Las “chicas” de Lerma

1248951714_385201_fotosumario3_normal_0[1]Yo las he visto en su salsa, en la toma de hábito de una de ellas. Como son muchas no todas caben en el coro reservado a la comunidad de monjas en la parte delantera de la Iglesia, así que las más jóvenes cruzaron la verja divisoria y se colocaron en los primeros bancos destinados al resto de fieles. Me impresionaron. Por lo jóvenes, por lo guapas, por los tipos esbeltos, por la gracia al andar, por la soltura y la elegancia de quienes están acostumbradas a las tablas y a los focos.

Todo en el monasterio de las ex clarisas de Lerma llama la atención. El número, (superan ampliamente las cien), la media de edad, rondando a los treinta años, la procedencia, que es, principalmente, la universidad, especialmente, de Madrid. Y también el entorno social, que, en su gran, inmensa mayoría, lo constituye una familia de clase media alta, bien estructurada, con dinero, y con un tipo de catolicismo tradicional, muy adepto a los nuevos movimientos y a una religiosidad desencarnada de la realidad y poco dada a la denuncia profética y a la crítica, aunque sea fraterna, a las estructuras de la Iglesia.

No es pecado, claro, sino gran virtud y motivo de entonar gracias a Dios que un monasterio de clausura sea poblado por un plantel de chicas jóvenes y guapas. Y que sean dirigidas, tuteladas y moldeadas por otra monja no tan joven en DNI, pero excesivamente tierna para muchos, a sus 44 años, para ser abadesa y, ahora, fundadora. La juventud ya sabemos que es una enfermedad que se pasa con el tiempo; la belleza es “flor que hoy es y mañana se echa al fuego”, según decir bíblico.

Lo que ha llamado dolorosamente la atención es el secreto estricto y poco leal con el que se ha ido fraguando durante años la escisión de las monjas de la madre Verónica Berzosa, hermana del obispo auxiliar de Oviedo, Raúl Berzosa, de la orden de las clarisas, de la federación Nª Sª de Aránzazu, para fundar otro instituto religioso con el dudoso nombre de “Iesu Communio”, comunión con Jesús, o de Jesús. La duda razonable radica en el carisma que sugiere, que es, debería ser, la esencia de toda experiencia cristiana. A mí no me gusta nada que ciertos grupos, o institutos consagrados, se apoderen de lo que es común a todos los bautizados. La falta de lealtad queda demostrada en el hecho de que las hermanas clarisas de otros monasterios se ha enterado por la prensa.

El fenómeno “Lerma” es llamativo desde todos los ángulos que se enfoque. No cabe duda de que estamos ante la obra de un auténtico genio religioso femenino, como ha habido en la Iglesia en momentos de crisis y de desierto. Pensemos en Catalina de Siena, Teresa de Ávila, Margarita Mª de Alacoque, o la misma Teresa de Calcuta. Y como todas las fundadoras, tiene y tendrá fervientes defensores y admiradores, y agudos y viscerales detractores. Pero lo que está por encima de toda posible discusión es que se precisa tener mucha atracción y mucho carisma, y tremendo poder de convicción para atraer a tanta joven, generalmente universitaria, (yo conozco a dos profesas, ex alumnas de una amiga catedrático, chicas con varias carreras, brillantes y números uno o dos de sus promociones). Es muy complicado intentar la versión de comedura de coco en estas jóvenes, y verdaderamente difícil imaginar ese tipo de causa para el boom vocacional.

