¡La culpa la tienen los chinos!

Voy a escribir estas líneas a ciegas, haciendo un ejercicio arriesgado de adivinación, al encuentro de aclaraciones y explicaciones lógicas para la dichosa crisis que nos atenaza y nos atemoriza. La cosa debe de estar peor de lo que nos decían como para que los sesudos alemanes, trabajadores ellos y previsores, estén también metidos hasta […]