“La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo” (una ingenua reflexión sobre las monjas de Lerma)

He vuelto a leer en una revista digital la admiración que provocan las casi doscientas vocaciones de las religiosas de Jesu Conmunio, ese Instituto de Vida Consagrada fundado por la clarisa de Lerma Verónica Berzosa. Ya expresé en su día lo cursi y próximo al “delito” de apropiación indebida del título en cuestión. Lo de […]