Meditaciones cuaresmales (MC): el ayuno que le gusta a Dios, ¿signo profético o mentalidad izquierdista?

Terrible imagen de los asesinatos en la UCA, de Ellacuría, compañeros y sirvientas.

Terrible imagen de los asesinatos en la UCA, de Ellacuría, compañeros y sirvientas.

El ayuno que yo quiero es éste: Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor”. (Is, 58, 6-8)

“En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?” Jesús les dijo: “¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán.” (Mt, 9, 14-15)

Me he decidido a escribir en este tiempo unas reflexiones, que voy a llamar meditaciones cuaresmales, inspiradas en las lecturas de cada día. No pienso atarme de tal modo a las mismas que el blog se convierta en una especie de comentario exegético, sino que con libertad procuraré tejer el comentario y la glosa que me inspire mi conocimiento bíblico, mi imaginación, y la observación que me proporciona mi trabajo pastoral. Así que allá voy.

El ayuno era, para los antiguos, una especie de reconocimiento de la supremacía de Dios, a quien se le honraba con actitudes que demostrasen el sometimiento y el respeto que Le eran debidos. Si ciertos actos resultaban más difíciles por el sacrificio de conllevaban mejor y con más trasparencia denotarían el obsequio que se quería presentar al Altísimo. Eso es lo que pensaban los viejos practicantes de todas las religiones antiguas. Y eso mismo es lo que los profetas de Israel quieren corregir, con Isaías a la cabeza.

Para aquellos que desconocen el Antiguo Testamento (AT, en adelante), es sorprendente cómo ya en él aparezcan conceptos tan nuevos como que Dios prefiera y se incline más por el tipo de trato dispensado por el hombre a su semejante que por el obsequio o culto dirigido directamente a la divinidad. La “Gloria de Dios seguirá” al que no se “cierra a su propia carne”, y por eso mismo “le brota la carne sana”. Maravillosos y revolucionarios conceptos de igualdad y semejanza fundamental entre toda “carne”, es decir, entre todos los seres humanos. Bien que podrían presidir como frontispicio de la “Declaración de los Derechos Humanos” textos bíblicos como el que nos regala hoy la liturgia. Hay muchos.

“Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne”: no puede haber una literatura más liberadora. Pretender, como piensan algunos teólogos europeos oficialistas, que la Teología de la Liberación es fruto y consecuencia del análisis marxista, es una monumental e incomprensible ignorancia bíblica en quienes se supone un conocimiento más que elemental de la Escritura. La otra alternativa es peor que la ignorancia: se trataría de lo que el Código civil caracteriza como prevaricación.

Jesús continúa con la línea clásica del profetismo bíblico y asegura que el ayuno no puede practicarse “por los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos”. El Señor preconiza para sus seguidores un estallido como el de una fiesta de bodas, y relega el ayuno y la mortificación, en general, al mundo de los signos y de los símbolos. Por eso sólo tienen su aplicación en la dinámica de la Liturgia, y para nada en el sadomasoquismo de un Dios implacable y unos adoradores asustados.

Eso hablando del ayuno “simbólico”. Lo que sería inconcebible, y un anti-signo total es que, mientras tanto, nuestros hermanos oprimidos tuvieran que ayunar con un ayuno físico, material, mientras los que nos llamamos seguidores de Jesús nos cerrábamos “a nuestra propia carne”. Gente como Oscar Romero, Helder Camara, Samuel Ruiz, el padre Arrupe, Ellacuría y los miembros de la UCA, y tantos mártires, clérigos y laicos de América Latina, de África y de Asia, que ya entregaron su vida en ese “ayuno que le agrada a Dios”, o cristianos que todavía dan con un vida el testimonio fraterno cristiano, como  Pedro Casaldáliga, o los obispos Castellanos y Buxarrais, no son testigos de una mentalidad izquierdista sospechosa, sino verdaderos profetas del “culto y el ayuno que le agradan a verdadero Dios”, que no es otro que el Padre de Jesucristo.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

3 Responses to “Meditaciones cuaresmales (MC): el ayuno que le gusta a Dios, ¿signo profético o mentalidad izquierdista?”

  1. ¡Certero al blanco!

  2. Great, thanks for sharing this blog post.Really thank you! Much obliged. buy albuterol inhaler online

  3. causing damage over years of sun exposuresunglasses can also protect facial skin from cheap michael kors sale forming

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)