Sin embargo, no sería sincero si afirmara que esta realidad religiosa y vocacional me entusiasma. He hablado varias veces a través de las rejas del locutorio con algunas de esas monjas jóvenes, y me he quedado inquieto y desazonado. No me gusta su razonamiento teológico y bíblico, me parece pre conciliar. Está bien su enamoramiento de Cristo, pero no veo para nada que ese amor tenga que llevarnos a aceptar, sin más, actitudes y comportamientos nada evangélicos en instituciones eclesiásticas, y en altos cargos de la jerarquía eclesiástica. Tampoco me gustan nada las fuentes de su financiación. Reciben mucho dinero, procedente de todo tipo de donantes, pero muy en especial, de los “grandes donantes”, las grande empresas y bancos españoles, y de las familias más granadas del panorama capitalista español. Sólo entendería este maridazgo entre monacato y dinero si  se trata de cumplir ese texto neotestamentario críptico que reza “haced amigos con el dinero de la iniquidad”.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara      

7 Responses to “Las “chicas” de Lerma”

  1. En una ocasión, hablando con ellas, les pregunté que por qué no iban en ayuda de otros conventos de clarisas llenos de ancianas. Su respuesta me dejó intranquila: “nuestra vocación es de Lerma”. Yo contesté que su vocación era a la Iglesia y no a un lugar determinado. Ahora han dejado Lerma.
    Conozco algún convento de clarisas de la provincia de Burgos y hace unos días, la que fuera abadesa, me comunicó su preocupación.
    La juventud, tan atractiva se acaba y deja paso a la “horrorosa vejez”. ¿Qué será con 200 monjas menopáusicas? Solo Dios lo sabe. A lo mejor “son los renglones torcidos de Dios que nosotros nunca entenderemos”.
    A lo mejor es lo que necesita la Iglesia, pero… estoy preocupada

  2. He estado en dos ocasiones en su convento de Lerma,cuando llenaban la Iglesia y ya separadas en dos casas.
    Cuanto dices se atiene a la verdad de los datos.Es un fenómeno para ser analizado detenidamente.Pero no puedo olvidar y para mi es significativo la procedencia de estas “niñas”.; y más clarificador, en la misma línea, la procedencia de la mayor parte del dinero que las sustenta.
    Me gustaría,Jesus Mari, que analizaras detenidamente movimientos de este tipo en el seno de la Iglesia española en concreto.¿ Es diáfano lo que ocurre?.¿ Qué hay detras de estos movimientos?. ¿ Quienes arrastran en plan compulsivo a estos lugares a las muchachas?. ¿Cual es el tranfondo de comunidades como las del P. Mendizabal en Orotava ( Toledo), de los pocos monasterios de la M. Maravillas …..?¿ Es normal y lo ven normal los dirigentes religiosos que una muchacha de 16 años se meta de por vida en uno de estos conventos últimos sin que ya jamas pueda recibir ni el abrazo de sus padres, ni pueda asistir a su funeral, etc, etc…?
    Maiora videbis!!!

  3. No conozco a estas monjas más que de oídas y también me sorprenden muchas cosas pero creo que no las puedes llamar niñas por mucho que las entrecomilles. Son mujeres hechas y derechas con carreras muy serias terminadas que han tomado esa decisión porque han querido. Nos tenemos que acostumbrar que en la Iglesia, que es un colectivo muy amplio, haya gentes a la derecha y a la izquierda y ser capaces de respetar las opciones que no son de nuestra cuerda.
    El final de tu blog me parece muy duro ¿identificas a los grandes donantes con el dinero de la iniquidad? Por un lado me parece demagogia ypura por otra, te recuerdo la frase sobre la tasa sobre los urinarios romanos pecunia non olet. Los que dan es porque lo tienen

