Las sorprendentes faltas de lógica de la “Misa de las familias”

Sagrada Familia de Gaudí

Sagrada Familia de Gaudí

Lo lógico y natural es que la “misa de las familias” se celebre el día de la Sagrada Familia, ¿n0? Así se ha celebrado los primeros años que esta celebración fue alcanzando proyección universal y fama en los foros de Europa. Pero este año el día de la Sagrada Familia es mañana, día 26 de diciembre, mientras que la misa de “las familias” se celebrará el día 2 de enero, segundo domingo de Navidad. Cuando esa festividad se ha celebrado siempre en el primer domingo, es decir, el que sigue inmediatamente a la fiesta de Navidad. ¿Por qué este cambio de fecha?

Aquí radica la primera falta de lógica. Por eso he titulado el artículo en plural, así que aquí no acaban los desvíos lógicos. Intentaré aclarar este primero. No tiene ningún sentido desaprovechar la fiesta de la Sagrada Familia para celebrar una misa “de las familias” en este tiempo de Navidad, si es en esta época litúrgica cuando se celebra una jornada con aquella advocación “familiar”. A no ser que lo que se pretenda es otra cosa diferente de la que nos quieren proponer. Y yo pienso que tenemos suficientes pistas para entender en qué consiste eso diferente. Y es que la cercanía de la Navidad con la fiesta de la Sagrada Familia que este año ha determinado el calendario litúrgico no hace recomendable esta fecha para la celebración de una misa campal, si queremos que la afluencia sea masiva. Además de que la precisión de las previsiones metereológicas desaconsejaban una misa al aire libre el día 26  de Diciembre.    

Todos sabemos que la promoción y la divulgación de esa misa han sido encomendadas a los neocatecumenales, vulgo Kikos. Además de que es cosa sabida, y de que otros años también ha sido así, tenemos el argumento fehaciente de que ya hemos sido contactados los párrocos para que permitamos que un matrimonio, o pareja, de neos, se presente en una de las misas de domingo, hoy, por ejemplo, para hacer propaganda de esa masiva concentración. Yo les he dicho que no hace falta, que nos bastamos para ese tipo de promoción, si es que la queremos hacer, que yo no lo deseo, está claro. Luego parece evidente que lo que se pretende es que acuda cuanta más gente mejor.

Algunos dirán, o pensarán, con ingenuo y sincero criterio, que eso es lógico, que ese tipo de promoción tiene todo su sentido cuantas más personas acudan. Y el raciocinio parece normal y evidente, pero yo no lo veo así. Y pregunto, ¿por qué?  Tenemos suficientes lugares de culto, suficientemente amplios, en Madrid, como para tener que ¿celebrar? una eucaristía multitudinaria, al aire libre. Luego, insisto, sacrificando el estilo literario por mor de la reiteración, a la fuerza de la lógica, lo que se intenta no es una celebración de la misa, que las hay a tutiplén en Madrid, sino un acto que, por multitudinario, resulte propagandístico.

Propagandístico, ¿para quién o para qué? El para quién me lo callo, porque no quiero meterme en terrenos minados. El para qué parece evidente, cuando la más alta jerarquía de la Iglesia, en España, y en la Iglesia Universal, están repitiendo hasta la reiteración, la tremenda crisis de la familia en Europa, y la necesidad de reforzar esa institución en los ambientes decadentes europeos, proponiendo el sublime ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret.

Y aquí radica la, para mí, flagrante y evidente segunda gran falta de lógica en esta celebración de la “misa de las familias”. La familia del carpintero de Nazaret no puede ser considerada, sociológicamente, ejemplo, o modelo, de familia, para los convocantes de esa macro-misa, a no ser que quieran desmarcarse de sus tesis conocidas, y de marearnos, y marear la perdiz. Los grupos, o movimientos, que están por detrás de la convocatoria, notablemente los neocatecumenales, abogan por familias numerosas, por “estar abiertos a la vida”, y a la cantidad de hijos que Dios quiera. La familia de Nazaret es de hijo único, un tanto desestructurada, el padre (putativo) estuvo a punto de dejar a la madre a los pies de los caballos, y no lo hizo porque se trataba de un hombre cabal, “justo”, como dice el Evangelio, y el niño, a los doce años, se quedó en Jerusalén, en una actitud que “ellos no entendieron”, es decir los padres, cosa que obligó a la madre a “guardar esas cosas en su corazón”.

Dudo, seriamente, que los participantes en esa misa, entiendan, o quieran, tan siquiera hacerlo, penetrar en el profundo misterio de la “familia de Nazaret”, y que los dirigentes de la celebración proporcionen a sus fieles las informaciones necesarias para que puedan aprovechar la riqueza de experiencia de fe y confianza en Dios de los protagonistas de la maravillosa, pero ardua, dura y misteriosa, familia de Nazaret.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “Las sorprendentes faltas de lógica de la “Misa de las familias””

  1. El Dios que siempre nos acerca, invisible, atrayendo como la fuerza de gravedad, no es el que se distingue como grupo ni como clase; no entiende que existan los buenos, porque solo pretende que entren todos al banquete; sabe de fidelidad eterna y toma para expresarlo como ejemplo el amor humano y, para ello, no condena ninguna forma de amor; vive en el corazón del hombre y se siente casa cuando éste es humilde; no grita, no vocifera y sale al encuentro de lo que está perdido para que viva.
    Hoy en el Evangelio de Juan, escuchamos que el discípulo amado, entrando en el sepulcro vació: “Vio y creyó”.
    En la Misa de las Familias, serán muchos y, otros muchos, los verán y ¿los creerán?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)