La “santidad”, ¿se demuestra con milagros? (y II)

Me refería más ayer a la burocratización de las beatificaciones y canonizaciones, a su lado funcionarial, la solicitud por parte de un estamento eclesiástico, la introducción de la causa en la correspondiente Congregación Romana, el proceso de pruebas médicas y contrapruebas, hasta que Dios se digna, supuestamente a través del beatificable o canonizable, alterar o […]