La gran discusión (con Kiko Argüello)

No me gusta nada la deriva “oficialista” del Camino Neo-catecumenal en los últimos diez años. Como tampoco me gusta su identificación con los movimientos y las tendencias más conservadoras de la Iglesia actual. No nació así la experiencia neo-catecumenal, ni pienso que el actual estilo responda para nada al carisma fundacional. Pero no soy yo el encargado de conducir el “Camino” por otros derroteros.

Interrumpo mi serie “Mi Camino Neo-catecumenal” para transcribir de algún modo la tremenda discusión que tuve con Kiko y su equipo allá por el año 1987, después de mi 2ª itinerancia, que  realicé en Santander ese año, a petición personal de Kiko. El encuentro fue solicitado por éste, para aclarar algún malentendido que surgió justamente despues de esa mi primera itinerancia española y que otro día contaré con detalles, pues vale la pena. Así que me citaron en una casa que hay al lado de la iglesia de San José, de la calle de Alcalá, donde hay habilitadas unas habtaciones para catequistas internacionales, entre viaje y viaje.

El diálogo empezó bien, fraterno y “educado”, pero pronto derivó en una violenta discusión pues yo no estaba  dispuesto a decir Amén a todas las ideas de Kiko ni a refrendar todas sus ocurrencias. Así que fuimos levantando las voces, por cierto en desigual combate, pues eran tres contra uno: Kiko, Carmen y Mario Pezzi contra mí. Apesar de todo, y después de tanta discusión, pretendían que yo volviera a la itinerancia, en un gesto de madurez y equilibrio de carácter que hay que apuntar en el haber del Kiko. Puedes discutir con él a muerte pero no tiene inconveniente en ecomendarte una responsabilidad si así le inspira el Espítitu. Gran rasgo  para un lider. Pero yo, usando una terminología muy neo-catecumenal, insistía: ” No puedo aceptar este encargo porque no estoy en comunión con vosotros en tres temas de capital importancia“. Así que paso a detallar ordanada y metódicamente los tres puntos gordos del litigio.

1º Ministerio petrino.

Les digo: -“No estoy de acuerdo con el papel desmesurado que dáis al Papa en la Iglesia“. 

Me dicen (bueno, me dice Kiko): -“Lo que pasa es que no entiendes el ministerio petrino“.

-¿Que no entiendo el ministerio petrino? ¿No serési vosotros los que lo confundís“?

Y me lanzo a dejar bien clara mi posición. En contra de lo que ellos parecen insinuar, o se desprende con un mínimo rigor lógico de sus explicaciones y proclamas, el Papa sería como el obispo de toda la Iglesia, de todas las diócesis. Con ministerio pastoral diecto en todas partes. Y esto, les digo, es contrario al dogma católico, y condenado por herético en uno de los concilios delo siglo XIV. Esa teoría es incompatible con la apostolicidad de la Iglesia. Además, es confundir, como muchos hacen, el poder y el ministerio sacramental con el poder de jurisdicción, que sí es universal en toda la Iglesia según la discutida, y controvertida definición del Concilio Vaticano I. El Papa no es la cabeza de la Iglesia.  Es el que la preside en su aspecto visible y organizativo. Pero la úncia cabeza de la Iglesia es Cristo Jesús. No es baladí abundar en mi opinión y dejarla bien clara porque estamos asistiendo a una supravaloración, seguí yo, y a una papalatría que yo no pienso ni segir ni proclamar. El ministero petrino es el de promover y defender la unidad de la Iglesia, mediente su labor de vigilancia y corrección fraterna sobre los obispos, sucesores de los apóstoles. La Iglesia no es petrina, sino apostóloica.

2º El estilo piramidal estricto de la autoridad en el Camino.

