MC: Jesús escandaliza,… ¡a los fariseos!

Así dice el Señor Dios: “Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía”. (Is 58, 9-10)

“Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publicanos y otros. Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: “¿Cómo es que coméis y bebéis con publicanos y pecadores?” Jesús les replicó: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan.” (Lc 5, 28-32)

Será porque estamos en cuaresma, pero la Palabra no deja de recordarnos donde está la auténtica conversión. El primer párrafo de la lectura de Isaías de hoy no nos deja alimentar la más mínima duda. Se trata de liberar a los que están sometidos a opresión, del tipo que sea. Los oprimidos de hoy lo son del género económico. Que un tercio de la humanidad pase hambre, esa es la terrible injusticia que provoca una verdadera esclavitud opresiva, una calamidad incomparablemente más terrible en sus consecuencias directas y reflejas que el más terrorífico terremoto o el más salvaje e inmisericorde tsumani.

Es inconcebible, o no, pero debería serlo, que dos mil años de cristianismo no haya conseguido que la cultura, la organización socio-político-económica de países dominantes en el mundo, cristianos, Europa y América del Norte,  no hayan erradicado, digo, la implacable desigualdad social entre los socios de nuestro pobre y malherido mundo. No acepto las razones exculpatorias de los que nos beneficiamos de la situación. Ya sé que es difícil, para los políticos y economistas, solucionar tan universal y arraigado problema. Pero no hablo para ellos, sino mi grito de rabia e indignación va dirigido a creyentes. ¿Qué hemos hecho durante dos mil años, y qué seguimos haciendo?

En este momento viene en nuestra ayuda el evangelio. La escena se desarrolla después de la vocación  y la conversión de Leví (Mateo). Todavía tengo en la retina la escena colorida y brillante de la película-serie de Zefirelli “Jesús de Nazaret”, en la que junto a publicanos importantes, chorizos detestados por la masa social judía, se movían con liviana elegancia una señoritas vestidas de colores, y con el rostro descubierto (en aquel tiempo el burka era mucho más implacable y universal que en los días de hoy). Se trataba de prostitutas de lujo, bien pagadas para la ocasión para animar y alegrar la algarabía de los cobradores de impuestos de más categoría. Y Jesús en medio del barullo, provocando el escándalo de los fariseos.

Ese ha sido durante siglos el comportamiento de la jerarquía cristiana, no digo católica, sino global, desde  las diferentes divisiones que han desgarrado la sangrante túnica de la Iglesia: escandalizarse de temas menores, como comportamientos sexuales y cosas así, (hoy el foco se orienta hacia la problemática que ofrece la bioética),  de atrevimientos “científicos” (recordemos Galileo, Servet, y un largo y doloroso etcétera), de osadías exegéticas y teológicas, mientras pactaban conniventemente con los detentores del poder injusto, despiadado y, no pocas veces, inhumano. Sí, es verdad que promulgando bellos documentos de doctrina social, pero no denunciando, ni profética ni simplemente, a las potencias opresoras, políticas y económicas, con nombres y apellidos.

Este Areópago acepta complacido que Jesús viniera a buscar a pecadores para que se conviertan, categoría en la que entramos todos; no se escandaliza de la maravillosa y casi increíble liberalidad de Jesús, rodeado de “publicanos y prostitutas”, y proclama, al contrario, su escándalo ante la complicidad de la  Iglesia, en sus estamentos directivos, con las fuerzas económicas y políticas que causan en el mundo hambre y opresión. Desde los púlpitos y documentos episcopales y papales, y desde la actividad financiera de las curias, muy en especial la Vaticana, se podría apuntar más claramente la despiadada actividad antihumanitaria de empresas y entidades bancarias supranacionales, que están consiguiendo que, en la época de mayor creación de riqueza de la Historia, se dé el mayor número, también, de pobres y desarrapados en el mundo.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “MC: Jesús escandaliza,… ¡a los fariseos!”

  1. Estoy segura de que si los cristianos nos quitáramos el sombrero ante los que sufren y ante los que lo remedian; si ése fuera nuestro distintivo, sin caprichos digitales, sin ropa elegante, sin maneras distinguidas o cultivadas, sin alardes ni amistades situadas; los obispos dejarían la mitra y cogerían el micrófono para liderar la revuelta de la justicia global.
    Hasta el momento ¡qué fácil! Todos a ser señores pero ningún monseñor. Con primera y segunda viviendas pero los monasterios liquidados. Viajes exóticos de todo incluido con el veto a los viajes papales. Coche todoterreno frente al cuestionable papamóvil. Codeándonos lo que podemos y detestando la connivencia con el poder, de la Iglesia.
    No vamos a ser ‘benditos de mi padre’ porque otros más importantes tampoco Le dieron de comer.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)