Maravillosa noticia (II)

Sólo por recordar. El filioque no estaba en el símbolo  de los concilios ecuménicos, (nicenoconstantinopolitano), sino que fue introducido por un concilio regional, el primero de Toledo, concretamente, en el año 397. Después pasó rápidamente a la Iglesia occidental. A Roma le gustó, y acabó imponiéndose en todas las iglesias, excepto las orientales, que nunca […]