El pecado y la misericordia

Lo quiero dejar bien claro desde el principio: no estoy a favor del aborto, y he sufrido en mis carnes pastorales, en Brasil, el drama y la desesperación de chicas del grupo de jovenes de mis parroquias de Sâo Paulo y de Londrina, hijas de padres “catolicísimos”, “apavoradas” y desquiciadas por el miedo y el falso respeto […]