La falta de “Sabiduría”, un gran déficit.

“Doy gracias y alabo y bendigo el nombre del Señor. Siendo aún joven, antes de torcerme, deseé la sabiduría con toda el alma, la busqué desde mi juventud y hasta la muerte la perseguiré; crecía como racimo que madura, y mi corazón gozaba con ella”.(Eclesiastés 51, 17-18) (1ª lectura de la misa de hoy). ¡Qué […]