Claroscuro papal en África

El viaje de Benedicto XVI  a África  ha deparado, como se suponía, división de opiniones en la variopinta cofradía mediática. Para los incondicionales, el viaje ha sido un éxito pastoral y numérico. Según los viscerales anti Ratzsinger, por contra, que los hay,  ha resultado un desastre, con un Papa distante, moralista, torpe en la comunicación y casi un desastre en lo diplomático. Pero, como suele suceder, y ya lo decían los clásicos, “in medio virtus“, ni tanto ni tan calvo.

Ha habido algo que me ha gustado mucho del Papa en este viaje: su denuncia sin tapujos de la sangría y el saqueo provocaos en el continente africano por las potencias coloniales, en su tiempo, y por las multinacionales de hoy, sucesoras de aquellas en el despojo y el abuso. Aquí Benedicto ha dado en la diana. No adelanta que los antiguos países colonizadores, quizá mejor, explotadores, se sientan románticamente solidarios con las naciones africanas y les ayuden con miserables limosnas  de cero algo por ciento. Esta actitud constituye verdaderamente una vergüenza, un escarnio y una burla si no se plantea la solución desde la raíz del inmenso e injustificable atropello que perpetraron  los países europeos involucrados, sin descartar a ninguno, en el proceso de conquista y colonización de África. No adelanta nada la caridad cuando falta previa y gravemente la justicia. 

Este aspecto de denuncia socio-política, en la mejor tradición del magisterio social de la Iglesia, ha constituído, para mí, el lado luminoso del viaje africano del papa Ratzsinger. Las sombras, sin embargo, casi han logrado apagar lo acertado de su denuncia profética. Algunos medios, obsesionados por el discurso moralista y de alcance socio-sexual del papa, se olvidan y silencian lo atinado de la protesta económica y política. Y eso no es, en absoluto, información completa y neutral. 

Dicho lo anterior, es preciso reconocer que la lucha del papa alemán contra el relativismo moral lo lleva a posiciones que suenan, si es que no lo son de verdad, cosa que lo parece, a intransigentes, desmedidas, inaceptables y contraproducentes. Clamar contra el preservativo en un continente asolado por el sida y el descontrol brutal de la natalidad es visto por las organizaciones serias y reponsables de la ONU y afines como una provocación intolerable en una persona de alcance e influencia mediática universal. Y afirmar, al mismo tiempo, que el sistema más seguro para prevenir ambas cosas (sida y natalidad descontrolada) es la castidad y la abstención sexual raya en lo demencial y kafkiano. A cosa de célibes y solterones provectos un poco idos de olla, como dirían los jóvenes.

Hay en ciertas alturas de la Jerarquía Católica una adición verdaderamente dogmática a la negatividad y pecaminosidad del sexo, como si fuera cosa del diablo o hubiese sido tramado en las cavernas del averno, por diablos o diablillos sátiros y perversos.  A ese propósito recuerdo una anécdota de mis tiempos de estudios de teología, allá por el año sesenta y seis, fíjense bien en la fecha. Había llegado de Roma, recién licenciado en Teología Moral, un sacerdote joven, a quien le tocó darnos una introducción general al tema del sexto mandamiento, es decir, de la sexualidad. Se preparó brillantemente la primera clase y nos la fue soltando un tanto nervioso, pero muy exacto y claro. De repente le pide la palabra un compañero, después catedrático de Psicología en la Universdad Complutense, y le suelta sin preámbulos: “Padre, le niego la mayor. Le rogaría me diera un verdadero argumento teológico o bíblico, y no la simple repetición de lo que vienen diciendo los manuales de teología moral hace tiempo, de la maldad intrínseca de todo ejercicio sexual que no vaya expresamente dirigido a la procreación”. (Esto es lo que nos enseñaban entonces, y lo que muchos jerarcas, como he dicho, se empeñan en repetir). Ni que decir tiene que el joven profesor no pudo presentar argumentos convincentes. Se estableció un diálogo generalizado en el que pudo apreciar cuan lejos de las tesis oficiales se encontraban las ideas de sus alumnos. Repito, en los años sesenta, en pleno Concilio Vaticano II.

Así que el motivo del tenor del discurso papal y episcopal sobre la sexualidad es mucho más profundo y radical, en el sentido literal de procedente de la raíz, de lo que muchos informadores poco avisados dejan traslucir. Es la consideración ética profunda del sexo como ejercicio de la personalidad humana la que debería cambiar en el Magisterio Eclesiástico para que el discurso directo y pastoral aplicado en cada caso pudiera ser diferente y adaptado a la percepción moral actual. La Jerarquía de la Iglesia apela , cuando conviene, al “sensus fidei populi Dei”. Pero otras, no sólo se desconoce e ignora, sino que  se vitupera. Algo parecido sucede con la práctica de la confesión auricular para el sacramento de la Penitencia, pero éste será tema para otro día. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara 

152 Responses to “Claroscuro papal en África”

  1. Thanks a lot for the article.Really thank you! Really Cool.

  2. I must say I don’t usually like repeating the same process over and over after dying, but I’m enjoying this game and every time I am getting better :).

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)