“No juzguéis y no seréis juzgados”

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “No juzguéis y no os juzgarán. Porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame que te saque la mota del ojo”, teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita: sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la mota del ojo de tu hermano”. (Mt, 7, 1-5)

‘L’Observatore Romano’ arremetía hace unos días en un obituario durísimo contra el recién fallecido premio nobel José Saramago. El periodista que lo firma, Claudio Toscani, escribe, sin que le tiemble el pulso, cosas como “fue un hombre y un intelectual de ninguna admisión metafísica, hasta el final anclado en una proterva confianza en el materialismo histórico, alias marxismo». Y nosotros decimos, ¿y qué? ¿y qué con que un autor, literato o pensador, o las dos cosas, tenga o no visión metafísica, y profese una confianza, proterva o no, en el materialismo histórico? Estos laicos vaticanistas son, efectivamente, más papistas que el Papa. Creen defender la Iglesia de Dios, cuando lo que protegen y exaltan no es otra cosa que una muy concreta y particularísima idea y materialización de lo religioso, cristiano o no.

No es lo mismo el sentimiento religioso, sobre todo el anclado en la religiosidad natural, que el cristianismo evangélico. En cierto sentido, yo, presbítero de la Iglesia, soy, o pretendo serlo, cristiano, pero no me tengo por “religioso” (las comillas denotan lo peculiar y peyorativo del término). Se puede admitir sin sobresalto ni contradicción la afirmación de Marx de que la “religión es el opio del pueblo” y profesar, al mismo tiempo, reverencia y lealtad al Evangelio de Jesucristo. Es más, la estricta coherencia evangélica puede estar, si no motivada, sí ayudada, por una especial sensibilidad crítica hacia el hecho religioso. Yo pienso que ni Voltaire, ni Marx ni Saramago incomodarían tanto a Jesús como lo hicieron los “religiosísimos” “escribas, fariseos, levitas y sumos sacerdotes”.

El Evangelio de la misa de hoy, entresacado del “Sermón de la Montaña” que he colocado en el inicio de este artículo, insiste en no juzgar para no ser juzgado. Y nos da la regla de oro de que “el otro”, mi prójimo, mi hermano, tiene siempre para mí una mota, una pajita en el ojo, mientras yo tengo una viga en el mío. Da la impresión, con excesiva frecuencia, de que las palabras de Jesús no sirven para según qué personas en la Iglesia, y de que los que ostentan determinados cargos o ministerios en la misma están por encima de la enseñanza directa de Jesús. Sé que los periodistas de “L’Osservatore Romano” no son, necesariamente, clérigos, pero el periódico viene a ser el órgano oficioso de la Santa Sede. Y mientras no haya una rectificación oficial por parte de ésta, hay que suponer que refrenda sus contenidos.

Es preciso que los jerarcas de la Iglesia sepan que no poseen ni toda, ni parte, de infalibilidad, en materia de crítica literaria, o de opinión sobre materias de contenido histórico, filosófico, o intelectual en su más amplio sentido. Esto no quiere decir que cualquiera, también los periodistas vaticanistas, no pueda tejer sus crónicas y críticas sobre el autor de que se trate en cada momento. Es el tono, y el sesgo de la crítica lo que importa. Es absurdo recordar a un ateo que lo es, o a un comunista convicto, que critica más al capitalismo que al materialismo dialéctico. Se trata de algo tan evidente que no lleva a ninguna parte recordarlo. Lo que queda en el subconsciente del lector de tales comentarios es la idea de que, no sabemos por qué, hay una autoridad superior capaz de sentenciar si una u otra inclinación ideológica es legítima o pertinente, o no. Y esta pretensión es la que, de ninguna manera, se puede tolerar, ni a la más alta jerarquía de la Iglesia, ni menos a un órgano periodístico oficioso de la misma.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

3 Responses to ““No juzguéis y no seréis juzgados””

  1. Es que no se pueden decir las cosas más claras.
    Pero, ¡con qué arrogancia y espíritu de entendidos se puede hablar desde quienes ser creen poseedores de la verdad!. ¿ Nos paramos siquiera a pensar en el estilo de Jesus que es de aceptación de todos, incluso de aquellos que constantemente espían su ortodoxia?.

  2. De acuerdo, y después de buscar en el diccionario la palabra ‘proterva’ me ha parecido que el periodista no debería ver sólo ‘proterva’ en la ideología ajena…
    Por otra parte ¿Has leído el Evangelio según Jesucristo? Yo sí, además con toda candidez. Es un libro muy desagradable para los que creemos en que Dios todo lo puede. Busca, Saramago, reducir a Dios hasta ¿su propia impotencia?
    El poder que nos muestra Dios es para humildes o humillados. Que el hombre nada pueda sin Dios, no implica que Dios no pueda, el que no puede siempre es el ‘corrompido’ ser humano.

  3. Gracias, Iruña y Susana: ¡Bravo! a vuestros comentarios.
    Un abrazo.
    Jesús Mari

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)