Crueldad infame

Ataque a la flotilla humanitaria por parte del ejército israelí

Ataque a la flotilla humanitaria por parte del ejército israelí

Es admirable la prisa que se dan los judíos en dar la razón a las lecturas de la liturgia. Hoy mismo, en el evangelio, el Señor Jesús les lanza una parábola a los sumos sacerdotes, escribas y senadores, recordando cómo han ido matando a los enviados por el dueño de la viña para recabar su parte correspondiente de los frutos. Porque el señor de la viña era el Señor Yavé, y ellos pensaron, hasta la misma época de Jesucristo, que no, que no eran administradores, que eran los propietarios de la viña. Así hasta hoy.

Violencia, crueldad, egoismo, siempre primero nosotros, después nosotros, y los otros que se mueran. Así ha sido desde lo más remoto de los tiempos. Muchos profetas hace tiempo que reclamaron la universalidad y la apertura a los otros pueblos, como exigencia de la Alianza. Isaías fue el gran profeta del Universalismo de la Revelación y de la Salvación, y por eso mismo, muy mal visto por la tradición judía, pues denunció el proceso ilícito de apropiación de la Revelación, de la Alianza, del culto y de la salvación. La elección de Israel no era un privilegio, sino un servicio para el mundo. Ellos eran un reclamo, un escaparate, pero la tienda era de toda la humanidad. Nunca lo quisieron entender, y se liaron en tratados y pactos a espaldas de la Alianza, práctica que provocó un rotundo fracaso. Pero nunca quisieron aprender ni corregir el rumbo. La Política a contrapelo de su fe fue su  ruina. Y así siguen.

El ataque de hoy a un flotilla de ayuda humaniataria sobrepasa todo límite, y hace que los conniventes sean cómplices, y los simpatizantes, asesinos. Es demasiado burdo recurrir siempre al mismo tópico: los que critican duramente a Israel son “antisemitas”. Estoy harto de semejante majadería, cuando la verdad es que yo soy, personal e intensamente, pro Israel, por dos motivos: mi condicion de cristiano, pues ellos, indudablemente, son nuestros padres en la fe; y como profesor de Biblia, aunque amateur, que me lleva a  una sincera y profunda admiración del mundo semítico, bíblico, y, por tanto, judío.   Justamente porque amamos a los israelitas, como los amaban sus paisanos los profetas, es por lo que lamentamos profundamente su cerrazón y su dura cerviz, como les reprochaba el propio Yavé.

No hay nada de antisemitismo en reconocer hechos evidentes, como que el ejército israelí ha atacado una flotilla en aguas internacionaels, donde carecía de toda jurisdicción, y no hablemos ya de legitimidad. Si los judíos temían que en esos barcos, oficialmente de ayuda humanitaria, se escondían materiales peligrosos, hubieran solicitado la intervención de inspectores de la ONU, a lo que siempre se prestaron los integrantes de las avanzadilla de ayuda a los palestinos.

Además no se puede arrasar a sangre y fuego, matando e hiriendo personas, unas embarcaciones en las que viajan civiles de Ongs empeñados en suavizar las terribles condiciones de los habitantes de la franja de Gaza provocadas por un bloqueo inhumano, injusto y cruel. Como tampoco se puede esgrimir impúdicamente el argumento del embajador de Israel en Madrid de que si se deja pasar un barco mañana pasarían cien. No es ese el problema, señor embajador. Si no hubiera bloqueo, tremendo y desmesurado, no haría falta la visita ni de uno, ni de diez, ni, mucho menos, de cien barcos.

Yo entiendo la actitud de los judíos, aunque ni la comparto, ni la justifico, ni mucho menos la aplaudo. Y la entiendo porque, como he dicho anteriomente, no me pilla de nuevas, pues hacen lo que siempre han hecho, algo incluso censurado en el evangelio por Jesús. Lo que no entiendo, y me indigna, es el silencio cómplice de los Estados Unidos de América, y las condenas “pro forma” de la comunidad internacional, reconociendo el elevado número de veces que Israel se ha pasado, por el forro de lo que ustedes saben, un montón de resoluciones de la UNU. No soy partidario de la fuerza, pero ante la insistencia de Israel en usarla, deberían enseñarle los dientes los demás Estados, para que aprenden que no sólo ellos se pueden subir en aviones guerrreros y sanguinarios. Pero no es posible, ni un minuto más, contemplar impávidos y acobardados, la crueldad infame de un Estado, ejercitada con vergonzosa impunidad.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)