¡Me ha tocado el reintegro,Feliz Navidad!

Me conformo con poco. Frecuentemente, en la vida, aspiramos a mucho, tal vez a todo, y, generalmente, nos conformamos con poco. Yo estoy tan contento con mi reintegro, y me digo, ¡menos es nada, y me quedo con lo puesto”.