Justicia con cuentagotas

Estoy seguro de ser uno de los millones de españoles que se ha alegrado del varapalo que el tribunal de Estrasburgo ha dado al Reino de España en el caso de la gitana Mª Luisa Muñoz Díaz. Su caso es emblemático. Casada por el rito gitano el año 1971, aparecía junto con sus seis hijos en la cartilla de la Seguridad Social en la categoría de familia numerosa. Su marido murió el año 2000, después de cotizar durante 19 años. Cuando la viuda solicitó la pensión de viudedad, el Instituto Nacional de la Seguridad social se lo denegó “por no estar casada por lo civil”, sino solamente por el rito gitano.

EL caso llegó hasta el Supremo, quien corroboró anteriores sentencias, denegando el auxilio a la demandante. Así el caso ha llegado hasta el tribunal europeo de Estrasburgo que, en una sentencia lógica y diáfana, reconoce el derecho de la Nena, como es conocida María Luisa, a percibir la pensión de viudedad. Sería desproporcionado, arguye el tribunal, que la Seguridad Social española aceptara la cotización del marido, reconociera su familia como familia numerosa, para después, en la práctica, negar la condición de familia a la que el mismo Instituto catalogaba e inscribía como tal.

Efectivamente, están pensando como yo: se trata de algo ridículo, pero terriblemente inicuo y kafkiano. Una vez más nuestros jueces se lían y obnubilan entre en una maraña de papeles y disposiciones. Tengo la opinión, y la he expresado ya en este blog, de que nuestros magistrados interpretan mal y extemporáneamente el “principio de legalidad”, que viene a decir más o menos: no hay que dictar sentencia sino siguiendo la estricta norma legal escrita.

Esto sería verdad si algunas veces no fuera mentira. Me explico y ustedes me entienden. Estamos cansados de ver cómo, por motivos políticos, inaceptables entre los jueces, que deberían ser ciegos entre esas diversas  opciones, como pintan a la virtud de la justicia, hay división de opiniones, con las mismas leyes escritas. Y se da la no coincidencia de que los que han ascendido con la ayuda de un partido piensan y deciden exactamente lo contrario de los que han subido con el partido de enfrente.

¿Dónde queda, en casos así,  el principio de legalidad? Es verdad que los abogados del Estado suelen ser lo mejores de cada promoción, pero no es de recibo que se enzarcen y se embarren por cuatro cochinas pesetas, cuando el Estado suelta la pasta alegremente para levantar y restaurar las ruinas de esos templos de las finanzas y del lucro que son bancos fallidos o empresas irresponsables. Es ilógico y triste que un Estado que se autoproclama con orgullo “Estado social y democrático de Derecho” sea tan rácano al considerar las instituciones y las tradiciones jurídicas, que lo son, como el matrimonio gitano, de ciertas minorías. Tradiciones de siglos valen más, digan lo que digan esas sesudas y tantas veces volátiles señorías, que la papelada que un corpus legal deja alegremente a la ligera apreciación, que no auténtica interpretación, de los jueces.

Lo único que siento, o sentimos, de la sentencia de Estrasburgo, es el montante tan módico de la indemnización, 75.412 euros. Puestos en faena, los jueces europeos podían haber impuesto, por ejemplo, 500.000. Si el fallo, como está, ya es aleccionador y pedagógico, imaginen con  una cantidad tan redonda. Aunque suponemos que la cantidad señalada por el tribunal responde al cálculo exacto del dinero que la viuda ha dejado de recibir de la Seguridad Social durante estos años. Y es que la justicia, cuando quiere, alcanza cotas de inimaginable y avara exactitud.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “Justicia con cuentagotas”

  1. La sociedad está penetrada por la idea de que unos merecen más, otros menos y algunos, perfectamente nada.
    Respiramos al nacer el privilegio como oportunidad, somos levantados de la cuna para ser incorporados a unos estratos sociales, entramos en la escuela y desaprendemos la ilusión y la gratuidad, pueden llegar a licenciarnos en ser alguien y así, cargados con la impedimenta, nos alejamos muy poco de nuestros particulares intereses.
    .

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)