¡Otra vez los crucifijos!

A7897[1]Me parece una falta de respeto usar los crucifijos como arma arrojadiza. También me parece una tentiva de engaño y de fraude pretender, como algunos lo hacen en España, los obispos, por ejemplo, que en nuestro país el retirar los crucifijos de las escuelas, o de los espacios públicos estatales, en general, es parte del programa de laicismo agresivo del que haría gala el gobierno español. Y la cosa no es así. 

La causa que el tribunal de Estrasburgo, de la UE, tiene incoada contra el Estado Italiano, con el mismo motivo, no tiene nada que ver con nuestro Gobierno ni con el tan denigrado Zapatero. Parecen querer olvidar algunos que estamos en la Unión Europea, y que somos ciudadanos de una especie de Estado supranacional. Pero bien que lo recordamos y lo aprovechamos cuando nos conviene.

Los obispos son ciertamente bastante coherentes cuando, desde su punto de vista y desde sus convicciones, intentan no perder sitio en los espacios públicos, porque eso es claramente lo que buscan. La presencia de objetos y signos religiosos es una presencia vicaria de los jerarcas que dirigen y pastorean la comunidad eclesial. Esa es su importancia y su utilidad, mucho más que la fuerza y el contenido directo de tipo religioso o eclesial que puedan representar, tanto su presencia como su ausencia. Dicho claramente: es un asunto que interesa más a la Conferencia Episcopal que al pueblo de Dios. Y como estamos en una nación democrática, hace bien ésta en intentar jugar sus bazas a su favor.

Pero hace bien el Gobierno en defender sus puntos de vista, que, en este caso, son puramente legales y constitucionales. Es más, haría mal el Gobierno desistiendo de su tarea de impulsar y exigir el cumplimiento de la legalidad. Y en este choque de conflistos lo único que pedimos los observadores que queremos ser imparicales es juego limpio. Querer arrinconar a la jerarquía de la Iglesia por la pura fuerza de la ideología y por el abuso del poder sería inaceptable. Acusar de eso mismo desde el otro bando, el eclesiástico, sin argumentos, o con sofismas manidos y sólo aparentemente verdaderos a fuerza de repetir slóganes, como Gobierno radical y laicista no, dejaría de ser igualmente reprobable.

Una cosa es cierta, España proclama, en su propia Constitución, la separación de la Iglesia y del Estado. Algo que es, pensamos muchos, (la mayoría, si no no hubiera sido  plasmado constitucionalmente),  bueno para los dos lados. No parecen pensar así los obispos, pero una vez más quiero defender el derecho que tenemos los cristianos a pensar, en asuntos de praxis política y social, diferente de nuestros pastores. Lo mejor de la situación actual constitucional en el tema de la relación Iglesia-Estado, para mí, e imagino que para muchos, es que se trata más bien de una ventaja para nuestra misión de evangelizar y santificar, que de una traba o dificultad. Cuando las posiciones son nítidas, separadas y diáfanas, como en la Iglesia primitiva, el resultado es mucho más fecundo, copioso, decisivo, y, lo que de verdad importa para una Iglesia-Sacramento, más significativo para toda la sociedad. El contubernio posterior al siglo IV,y que ha llegado prácticamente hasta el Concilio Vaticano II, fue y ha sido el polvo del que han sobrevenido tantos lodos y tantos barros en la conturbada y, tantas veces, escandalosa historia socio-política de la Iglesia.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

2 Responses to “¡Otra vez los crucifijos!”

  1. En este caso, como en otros muchos,se confunden signos externos de una religion, con la religion misma.Quitar una imagen no significa querer suprimir lo que esta simboliza.Por otra parte, la profusion de crucifijos, imagenes de la virgen etc..en muchos lugares publicos profanos, ha banalizado totalmente su significado original .Es decir que la sociedad y el estado eran oficial y vitalmente catolico-romanos.Esto, al menos ahora , ya no es asi.Sin embargo nuestros obispos, parecen desear volver a un regimen de cristiandad. Creo ademas que se deberia reflexionar muy profundamente sobre un hecho: La jerarquia protesta y echa las campanas al vuelo, con profusion de dicterios y juicios apocalipticos,sobre temas que , como minimo, exigen serena e inteligente reflexion con ausencia de calificaciones en terminos de blanco-negro.Hablamos de aborto, eutanasia, vida sexual etc…Sin embargo la misma jerarquia permane en silencio en temas tan flagrantemente anticristianos como la violencia de genero,las guerras y matanzas, genocidios como el de Ruanda ( con complicidad de eclesiasticos),silencios despreciativos a personas como Vicente Ferrer y un largo etc. ¿Porque esos silencios y aquellos ataques?.¿ Defensa del evangelio o defensa de una Institucion que quiere seguir influyendo en la legislacion civil?¿Añoranza de otras epocas?.Con todos los respetos nuestros jerarcas mas parcecen funcionarios y burocratas de un sistema ideologicamente totalitario, que verdaderos pastores.Tienen en lugar de corazon y la sensibilidad ante lo humano, un seco y frio Codigo de Derecho Canonico. Cristo, al que dicen representar, estuvo lejos ( muy lejos) de ser un jurista.Eso era propio de algunos fariseos.

  2. Me ha gustado también el comentario de Manuel.
    Si crucifijos u otros símbolos cristianos recuperan su lugar, es más fácil que ocurra lo mismo con las verdades evangélicas.
    Si me cuelgo un crucifijo, o lo cuelgo en mi casa, es porque he colgado previamente un crucifijo en mi vida.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)