Comunión en la mano y de rodillas: ¡Falsa devoción!

A alguno de mis lectores le sorprenderá, y hasta le provocará un cierto desconcierto, el que yo dé importancia a una cosa “tan tonta” como comulgar de pie o de rodillas, y recibirla en la mano o en la boca. ¿Qué más da? Efectivamente, que más da, si se hace por inercia, o tradición, o […]