450 entregas, (más una)

Un número ciertamente redondo y nutrido. Cuatrocientos cincuenta artículos, más uno, el de hoy, no es moco de pavo. Supone una actividad casi diaria gratificante, y un buen entrenamiento para las neuronas. A mí me está sirviendo para, en primer lugar, organizar y clarificar mis propias ideas, y, después, para poderlas contrastar con un buen número de personas que, benévolamente, se constituyen en lectores. Como afirmé en la introducción a este blog “EL guardián del Areópago”, esta página está abierta, como el foro de Atenas, a todas la ideas, a todas la polémicas, a todos los diálogos. Y como también informé en esa misma introducción, mi formación se debe a tres polos que a los que no renuncio, y que constituyen la fuente de mis ideas y de mi postura intelectual, cultural y hasta política, y que recuerdo brevemente:

El Concilio Vaticano II, como fuente de inspiración, no sólo de las ideas teológicas o eclesiales, sino también en su peculiar visión benevolente, comprensiva y amable de nuestro mundo moderno. Ese gran acontecimiento eclesial, que fue, a la vez, una inmensa fuente y laboratorio de ideas teológicas y pastorales, ha sido mi guía en la exigencia y en la denuncia de una Iglesia que le está dando la espalda. No desistiré en la firmeza del reconocimiento de la importancia del “Pueblo de Dios”, como el todo que está por encima de cualquier parte integrante del mismo, aunque sea la Jerarquía. Así como en mi lucha por una Iglesia menos clericalizada, jerarquizada en exceso, burocrática y escandalosamente alejada de los principios del Evangelio.

2º  El estilo teológico- bíblico-intelectual del proceso de formación superior SS.CC. Me refiero, sobre todo, al seminario de El Escorial. En el la Teología era una disciplina enseñada y aceptada con rigor metodológico y amplitud de miras, con autores de todo el espectro cristiano, donde cabían también autores calvinistas, como Karl Barht, y otros luteranos y anglicanos menos conocidos. Donde la Biblia se estudiaba más de acuerdo con los últimos hallazgos de la exégesis rigurosa que con las estrechas y timoratas orientaciones del organismo romano de control de los estudios bíblicos.

Mención especial merece también el inigualable nivel cultural, filosófico, histórico, sociológico y artístico de que dotaba a sus clases nuestro profesor de Historia de la Iglesia, el Padre Miguel Pérez del Valle, ss.cc., que nos trasmitió unas cuantas ideas fundamentales: un sano relativismo, una tentativa de visión imparcial de los eventos históricos, tanto en la Iglesia como en el mundo civil, un cierto sentido crítico apacible, una exigencia de matices en las apreciaciones, una visión global e interdisciplinar de los diferentes aspectos de la cultura.

Quince años de ministerio sacerdotal en Brasil (1970-1985) Mi visión de Iglesia, pergeñada en mis estudios escurialenses, acabó por cuajar y solidificarse en mis años felices, llenos, pero duros, de gran trabajo pastoral, con jóvenes y matrimonios, principalmente, de mi estancia en Brasil. Allí viví, especialmente en la diócesis de Sâo Paulo, con el cardenal D. Paulo Evaristo Arns, el intento más serio que conozco de aceptación, recepción y aplicación del Concilio Vaticano II. En ese tiempo la Iglesia en Brasil, y muy notablemente en la diócesis paulistana, era una fábrica de comunidades, de círculos bíblicos, de experiencias pastorales de todo tipo, de un trabajo lúcido, crítico, pero profundamente religioso con jóvenes, con obreros, con matrimonios. Todo ello acompañado, atemperado y sustentado en una Liturgia viva, flexible, participada, intensamente vivida, celebrada y cantada, que en algunas parroquias donde trabajé, como en la de Sta. Margarida María, de SÂo Paulo, o en Sagrados Coraçôes de Londrina, alcanzó altas cotas de belleza y emoción.

A ese eje fundamental de mi formación tengo que añadir, de vuelta en España, mis estudios de Derecho Canónico en la Pontificia de Salamanca, a los que si no acudí muy convencido, -fue por obediencia, lo único que dependió de mí fue escoger entre Roma, Pamplona o la ciudad del Tormes-, terminaron siendo para mí unos años de estudio, de seria reflexión, de una cierta inmersión en el mundo de lo jurídico, también en los temas llamados hoy transversales de la Historia y de la Sociología, y de un aprendizaje, desde dentro, de algunos de los mecanismos eclesiales. Todo ello ha contribuido a la aventura de escribir estas 450, más la de hoy, entregas de mi blog, “El guardián del Areópago”.

Sólo me queda agradecer a mis pacientes y persistentes lectores. Gracias.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara      

2 Responses to “450 entregas, (más una)”

  1. Felicidades y gracias por tus siempre interesantes aportaciones.

  2. Enhorabuena, espero que estos 450 post sean solo la introducción.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)