“La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo” (una ingenua reflexión sobre las monjas de Lerma)

monjas-iesu-habito2_560x280[1]He vuelto a leer en una revista digital la admiración que provocan las casi doscientas vocaciones de las religiosas de Jesu Conmunio, ese Instituto de Vida Consagrada fundado por la clarisa de Lerma Verónica Berzosa. Ya expresé en su día lo cursi y próximo al “delito” de apropiación indebida del título en cuestión. Lo de cursi está a la vista, y lo de apropiación indebida en la consideración de que “toda” vida cristiana es una continua comunión en Jesús y con Jesús. ¡Qué constancia y afán de los clérigos y religiosos en usurpar realidades que son inherentes a la gracia bautismal de todos!

Pero hoy quiero comentar otra cosa. La edad de las hermanas “conmunianas” (esta denominación me gusta más y suena mucho mejor que lo de “veroniquesas”) llama todavía más la atención que su elevado número. El artículo que me ha servido de detonante de esta entrada en mi blog se impresionaba: “¡Lean bien!, entre 18 y 35 años!” Sorprende poderosamente esa dorada juventud en conventos en los que hace tiempo una o dos personas de menos de cuarenta años ya era una maravillosa bendición de Dios.

El problema, –decía una superiora clarisa de otro convento burgalés-, es puramente biológico. Si no se mueren antes, ¡Dios no lo quiera!, esas muchachas llegarán a la menopausia y la sobrepasarán y tal vez tengan la tentación de cambiar otra vez el carisma para adaptarlo a sus necesidades -de ellas, las religiosas- cuando la edad avance con sus achaques”. Desde luego, y esto ya es de mi cosecha, no de la superiora aludida, ha habido en la eclosión de Lerma más de un aspecto dudoso y controvertido. Sin ningún ánimo de crítica despiadada, injusta o banal, enumeraré tres que me parecen más decisivos,  para que el lector establezca su criterio.

1º) Poca solidaridad con los otros conventos de la orden.

Sabemos, por manifestaciones de Clarisas de otros conventos, que solicitaron ayuda para que algunas de las jóvenes fueran a revitalizar la vida conventual de comunidades que languidecen por el pequeñísimo número de monjas y su altísima edad. Esa petición se veía reforzada por la auténtica aglomeración y “enlatamiento” a que se veían condenadas las monjas de Lerma. Pero la negativa a proporcionar esa ayuda fue total, reiterada y no explicada. Cuando estalló la nueva fundación, más de una, y más de una docena de monjas Clarisas pensó, aunque no lo expresara en público, que la comunidad de sor Verónica había actuado como los pícaros pájaros que ponen los huevos en nido ajeno para que otros se los empollen con su técnica y trabajo. En este caso fue peor, pues se quedaron también con el nido. (Pienso que los aspectos canónicos de esta apropiación, ahora en el sentido físico, no están bien explicados ni finiquitados. No soy un experto en Derecho de Religiosos, y menos del específico de la familia franciscana, pero me atrevo a aventurar que aunque  la propiedad de un convento pertenezca a la comunidad, también es verdad que las comunidades forman una especie de Federación. Si una de ellas –comunidad- la abandona -la federación-, ya no sería sujeto de la propiedad del convento.)

2º) Excesiva “complicidad”, o connivencia del Vaticano en todo el proceso de la nueva fundación. 

Parece que las Clarisas del resto de conventos de España, y seguramente de toda la Iglesia, se enteraron, literalmente, por los periódicos, cuando ya era tarde para intervenir, paralizar o retrasar un proceso que, evidentemente, les atañía. Tal vez nunca sepamos hasta qué punto estaban enteradas las cuatro o cinco monjas ancianas de Lerma, anteriores a toda la dinámica de la nueva comunidad que sor Verónica modeló, primero como maestra de novicias, y después, como Superiora. No sabemos si hubo mala fe, pero estamos seguros que la buena, lo que se dice buena, tampoco brilló en la trama de la nueva fundación. Y mi opinión es que el Vaticano no se portó noblemente con la orden de las Clarisas, tal vez excesivamente emocionado con los oropeles de la dorada y esbelta juventud.

3º) La rara coincidencia en la procedencia de las candidatas.

No es absoluta unanimidad, pero sí se puede hablar de que una inmensa mayoría de las jóvenes monjas que acudieron a Lerma antes de la separación coincidían en el tipo de condición socioeconómica y cultural. Algunos medios de comunicación han entonado verdaderos ditirambos y alabanzas a su nivel universitario, asegurando alegremente que esta condición garantizaría con más seguridad la seriedad y hondura de la vocación. No es esa la opinión de los que conocen por dentro los meandros y misterios del ingreso y de la permanencia en la Vida Religiosa. Ni tiene que ver con la contundente afirmación de San Pablo, “porque Dios ha escogido la escoria del mundo para confundir lo noble y lo sabio”. Pero no están para estas delicadezas los medios informativos. Lo raro es que no lo tengan en cuenta los encargados de valorar y calibrar la firmeza evangélica de una nueva experiencia eclesial.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara         

3 Responses to ““La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo” (una ingenua reflexión sobre las monjas de Lerma)”

  1. Paciencia. Lo que está claro es que si es obra de Dios, ese convento saldrá adelante, pero si no lo es,¡Dios dirá!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo no lo veo claro. Conozco algún convento de clarisas que es gloria pura, a pesar de ser monjas.

  2. a great way to increase your blog’s…

    readability and organize your ideas. these elements allow readers to get a quick idea on what issues you are tackling in your blog posts.underline your links and use images at the start of the post. if you want people to read…

  3. to read and pleasing to the ears.there…

    are many blogs which fail to find takers because the posts are riddled with fluff or because it offers repetitive information that is widely found all over the internet in a million other blogs.the key to great, amazing content is well…

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)