“Déjame retirarme a los montes a llorar mi virginidad”

Otra vez me voy a meter en terreno de arenas movedizas, pero es intención y tarea de este Areópago no rehuir ningún tema, por complicado y comprometido que sea. Se trata de la primera lectura de la misa de feria de ayer, jueves de la 20ª semana del tiempo ordinario, del libro de los jueces. Y relata la respuesta heroica de la hija del juez Jefté ante la obligación de cumplir un voto, proferido de modo imprudente por su padre, y que exigía que la hija fuese sacrificada. Ésta no rehuyó su terrible responsabilidad, pero pidío al padre: “Dame este permiso: déjame andar dos meses por los montes, llorando con mis amigas, porque quedaré virgen.” Otros traducen “llorando mi virginidad“.

No es el único texto ni la única evidencia de que la virginidad no sólo no era una gloria a exaltar, sino un baldón y una vergüenza a llorar y lamentar. Desde las primeras páginas del Génesis -“no conviene que el hombre esté sólo“, “creced y multiplicaos” – es claro y evidente hasta la saciedad que en los comportamientos reproductivos y sexuales se imponía un realismo natural lleno de sentido y de lógica. ¿Cómo después el tema se “ideologizó” y dio una vuelta de ciento ochenta grados, y donde había vergüenza y baldón pasó a haber gloria y distinción? 

Éste es un asunto para ser tratado por extenso en una obra de investigación, y bien merece una tesis, que, ciertamente, sería interesante y polémica. Pero hay algunas teorías que paso a simplemente a apuntar. Un mito oriental de la gran “virgen y madre” habría influido en la aparición en muchas religiones, no sólo en la cristiana con María, de esa figura. Sería la conjunción de dos coordenadas antagónicas: el ciego discurrir de las leyes naturales, y la sublimación humano-divina de ciertas opciones superiores.

Pero en el ámbito general y aplicable a todos los voluntarios al celibato y a la virginidad, uno de mis profesores de la PUC (Pontificia Universidad Católica) de Sâo Paulo veía la influencia de las ideas estoicas, mezcladas, a veces identificadas, con la idea de la gnose, (en los últimos libro del Antiguo Testamento, sabiduría), y que propalaban y proponían  un camino de riguroso control y sometimiento de los sentidos, y el mundo sensible en general, a los dictados de la gnose, de la sabiduría. Los ideales de la “aurea mediocritas” iban por esos derroteros.

Tenemos así que el ideal de virgidad, que no aparece en la Escritura hasta el Nuevo Testamento, y alcanza su apogeo en el libro del Apocalipsis, no proviene para nada de las preferencias del Dios Padre de Jesucristo. ¿Alguien puede imaginar a nuestro Dios entrometiéndose en disyuntivas como virginidad o práctica sexual, como que Él tuviera una preferencia posterior que de ningún modo previera en la creación y en la marcha de la naturaleza?. Las ideas que propiciaron la aparición de la virginidad como un valor superior provienen de ámbitos paganos, y de mitos cultuales paganos, o de ambientes filosóficos y humanistas laicos, pragmáticos, y generalmente agnósticos en el tema religioso.

De cualquier modo, la Iglesia, siguiendo la Palabra y los hechos de Jesús, ha elevado a la categoría de sacramento no a la voluntariosa y esforzada virginidad, sino a la humilde, normal y natural experiencia de la pareja amorosa, sexual y procreadora.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara    

3 Responses to ““Déjame retirarme a los montes a llorar mi virginidad””

  1. Nada que objetar al artículo.No quiero entrar tampoco en debate sobre excelencia de una vivencia u otra en la practica cristiana, sóllo quiero anotar lo siguiente: En un mundo en que predomina lo sensual y sexual, en que uno que no ha probado sexo parece ser de otro planeta, a mi me parece un valor muy apreciable la virtud de la castidad y de la virginidad como ofrenda de vida dedicada a un servicio gozoso y en exclusiva a los demas o como simple disposición personal a encontrarse con una profundidad de vida que,tambien segun mi opinión, es más difícil alcanzarla sin esa virtud. Tambien es cierto que no todos tenemos este carisma.

  2. Tampoco niego el valor y la virtud que se puede encontrar en la virginidad. Sólo he afirmado en mi blog que difícilmente se pueden deducir del mundo bíblico. Y que más bien proceden de otros entornos, humanísticos y filosóficos paganos.
    Areòpago.

  3. creating a style sentence that includes the classic aviator eyeglassesany style record as well as timeless aviator michael kors sale online glasses

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)