Seglares, hombres y mujeres, cardenales. ¿Por qué no?

cardenales-3_560x280[1]Una prestigiosa revista de los jesuitas norteamericanos, “América”, acaba de plantear una interesante hipótesis: la de cardenales mujeres, y hombres laicos, solteros o casados. Alguien podrá pensar que la pura formulación de tan poco probable experiencia tiene algo de “chaladura”. Pues no. Yo no lo creo. El único problema canónico, que no teológico, ni mucho menos dogmático, es que, a día de hoy, los cardenales tienen que ser obispos, es decir, haber recibido, por lo menos, el sacramento del orden. Lo del nivel episcopal podría ser obviado de alguna manera, pero no la necesidad de pertenecer al orden clerical.

Pero donde parece radicar el problema principal es, justamente, el eslabón más fácil para la solución. El cardenalato no es, evidentemente, una institución “jure divino”, expresión que en la jerga clerical significa la procedencia del mismo Jesucristo de algún signo o institución eclesial. Aparecen, como hoy lo entendemos, en el segundo milenio de la historia de la Iglesia, que ya es ausencia notable para algo esencial en la organización y funcionamiento.

Los cardenales tienen, cosa que muchos desconocen, o han olvidado, la misión de cooperar con el Papa en el gobierno de la diócesis de Roma, asesorando y aconsejando. Vendría a ser el consejo episcopal del Papa. Por eso, todos los cardenales tienen el título de una de las parroquias o Iglesias de Roma. Y por eso también, los primeros cardenales pertenecían al alto clero romano, generalmente a las mejores familias de la ciudad del Tiber. Después las cosas se fueron complicando y agrandando, hasta tener un carácter más universal para toda la Iglesia, cuando el cardenalato significaba un acopio enorme de  poder, rodeado de prebendas y algo más que títulos honoríficos.

Después, con la práctica de la elección papal por el colegio cardenalicio, los miembros de éste ascendieron a la máxima cuota de influencia y poder, con luchas intestinas entre los purpurados, no siempre incruentas, con compraventa de votos en los cónclaves para la elección del futuro papa. El escándalo llegó tan lejos que fue necesario cortarlo con una pena canónica del más alto rango,  es decir con  la pena de excomunión para los que intentasen la compra de votos con dinero o promesas de cargos y rentas, delito que fue denominado “simonía”, en dudoso homenaje al Simón de los Hechos de los Apóstoles que pretendió comprar con dinero el poder sacramental.

Lo que está claro es que el cardenalato no es ningún sacramento, ni debería necesitarse el del Orden para ser apto de recibir el birrete cardenalicio. Hasta el siglo XVII, por lo menos, no fue necesario tal requisito, de tal modo que sabemos de innumerables cardenales “laicos”. El mismo Alejandro VI, padre de Lucrecia y Cesar Borgia, ecjerció la paternidad siendo cardenal y seglar. Solo al ser elevado a la sede de Pedro que fue ordenado presbítero y consagrado obispo. Y así hubo muchos casos.

(Nota: como tengo que salir urgentemente, y no sé si podré continuar esta noche, publico ya este adelanto, para que salga con la fecha de hoy. Después continuaré)

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)