¿De qué Iglesia hablamos?

En la lectura de la misa de hoy de feria, lunes de la 23ª semana del tiempo ordinario, Pablo comunica a los Colosenses, con énfasis y emoción, cómo han sido salvados por ” la cabeza de la Iglesia, que es Cristo”. Hay católicos de movimientos conservadores que se enojan, por usar una bella palabra que nos la refrescan los latinoamericanos, cuando se les recuerda que la cabeza de la Iglesia no es el Papa, ¡faltaba más!, sino Jesús, “ese que vosotros crucificásteis y a quien Dios resucitó y constituyó Señor y Cristo“. ¡Bueno!, pues  algo tan elemental es olvidado con frecuencia, o positivamente y voluntariamente obviado.

Es la realidad socio-político-religiosa de la Iglesia la que las instituciones, organismos y personas no creyentes captan, y con la que se enfrentan directamente, en primer lugar. Digo “no creyentes”, o mejor, dejando de lado lo de creyentes o no, los ciudadanos del mundo. Es evidente que la Iglesia es una institución que histórica y políticamente ha ocupado y ocupa un lugar prominente en la historia, y de una enorme influencia. No es pues de extrañar que los medios de comunicación y los organismos políticos, sociales, económicos, etc., se queden en el lado humano, organizativo, jerárquico y visible de la Iglesia y no pasen a su lado invisible, carismático, mistérico y soteriológico de “Pueblo de Dios”.

Lo que acabo de decir es cierto y evidente. Pero, ¿qué pasa ad intra?, ¿también  tenemos que quedarnos los creyentes que queremos vivir intensamente el misterio de la Iglesia con esa visión inmanente socio-político-religiosa, sin trascender a su lado esencial y mistérico? Da la impresión de que somos excesivamente impelidos a esa actitud, especialmente por la Jerarquía, quien evidentemente es más decisiva en aquel nivel que en éste. No queremos caer en la sospecha de que quienes ostentan el carisma de la autoridad en la Iglesia estén interesados en desviar la atención del sentido profundo mistérico y eclesial hacia otra acepcción más sociológica y externa, o que aunque sientan ese interés caigan en la tentación de dejarse llevar por él y demostrarlo. 

Mucho se insiste en la importancia del carisma de magisterio de la jerarquía eclesiástica en el desarrollo de la historia de la Iglesia. Pocas veces, sin embargo, se recuerda que ese carisma no tiene el poder salvífico de otros tesoros de la iglesia, como son los sacramentos, la oración, el amor fraterno, la escucha de la Palabra, o la rica dinámica del Pueblo de Dios en su proyecto de seguimiento de Jesús.

No queremos negar ni despreciar el magisterio, pero, por favor, no nos lo exalten por encima de sus justos límites. Además, una vez fijado el cuerpo dogmático de la fe de la Iglesia, algo que ocurrió hace muchos siglos, en los asuntos no dogmáticos, sino teológicos o de la praxis cambiante de la vertiginosa marcha de la historia, conviene practicar una sana y prudente epiqueya interpretativa y adaptativa. “El que quiera entender, que entienda”.

Repito y reitero: una cosa es la Iglesia, “misterio salvífico de Dios en el mundo, encarnado en el cuerpo de Cristo que es el Pueblo de Dios” , y otra cosa es la Iglesia, organización socio-político-religiosa, presidida y dirigida, demasiadas veces con criterios mundanos, diplomáticos y políticos,  por la correspondiente y necesaria, para lo que sirve y en sus justos límites, jerarquía eclesiástica. Las dos son la Iglesia, pero no privilegiemos la acepción menos esencial y transcendente de la iglesia-institución, organizativa y jerárquica, en detrimento de la Iglesia “misterio de salvación para los hombres”, cuerpo de Cristo en medio del mundo, visible sobre todo: a), por la convocatoria de la Asamblea Santa para la escucha de la Palabra y la celebración de los sacramentos, -de la Eucaristía, en primer lugar-, y b), por la práctica del amor fraterno.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara                  

One Response to “¿De qué Iglesia hablamos?”

  1. El último párrafo lo he copiado para llevarlo y colgarlo en casa.
    Jesús Mari, ¡No puedes ser más conciso ni el discurso de la calle, más farragoso!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)