NO es suficiente pedir disculpas

Hemos contemplado días atrás un verdadero linchamiento médico, jurídico y mediático de un joven de Tenerife, de nombre Diego. Los apellidos no importan, como no deberían haber importado nada en su momento los detalles morbosos y lúbricos de un supuesto asesinato. En mi  opinión es insoportable la terrible e interesada confusión entre la libertad de […]