Brotes verdes

Cuando leí por primera vez esta expresión me pareció original y apropiada para insinuar una primavera después del duro y gélido invierno de la crisis. Cuando la oí después y la leí infinitas veces, ad nauseam, me dije: “Ya tenemos aquí una de esas expresiones cursis y bobaliconas que se le ha ocurrido a algún americano (como “la hoja de ruta” y otras memeces parecidas), y ante la que periodistas de nuestro país pierden el culo para demostrarnos a todos cómo es flúido y profundo su inglés”.

Pues mira por donde, os voy a contar una historia personal de “brotes verdes” que está sucediendo en el jardín de mi casa parroquial. Os resumo la historia: Mari Cruz, una profesora de bilogía de un Instituto de Madrid, me regaló, después de exprimirlo bien, un precioso “ficus”, esbelto y un poco pelado de hojas por los transpantes y esquejes que había producido. Durante el verano pasado creció y explotó, magnífico y exuberante, lleno de hojas grandes y sólidas de ese color rojo parduzco característico de los ficus tropicales.

Llegó el mes de enero, sí, el de este último invierno, y Mari Cruz, nos alertó: “a este árbol no le gusta nada el frío. Tapadlo por las noches con un plástico en cuanto haya la más mínima probabilidad de helar”. El jardinero, Félix, preparó un sombrajo muy apañado con tres palos y un plástico grande que corríamos por la noche. Nuestro esfuerzo fue vano. A pesar de los cuidados, las hojas fueron perdiendo color y fuste, languidecieron, fueron cayendo. Y para remediar lo irremediable, una amiga mía de esas con “mano verde” lo podó con mucha ternura y solicitud.

El ficus, a mediados de enero, se convirtió en un esqueleto de dos troncos entrecruzados, esbelto, eso sí, pero la pura imagen de la sequedad calcinada, en este caso, helada. Félix, “que mejor era cortarlo, que ese árbol estaba más seco que el frutal del bien y del mal del paraíso“. Yo, “que no costaba nada esperar, y tener paciencia”. Y así hemos ido regando y cuidando el lindo ficus, sin ningún signo aparente de progreso. Hasta ayer, 17 de junio, en el que, por fin, cinco meses después, ¡milagro!, aparecieron en la base del tronco, muy pequeñitos, pero inequívocos, brotes, que en este caso son de un verde parduzco rojizo, ese color exótico y caprichoso propio de las hojas suculentas de los ficus tropicales.

Estoy emocionado y gratamente sorprendido, pero no tanto. Estaba seguro, en mi utópica esperanza, de que se produciría el rebrote milagroso, como diría nuestro poeta, y mucho antes que él, Isaías, el profeta y vate cantautor. Y tiro de parábola: lo peor de la crisis económica es que fuerza a la gente a mostrar sus peores “perfiles” (otra palabra cursi que se ha puesto de moda). No hay nada como perder la confianza y el arrojo, y replegarse cada uno a sus cuarteles de invierno. Es lo que está sucediendo. Leía el otro día un artículo de un periódista serio y lúcido que si se ponía en movimiento la cuarta parte del dinero disponible en los bolsos, cuentas, calcetines, colchones y cajas fuerte o cajas de zapatos, de nuestros conciudadanos, la crisis se iba al carajo.

A pesar de los cantos de sirena y loas optimistas de unos y de los lamentos y previsiones agoreras de otros, dejemos simplemente que el sol, el suave paso del tiempo y, sobre todo,  el ¡trabajo! del que riega la frágil planta y la esperanza y la confianza en nuestras condiciones y en las de nuestos vecinos, hagan que, como mi ficus, el panorama económico español se vaya poblando de pequeñitos, delicados, frágiles, lindos  y esperanzadores “brotes verdes”. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara.

One Response to “Brotes verdes”

  1. Muy bonito.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)