No puedo estar de acuerdo, les afirmé, con el ejercicio de la autoridad en el conjnto de las comunidades neo-catecumenales. No es que sea piramidal y descendente, es que es única y lineal. Casi despótica y dogmáticca. Ni siquiera es del equipo, es directamente la de Kiko, aunque matizada hacia afuera con el ropaje de la toma de decisiones en oración y en equipo. Da la impresión, proseguía yo, de que el Espíritu ha sido monopolizado  y se ha agotado en un hermano. Hasta los cantos, excepto dos o tres entre doscientos o más, tienen que proceder de la inspiración que el Señor ha dado a su heraldo y portavoz Kiko. Los demás cantos, sus músicas y sus letras, aunque sean entonados por la Iglesia de todo un país, no sirven ni como oración ni por su estética. Aquí di mi opinión de entendido, después de ser profesor de música, de dirigir más de doce años el canto litúrgico, polífónico y melódico en el seminario, en colegios y en parroquias, y de haber participado en cursos y encuentros internacionales (en uno de ellos, en Pamplona, codo con codo  con el futuro prefecto de la Congregación para el culto divino, cardenal Bugnini, a la sazón simple presbítero liturgista y músico). Y mi opinión es que salvo unos pocos cantos, especialmente de los primeros tiempos, los demás son repetitivos, musicalmente sin unción y sin empaque para el culto, más aptos para el grito que para el recogimiento y la oración. La verdad es que oyendo estas cosas el Kiko no se defendía ni enfadaba.

3º El tema sexual.

El resumen de mi opinión en este tema fue la palabra que empleé en el momento al dirigirme a Kiko: “Tu manera de enfocar ete asunto es aberrante. Producto, parece a una simple observación psicológica, de una profunda neurosis personal y de una experiencia en la que ese tema no ha sido superado. Pero no arrojes sobre los otros la inseguridad que tú no has sabido resolver”.  Mis palabras, si no son al pie de la letra, son lo más aproximado que puedo recordar. Pero fueron esas u otras muy parecidas. He vivido y oido en algún escrutinio, no de los que participé como catequista o de los que recibí como catecúmeno, sino de otros a los que asistí cuando caminé dos años como presbítero transitorio de una comunidad de Madrid, verdaderas atrocidades sobre masturbación, control de natalidad  y sexo en general. Y la argumentación para “estar abiertos a la vida“, referida al número de hijos, se salta sin respeto, a la torera, la prudente y sabia doctrina del Concilio Vaticano II sobre la “paternidad responsable“.  

Para terminar, quiero recordar dos cosas:1ª)  Que todo lo que he contado sucedió así, y que me parece interesante e informativo el publicarlo, sobre todo porque primero lo hice directamente al interesado. Y no es un tema que alcance solamente a unas pocas pesonas en privado, dada la publicidad del Camino Neo-catecumenal.  2ª) Y en segundo lugar, que como he dicho más arriba, aun así, ante mi discrepancia y mi crítica, el equipo insistió en que fuera de catequista por segunda vez a Santander, cosa que me pareció  de una honradez y madurez humana y cristiana de encomiar.

Jesús M Urío Ruiz de Vergara

2 Responses to “La gran discusión (con Kiko Argüello)”

  1. Jesus Mari:Hablas de un movimiento,que posiblemente muchos de tus lectores, lo conozcan en profundidad.Quiero decirte que quizás hubiera sido bueno empezaras por la génesis y peculiaridad de este movimiento. De cualquier forma , ¿ podrías explicarnos la diferencia entre el poder ministerial y el poder jurisdiccional del Obispo de Roma sobre toda la Iglesia?.
    Te leo muy a gusto ,sobre todo en temas eclesiales,te agradezco tu saber estar ahi casi a diario.Feliz año.

  2. Así lo cuentas…, grande es tu poder de discernimiento.
    Las habilidades devienen en talentos, en tanto en cuanto, son útiles para el Reino tal y como lo predicó Jesús.
    Que el día 27, las familias que se sientan llamadas y los miembros del Camino puestos en pie, salgan en los medios y llegue su ovación tan lejos como quieran.
    Mientras, la Palabra sigue libre y, en estos días, acampa entre nosotros. Aleluya.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)