En un apacible recodo del Ebro…

…se divisa un cubo de cemento rodeado de jardines y vegetación, arrullado por las tranquilas y, allí, mansas aguas del Ebro. He contemplado ese cubo un montón de veces, cuando, desde Torrelavega, hacía mis escapadas a Olite, mi pueblo. Siempre que pasaba por esos bellísimos parajes me venía a la cabeza el siguiente pensamiento: si ese artilugio nuclear tiene que explotar o provocar una fuga, que me permita alejarme por lo menos diez kilómetros. ¡Qué ingenuamente egoísta! Y seguían pasando ante mis ojos, como hermosas escenas de un reportaje bucólico, las verdes y húmedas imágenes del deslumbrante valle de Tobalina. Hasta que dejaba  atrás el renqueante puentecillo que, en un estrechamiento del pantano de Sobrón, permitía el acceso hasta Tobalinilla, pueblo donde, según dicen, sólo vive un pastor. Entonces respiraba tranquilo, seguro de que los posibles destrozos de  Santa María de Garoña no podrían alcanzarme depués de la curva.

Ahora Garoña está de rabiosa actualidad, no por razones técnicas, ni eléctricas, ni siquiera económicas, ni dignamente políticas, sino puramente politiqueras, pastidistas y de desgaste por parte de una oposición que nos tiene, a veces, por tontos, alzéimicos y desmemoriados. Esto no quiere decir, ni de lejos, que comulgue con las ruedas de molino que como hostias nos las quiere endilgar el gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero, ni que esté de acuerdo con sus vaivenes, que pretendiendo ser estratégicos, excesivas veces resultan esperpénticos. Pero ni unos siempre tienen razón, ni otros siempre se equivocan.  Estoy harto del maniqueísmo burdo, pero tenaz, de la prensa nacional actual, que según el bando, vituperan hasta la extenuación, o inciensan con descarado halago.  O, que cuando esto es humanamente imposible, vuelven la vista a otro lado indisimuladamente. 

Resulta que el cierre de Garoña, ahora, sería por tozudos motivos ideológicos. Pero el cierre de Zorita, con bastantes años menos de servicio, ese no, ese era por motivos altamente técnicos y estructurales. Zorita la cerró un gobierno del PP, que como no podía ser de otra forma, actuó de la manera más limpia, patriótica, desinteresada y lúcida posible. Exactamente como cuando repartieron esntre sus mejores amigos las famosas “options” producto de la nacionalización de las grandes empresas estatales, propiedad de todos los españoles, que les sirvieron, no para enriquecerse aprovechándose del poder, que eso es cosa de izquierdas, sino para crear una ONG de caridad.

Todos sabemos que hay muy serias razones para ir poco a poco abandonando la energía nuclear, por peligrosa y, a medio y largo alcance, altamente contaminante. Y que también hay razones, sobre todo económicas, especial, y hartas veces formidablemente favorables para los que ostentan el derecho de la administracion y trato de esos recursos. Ni soy experto en estas cuestiones, ni pienso que mis lectores lo sean. Pero una cosa es segura: somos ciudadanos que queremos estar bien informados y tener nuestro criterio propio, y sabemos entender la lógica de los argumentos que nos presentan. No sé con claridad si estoy a favor o no del cierre de Garoña, pero estoy seguro de que no quiero que me tomen el pelo, ni de que me quieran engañar con campañas demagógicas, de un lado u otro.

Ya me he posicionado más arriba sobre la falacia de los argumenos que, por ser vos quien sois, nos quiere colocar el PP. En este asunto estoy más, sin entrar en el fondo, sólo en el procedimiento, con el gobierno. A veces tengo la impresión de que para muchos la tan cacareada democracia no es otra cosa que el mecanismo de ir a votar cada equis años, y que después los que ganen hagan lo  que quieran o mejor les vaya electoralmente. Craso error. Una de las cosas más importantes de las campaña electorales es la presentación de un programa, y no sirve de disculpa el hecho de que “la mayoría” no lo lee. La reducción progresiva del uso de la energía nuclear estaba en el programa electoral que fue votado por once millones de españoles. Pero eso no importa, vale más la opinión de unos cuantos conspicuos e interesados sabihondos y listillos de la oposicíón que minetras se discute y se monta el pollo pueden arañar, ¡piensan!, unos cuantos votos. ¿Los votantes? A los votantes que les den. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)