¿Son los Legionarios de Cristo un “fruto bueno”?

Ordenación presbiteral de "Legionarios de Cristo"

Ordenación presbiteral de "Legionarios de Cristo"

Que nadie se sobresalte ni se espante, no voy a juzgar a nadie. ¿Quién soy yo para eso? Hay que dejar el juicio a Dios. Pero es por este último aserto por lo que salgo a la palestra. Una de las cosas más sabias que oímos de labios de nuestro maestro de novicios, P. José Palomero Perdiguero, ss.cc., (con esos apellidos sólo podía de ser de una zona tan propicia a la caza como la Bureba de Burgos), fue la siguiente, (más o menos, pero casi al pie de la letra): “Cuando oigáis que se exalta mucho a algún hermano, indicad algún pequeño defecto para rebajarle un poco la nota. Cuando se haga lo contrario, que se rebaje mucho a alguien, destacad algún rasgo que le suba la nota. Todos tenemos derecho a un justo medio”. Algo así como hacer en la vida cotidiana un poco de abogado del diablo. Pues es lo que intento hacer en estas líneas.

Todo esto viene a cuento porque Lucrecia Rego de Planas del Regnum Christi, y directora del portal católico de Internet Catholic.net, ha puesto en duda las decisiones del Papa sobre Maciel, y el modo y proceso entero de tomarlas. El Regnum Christi es un movimiento de apostolado al servicio de los hombres y de la Iglesia que fue fundado por el P. Marcial Maciel, L.C. y comparte el carisma de la congregación de los Legionarios de Cristo. Lo que lo diferencia del instituto de los Legionarios es su carácter de movimiento apostólico abierto a seglares, casados, solteros, y también presbíteros.  

Citaré las propias palabras de Lucrecia, que no dejan de ser un poco extrañas, y han levantado un gran revuelo: Jesucristo fue un mentiroso (sic) o, si no, forzosamente hay algo que no se ha descubierto aún en los “testimonios inequívocos” que le mostraron al Papa”. Y todavía otra cita: “Nuestro muy querido y admirado Benedicto XVI, inteligente y sabio como pocas personas en el mundo, se encuentra ante dos piezas de un rompecabezas que no pueden unirse entre sí. ¿Un árbol corrupto que da frutos buenos? ¡Eso contradice a lo que su razón le dicta y contradice las enseñanzas de Cristo!”.

Se refiere al texto de Jesús “por sus frutos los conoceréis; no hay árbol malo que dé buenos frutos ni árbol bueno que dé malos frutos”. Claro que este argumento se puede volver del revés, y en vez de dudar de la justicia y justeza de la decisión papal, una vez ésta emitida, y dada su autoridad, que los miembros de Regnum Christi reconocen, para  no tildar de “mentiroso” a Jesús (licencia que supongo sólo poética, pero de mal gusto) habría que concluir que si el árbol era malo los frutos lo serán también.

Yo no pretendo, como he dicho al principio, juzgar a nadie. Tan solo entro al trapo presentado por el artículo de la directora de Catholic.net, y sigo la dinámica de  la argumentación que ella misma ofrece. Lucrecia parte de la base, para ella indudable, de que las “obras” de Maciel, los Legionarios y el Regnum, son frutos buenos. Y esta certeza haría que el proceso de condena de Maciel fuera puesto en tela de juicio, en concordancia, además, con unas palabras de Jesús. En primer lugar, hay que pensar que el Evangelio no se puede leer al pie de la letra, especialmente cuando se trata de interpretar, y todavía con más cuidado al aplicar, a casos prácticos, las parábolas de Jesús, comparaciones simples tomadas de la vida.

Y por otro lado, no se puede ser maniqueo, separando ingenuamente con una línea clara el bien del mal. Si esto es difícil de conseguir en los individuos, sus actos y acciones, resulta casi imposible en los casos de instituciones con muchos miembros, muchas acciones y muchas decisiones. También explica Jesús en el evangelio como crece la cizaña en medio del trigo. Esto sucede en la Iglesia, y dentro de ella, en el Vaticano, en la diócesis de Pernambuco, entre los monjes Jerónimos, y, por supuesto, entre los legionarios de Cristo. Tacharlos así, con trazo gordo, de mal o buen fruto, es demasiado arriesgado. Y, sobre todo, querer sacar de ese tipo de enjuiciamiento argumentos a favor o en contra de una condenación pública a todas luces procedente, se nos presenta como un ejercicio de imprudente irresponsabilidad.

La bondad o la maldad de los frutos no se miden en nuestro caso por criterios simplemente éticos a nivel humano, sino con parámetros tomados del Evangelio, de las Palabras de Jesús. Y de la enseñanza clara e ineludible de la Iglesia, emanada, por ejemplo, en los concilios. Si yo participara de un Capítulo General de los Legionarios de Cristo me preguntaría, por ejemplo, por tres cosas: cómo intentamos cumplir el mandato de Jesús del amor y del perdón, cual es nuestra relación con los pobres, cuales son nuestra aceptación y nuestro cumplimiento del Concilio Vaticano II. Dependiendo de las respuestas a este sencillo test podríamos establecer la bondad o maldad del fruto de la obra de Maciel. Teniendo siempre en mente, cono he recordado más arriba, que lo positivo y lo negativo en las instituciones está mezclado, y unas veces se inclina hacia un lado y otras hacia otro. Y que el Señor nos dará la nota definitiva en la Parusía final.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara           

2 Responses to “¿Son los Legionarios de Cristo un “fruto bueno”?”

  1. Me parece muy pertinente tu test: tres cosas :” cómo intentamos cumplir el mandato de Jesús del amor y del perdón, cual es nuestra relación con los pobres, cuales son nuestra aceptación y nuestro cumplimiento del Concilio Vaticano II”.
    Simplemente genial.
    1º.-El testamento de Jesús sobre el amor,
    2º.-El estilo de Jesús en su predilección clara e inequívoca en favor de los pobres y en oposición a la codicia, y
    3º.- Finalmente la fe en la Iglesia, en la acción del Espíritu en el último Concilio y la obediencia al mismo.

  2. Muy buen artículo: informa, modula y propone.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)