¡Cuidado con Telefónica! (hoy Movistar)

hom_empr_carr_06_dominios[1]No es la principal misión de un Blog, creo yo, proporcionar a los lectores avisos comerciales, ni a favor ni en contra, pero un cierto servicio público no está mal, me parece a mí. Así que me he decidido a contar sin más lo que me acaba de suceder en una llamada “profesional” al 1004.

La primera respuesta, como ahora está infeliz y desgraciadamente de moda, me la da un contestador automático, de esos “tonto y desesperante” integral. Después de no enterarse de nada de lo que yo pretendía, me ha pasado a una telefonista, que al no saber responder a mi interrogante me ha dirigido, a su vez, a un comercial. Mi pregunta era: “¿qué tengo que hacer para conseguir con Movistar un USP prepago, para poder usar mi ordenador portátil este verano, esté donde esté”? Entre otras cosas para poder mandar, desde cualquier lugar, también desde Francia, en concreto Avignòn y la Provence, los artículos para este blog.

Pienso que la pregunta, para gente del ramo, y que pretende vender servicios en el campo de la comunicación y de la informática, era clara y meridiana. Pues bien, han mareado la perdiz, y me da la impresión de que ni el primero, ni otro comercial, y a todos les tenía que ir desgranando otra vez mi rollete, se han enterado de qué iba la cosa. Me han pedido el número de mi móvil (“¡que no, que no se trata de un móvil, sino de un ordenador,  ¡O-R-D-E-N-A-D-O-R!, portátil!),  no se entendía nada, la voz era cortada, he protestado de que en Telefónica se  oyese tan mal el teléfono hablando desde un fijo, me ha largado el dichoso comercial un espiche ininteligible, todo tan malo y desagradable, que he acabado cortando.

Sé perfectamente que mi nerviosismo y medio cabreo de hoy no pega bien con lo que escribí ayer, pero me gustaría aclarar que, sin pedir lujos ni privilegios, tanto en la opulenta Europa como en la “atrasada” África, los ciudadanos tenemos derecho a que los servicio públicos, que pagamos entre todos, y después cada uno en particular según su uso, sean de una calidad por lo menos mínima, inteligibles, profesionales y eficaces. Que no nos hagan perder tiempo ni dinero. Y que no nos trasladen de Herodes a Pilatos como a unos peleles. Insisto, ni a mí, ni a ti que lees, ni al negrito de África.

Una vez más, pues, se cumple el refrán: “En casa del herrero,  cuchillo de palo”. Así que cuidado con Telefónica, alias Movistar, que es más internacional.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara    

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)