos apodípticos, sin más, ni a rajatabla, de la mera literalidad de los relatos bíblicos. Eso por una parte.

Por otra, y de mucho más alcance, si en lo literario e ¿”histórico”? de los relatos hay que andar con mucha prudencia, ¿que decir de lo teológico, filosófico o ideológico? No podemos, de ninguna manera, por un sentido elemental de la lealtad crítica, proyectar, en textos antiguos, planteamientos, ideas, y mucho menos, polémicas, de siglos posteriores, cuando el escritor primitivo tenía otras preocupaciones, otra perspectiva, otras ideas y otros focos. Resulta especialmente sonrojante intentar sacar conclusiones de tipo científico, bien a favor o en contra de cualquier teoría posterior.

El tema es tan amplio, interesante, vivo, encendido y controvertido que, lógicamente, no cabe en este simple blog. Pero sí se puede apuntar alguna idea base. Por ejemplo:

  1. El escritor sagrado no tenía ni idea de qué era eso que hoy llamamos creación, ni mucho menos de lo que hoy llamamos evolución. Y todavía tenía menos idea de cómo se sucedieron los acontecimientos.
  2. Los datos ciertos, no inventados o supuestos, que nos proporciona la Revelación, (la Creación en seis días, por ejemplo, no es un dato ni siquiera medianamente firme revelado) no pueden  ser contradictorios con los que nos proporciona la ciencia, cuando éstos son también seguros, ciertos, comprobados y definivos. (Nota: hay que apelar a la humildad de los científicos, que no tendrán reparo en aceptar que en el año 8.629, si el hombre llega, las evidencias científicas serán muy diferentes, y a veces contradirán a las de hoy).
  3. Afirmamos en el Credo: “Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador de Cielo y tierra”. En ningún momento decimos que “fue” creador, sino que “es” creador. Esto no es un juego de palabras. La mayor parte de la exégesis y de la teología moderna enseña que la obra de la creación es actual. Que Dios no dio un empujonazo al universo en una semana, y después se echó a dormir (teoría cercana a la pipa eterna del Dios de los Sioux; o al irreverente sarcasmo ácido de Unamuno), sino que es una de la tareas que Él se trazó, desde el momento mágico en que ideó y proyectó el universo: el hacer funcionar todo el maravilloso y complejo engranaje del Cosmos con una dedicación siempre atenta de su Providencia, más amorosa que todopoderosa, que también. 
  4. Y si Plotino recurrió al Demiurgo para ayudar a no mancharse las manos, en la tarea de la construcción del mundo, a un Dios incorpóreo y espiritual, perfectamente podemos aceptar, y lo hacemos, que el gran motor del Universo, (viéndolo así cosmológicamente, aunque sabemos los creyentes que es, sobre todo, otra y mejor cosa, y más que cosa un Tú abierto al conocimioento y al diálogo ), hace lo que afirmaba Santo Tomás de Aquino: echar mano de las causas segundas en la labor de organizar, desarrollar y hacer progresar el universo.
  5. Y termino: de lo que se deriva que Dios, en pura y sana lógica, dejó a las fuerzas de la naturaleza, como el Bing-Bang, o la energía siempre nueva y “creativa” de la Evolución, por Él coordinadas y sostenidas, la tarea hermosa y activa de moldear, desarrollar y pulir el Cosmos por los siglos de los siglos. Así es como ¨Dios “crea”, (y no “creó”), el Mundo. ¿Por qué discutir si Creación o Evolución, si nos podemos quedar con las dos, y parece lo más lógico y lo más coherente con los datos bílicos tomados en su conjunto, recordando tantos y tantos salmos bellísimos que parecen, a la vez, creacionistas y evolucionistas?  

Jesús Maria Urío Ruiz de Vergara 

One Response to “La creación evolutiva”

  1. Todo lo que la ciencia nos podrá explicar está inmerso en el tiempo, pero los creyentes alcanzamos a suponer una magnitud de amor que crea, y como parte de lo creado, reconocemos el tiempo.
    Dios está abriendo y cerrando nuestra historia y la del Universo, su llave es el tiempo.
    La creación está terminada y cumplida, por eso, estamos salvados, participamos de la Resurrección, sabemos que el plan de Dios está realizado y tenemos la Esperanza.
    Pero estamos habitando el tiempo y somos criaturas de la realidad, deberíamos entender que vivimos para participar en la creación de la realidad de amor futura, desde este tiempo real oscurecido de desamor y de injusticia.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)