“¡No juzguéis…no condenéis!”

En la entrada nº 90 de este blog, Turbulencia y dolor en Italia, tejía yo mi reflexión sobre el caso de Eluana Englaro, quien por fin acabó muriendo, y terminaba así mi artículo: “Piedad para Eluana, piedad para el padre de Eluana“. Pero no, no ha habido piedad para él por parte del Cardenal Javier Lozano […]