  4. Ilusiones:
    Me entristece un poco que tú, que sé que me lees con frecuencia y me sigues, pongas en duda mi amplitud de miras y mi tolerancia con todo tipo de opiniones y de experiencias en la Iglesia. Pero también espero que se respete mi derecho a opinión, sobre todo si es fundada y bien presentada, sin ofensas ni insultos.
    Lo de “niñas” es tan poco importante que ya lo cambié en el título, por “chicas”, y si conoces de cerca el monasterio de Lerma, o alguna de las jóvenes monjas, entenderás perfectamente qué es lo que quiero expresar. Desde luego,nada que ver con cualquier tipo de infantilismo ni psicológico ni intelectual. Pero de cualquier modo me niego a identificar madurez con estudios universitarios. No quiero fardar, tengo cinco carreras, aunque sólo cuatro títulos, pero a veces soy de un infantilismo que me espanta. Y conozco gente casi analfabeta con una madurez sólida y aplastante.
    Con respecto a lo del dienero y a los “grandes donantes”, no retiro ni una letra. Y pienso, como Iruña en su comentario, que puedes leer más arriba, que hay que estudiar seriamente ese fenómeno,que desde luego es disonante con el Evangelio, a no ser que lo interpretemos justamente por el texto que he citado, de la “iniquidad”, que tanto te ha escandalizado.
    No sé el conocimiento que tienes del Evangelio, pero si algo está claro es que el dinero, en grandes cantidades, está reñido con el Reino de Dios. Es indiferente que te guste o no, que me guste o no, que nos guste o no, o nos escandalice. No se trata de un texto perdido,es una constante en el Evangelio lo de “¡qué difícil es que un rico entre en el Reino de Dios”. Esto no me lo invento yo, Ilusiones, es una constante en las palabras de Jesús, y no es opinable.
    Pues sí, las grandes fortunas, generalmente, son el “dinero de la iniquidad”. Y te repito que la frase no es mía, sino del Señor Jesús.
    Un saludo, y gracias por tu colaboración.

    Areópago

  5. Ilusiones:
    Se me ha olvidado lo de “demagogia”. Si repetir lo que dijo Jesús es “demagogia”, lo acepto complacido. Me interesa mucho más estar de acuerdo con la Palabra del Maestro que caer bien, o parecer demagógico a los demás. Pero no sé que demagogia puedo hacer yo en un blog de alcance minoritario, compuesto para lectores muy concretos y especiales. Demagogia, por su mismo concepto, se hace para grandes auditorios o para la gran masa. No es el caso. Además, de eso acusaron a Jesús, sí, los fariseos, escribas, senadores, y sumos sacerdotes. Todo gente fina, como puedes ver, Ilusiuones.
    Areópago

  6. Te leo porque me gusta lo que escribes y también me gusta discutir contigo y estaría horas haciéndolo. Aparte de que somos unos blogueros poco leídos y menos comentados y hay que darle vidilla a la revista. Me alegro que salves a algunas empresas en tu comentario, cuando dices que GENERALMENTE, pero no todas han obtenido el dinero de la iniquidad. ¿Qué hacemos con El Corte Inglés, Zara, Telefónica, Endesa… ? ¿Repartimos el dinero y las cerramos? ¿Les prohibimos que aparten parte de sus beneficios y se los den a las misiones? Prefiero continuar el texto del evangelio que citas “todo es posible para Dios” y dejar que sea él quién juzgue ¡nos vamos a llevar unas sorpresas!

  7. Ilusiones:
    Perdona que sea un pesado. No he querido decir que haya empresas que hayan adquirido el dinero de la iniquidad, ni es eso lo que dice el Evangelio,según los intérpretes. Lo que queda claro en el texto que citas, y en otro sinfín de textos, y en el clásico “no podéis servir a Dios y al dinero” (no dice a la lujuria, o al poder, o a la política, o a la mentira, que se podría decir, sino AL DINERO) es que todo dinero es dinero de iniquidad, quiere decir, no es el que construye el Reino de Dios. Y en el frontispicio de la Carta Magna de las bienaventuranzas, tanto en Mateo como en Lucas, las primeras palabras son “bienaventurados los pobres -anawim-, porque de ellos es el Reino de Dios” (en Mateo, “de los cielos”, como eufemismo, para no pronunciar el nombre de Dios).
    En fin, este tema sería inagotable.
    Gracias otra vez.
    Jesús Mari (Areópago)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)