El peligro de las aglomeraciones tumultuosas

No sé si hace bien o mal el embajador de Ecuador incomodándose porque las autoridades españolas hayan achacado a la imprudencia la catástrofe de Casteldefells. Pero hay que concordar en que la masa,enardecida porla fiesta, la bebida y el alboroto, es tan peligrosa como una estampida. Leía el artículo de un periodista catalán que conoce el percal y aseguraba que en la noche de San Juan no ha habido nunca revisores en los trenes que acercaban a la gente a las hogeras de las playas porque era prácticamente imposible abrise paso entre tanta barahunda. Gente comiendo, fumando y bebiendo en alegre cocntubernio.

Luego está el tema sensible de los detalles de RENFE en temas de comunicacion, que te puede tener parado dos horas en medio del páramo sin dignarse comunicar la más mínima información o de tranquilizar un poco que fuera a los sorprendidos y, a veces, asustados viajeros. Igual que una concejala de la ciudad siniestrada previó la posibilidad de u na ratonera en la estaciócjn de marras, Renfe podía haberlo previsto también en la noche de San Juan, y  colocado agentes ala cabecera y a la ola del tren de cecanías para no dejar a nadie atravesar las vías, y encaminra a todo el mundo, aun muy despacio, al paso subterráne.

Otra variable a tener en cuenta: he vivido quince años en Brasil, que no pienso sea la nación con la población  más anárquica de América Latina. Comprobé en ese tiempo cómo las personas andaban tranquilamente por las vías, o no había, o si había, no hacían caso de los subterráneos, y vivajaban colcgados de las escalerrilas y estribos, y asomados o sujetos a las  ventanillas abiertas. jamás vislumbré algo parecido al respeto, o temor, o conciencia de la peligrosidad de los trenes. Ahora comprueben las nacionalidades de la mayoría de las víctimas, y sacarán sus propias conclusiones.

Acudo con frecuencia a los partidos de fútbol del Bernabeu, y ruego a Dios no haya un movimiento alocado o incontrolado de la masa. No los hay, gracias a Dios, si y¡una causa externa no los provoca. Recuerden la evacuaciòn del estadio aquel día que jugaba la Real Sociedad y hubo un aviso-trampa de bomba. La operación salida fue rapidisma y ejemplar. Sin embargo, un día que había jugado el Barça, algún policía nervioso cargó precipitadamente contra alborotadores de un y otro euipo en la calle Conha Espina y transversales, y casi se organiza un tumulto desastroso. Yo tuve que salis, comotantos otros, por piernas y asustado. Mi conclusión es que, ya que las aglomeraciones son potencialmente muy peligrososas, se  haga todo lo posible para que un motivo, o chispa externos, no provoquen la desbandada y la falta de control y de reflejos.

Sé que es una pena opinar a tora pasado, pero es mejor que nada para prevenir futuras ocasiones. Y sólo me queda una palabra de consuelo y de ánimo a los familiares de las víctimas. Sin ninguna hipocresía ni halago de tipo “social” os digo que vuestro dolor es nuestro dolor, vuestra desepseraciión es la nuestra, y vuestra apertura a la esperanza, a pesar de todo, es nuestra pequeña y tibia alegría. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “El peligro de las aglomeraciones tumultuosas”

  1. Inmediatez y gregarismo han llevado a cruzar las vías sin prever el peligro.
    Sin llegar a los extremos de la imprudencia igualmente adolecemos de estas conductas.
    No hay más que observar el tráfico: la urgencia de salir primero o metiendo el morro, dar bocinazos o pegarse al de delante, caracteriza a algunos conductores…Pero el gregarismo es más invisible y peor; sin ir más lejos, el comportamiento de los mercados está precedido de las decisiones contagiosas de los consumidores, tanto en la expansión como en la contracción. El sistema de partidos políticos congrega a sus partidarios, más allá de un programa electoral o un nuevo líder, en torno a la fidelidad a unas siglas. En el fútbol llaman afición a la pasión colectiva por una selección. Etc.
    La vida cotidiana, como en un collar de cuentas, va sumando pequeñas decisiones que están tomadas de antemano por la parte más aborregada de nuestro carácter. El tiempo libre responde a un patrón bastante rígido según niveles sociales o de consumo; las relaciones, y mucho las familiares, quedan encorsetadas en cumpleaños y Navidades y quien tenga una idea diferente es percibido como un peligro.
    En la forma de creer, en Dios claro, hemos pasado de unos gregarismos a otros. Una España de Misa dominical, ha dado paso a los nostálgicos de la misma, muy ofendidos porque el número de su grey ha descendido. El poco interés por la religión, tratándose de personas creyentes, se puede observar como un gregarismo pasivo y desmotivante. Los cristianos que detectan, con toda razón, la involución de la Iglesia y de sus representantes están fijados en un ideal de Iglesia postconciliar, que concretan con su afinidad a America Latina y San Romero de América, que cantan el Himno a la Libertad pero que han perdido la “unidad” como valor esencial en la Iglesia. Es una Iglesia, con la que me he identificado, pero que no muestra amor a la Iglesia Universal por muy retrasada que esté en su evolución con los tiempos y con las necesidades del hombre.
    En fin, que somos gregarios en vez de comunitarios, que nos diminuimos en vez de potenciarnos, que nuestro sentido grupal nos debería empujar a unirnos con los que afloran lo bueno que tenemos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)