Por tierras risueñas, y entre piedras venerables

Las cargas familiares no siempre son pesadas. La feliz coincidencia de la celebración del avanzado cumpleaños de una hermana mía con la fiesta en Madrid, civil, que no religiosa, me ha permitido hacer una escapada hasta mi pueblo, Olite, en Navarra. Mi situación en la parroquia, sin vicario parroquial, como ahora se llama a los antiguos coadjutores, […]