El retrovisor (IV): “Cosas de franceses”

Hace ya unos ocho años que visito Francia todos los veranos, exactamente el mes de Julio. Así que las impresiones e informaciones que paso a relatar no son producto de la sorpresa de una primeraa vez. No es que quiera comparar con España, (¡ni soy chauvinista, ni me va el más mínimo localismo provinciano!), pero me parece interesante y “sempaticô”, como dicen ellos, contrastar algunos datos, y compartir con vosotros, que me leéis con paciencia, algunas de mis deducciones, que creo lógicas.

Me parece que ya he descubierto por qué los franceses son más ahorradores que nosotros y por qué, en general, tienen más dinero: es que gastan lo menos posible. Al visitar pequeñas ciudades del interior de departamentos como Gard, la Drom, l’Ardeche, Haut Savoie, o la región de la Provence, etc, encuentras verdaderas joyas, muchas de ellas medievales, y otras reflejo brillante de los siglos XVIII y XIX, cuando la burguesía francesa estaba asentando, junto a las bases de una economía sólida, el espíritu de confort y distinción tan conocido. Pues bien, se dan dos casos: el de lugares convertidos en atracciones de turismo, restaurados, desempolvados y lavados, hasta excesivamente, como el centro histórico de Carcasonne, o el de otros pequeños pueblecitos que son verdaderos museos, cuyos nombres ni recuerdo ni vienen al caso; y otros pueblos y pequeñas ciudades en que se ha conservado perfectamente la comodidad y el sentido práctico de la vida, pero que no atienden nada, o muy poco, al aspecto exterior y estético de las fachadas. Así como en España hemos vivido un boom de pintura de las viviendas, en Francia da la impresión de que no pintan, por lo menos por fuera.

Otra cossa: ¿Alguno de vosotros ha encontrado guantes de plástico en una gasolinera francesa? ¿O servilletas en las mesas de terrazas y bares? Pienso que no son detalles que suceden porque sí, o por determinismo caprichoso, sino que responden a una fílosofía de control de gastos. Igual que el pequeño espacio que dejan en los restaurantes “normales”  (no conozco los de lujo) entre las ya mínimas mesas. Vamos, que mientras comes puedes seguir sin ninguna muestra de indiscrección la apasionante conversación de los vecinos de mesa. O no, porque hablan muy bajo, o a veces no hablan, directamente.

¿Y qué decir del espacio y de las intalaciones de hoteles de dos y tres estrellas, que uno se pregunta si tienen el permiso preceptivo para funcionar, o si lo tendría en España? Pero lo que a mí me ha descolocado definitivamente, y mira que lo sé desde hace tiempo, es el tamaño de los “petits aperitifs” y de los digestivos. Te sirven cuatro, sí 4, centilitros. ¿Sabéis qué es eso? Pues un suspiro, un nada, el paso de un fragancia que recuerda a un licor de los muchos y buenísimos que tienen nuestros vecinos. Pero te engañas si piensas que cobrarán menos. Pues no. En una ciudad media como Montelimar, de unos 80.000  habitantes, en una cervecería normal, pedimos dos gins tónicas, nos las sirvieron con los consabidos cuatro centilitros, y la mitad de una tónica, sí la mitad, repartida entre los dos. Sin exajerar, una octava parte de lo que te sirven en una cafetería de Madrid tan de barrio bien y tan exquisita como Richelieu, con la diferencia de que en ésta te ofrecen por el precio de la bebida, además,  aceitunas, patatas fritas, algo de salchichón y queso, alitas de pollo, y pasan de vez en cuando ofreciendo canapés. Y ésta cafetería no es una excepción. Conozco de este estilo varias en una calle tan chic como el Paseo de Rosales. El precio del gin tonic francés, tan exiguo y tan viudo, igual que el nuestro, tan generoso, y  con con todos sus complementos: 8,50 euros.

Me pregunto: ¿es de la idiosincrasia española ser más generosos que comerciantes? Si lo es, me congratulo muho en ello, y espero decididamente que no decaiga nuestra disposición a la esplendidez. Y si nos tachan de quijotes, que lo hagan. No pueden ni sospechar lo bien que se vive con estas quijotadas.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)