¡Que maravillosa es la Palabra!

He celebrado la Eucaristía esta mañana, renqueante aún, con diez fieles, un hombre y nueve mujeres. Y les he comentado las lecturas, y veía en sus caras la satisfacción por oír cosas hermosas y profundas.