Las cosas no están tan claras como parecen en la intervención aliada en Libia

He leído en Religión digital una carta-artículo del arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo Martínez, como respuesta a un comunicador anónimo de Internet, que firma, como Arturo, afirmaciones así: “Ante un problema las palabras sin soluciones no valen para nada. Es fácil hablar cuando se está seguro, pero los bombardeados por Gadafi, qué tienen que hacer, ¿morir y aceptar esto?”  El arzobispo responde cosas tremendas sin levantar la voz, pero con firmeza y simplicidad de un franciscano. Cosas así (la cita es larga pero merece la pena):

“A este interlocutor anónimo le recuerdo que en Libia, desde que se aplica ‘su solución’, las explosiones han robado a los pobres el sueño y el pan.

A este interlocutor anónimo le recuerdo que, desde que se aplica ‘su solución’, Trípoli ha dejado de ser una capital viva para ser una ciudad muerta: todo está cerrado, escuelas y oficinas, comercios y mercados. Y hay que hacer colas interminables para encontrar un pedazo de pan.

A este interlocutor anónimo le recuerdo que trescientas mujeres nigerianas, llegadas a Libia en redes de trata, han sido asesinadas desde que se aplica ‘su solución’.

A este interlocutor anónimo le recuerdo que las palabras, las ideas, son siempre parte esencial de la respuesta que se ha de dar a un problema. Lamentablemente, el ruido de las armas y el tintineo de los intereses impiden oír las palabras y contrastar las ideas”.

La cita entera no tiene desperdicio, pero me gustaría fijarme, sobre todo, en el último párrafo. La cultura moderna audiovisual, del vértigo de la velocidad y de las prisas, está sofocando y ocultando el valor de las palabras y de las ideas. Tiene razón Agrelo en que el ruido de las armas y el juego de intereses impiden, tantas veces, y ésta puede ser una más, apreciar el fulgor de la verdad, de toda la verdad, o por lo menos de la parte más importante.

No es verdad, pacíficamente, que los aliados busquen solamente la defensa de los derechos humanos de los libios y la implantación de la democracia. Gadafi no ha comenzado hace unos días a maltratar a su pueblo, ni tan solo desde hace un poco de tiempo se ha pasado por el forro de su casaca militar los valores de la democracia. Pero sí es verdad que hace unas semanas solamente la producción y distribución de crudo se encuentran en situación sensiblemente comprometida. Como es verdad que en el Evangelio, punto de partida y de referencia de u n obispo de la Iglesia, como es lógico, las palabras no tienen soluciones pero están preñadas de desafíos que requieren mucho valor y atrevimiento, como poner la otra mejilla y amar al hombre malo, y perdonar y amar a los enemigos.

No sabemos si el anónimo Arturo es creyente, pero sí lo sabemos, o así se proclaman, de muchos de los que vociferan soluciones pragmáticas respondiendo al mal con el mal, (dos males), y a la violencia con la violencia (dos violencias). Sabemos que todas las guerras no son iguales, y que los tratadistas clásicos salvaban de la condena las guerras defensivas. La pregunta es, la guerra actual contra el tirano libio, ¿es de verdad por la defensa de sus indefensos ciudadanos, o por la defensa de los intereses europeos y occidentales? El arzobispo de Tánger no lo tiene claro, o, más bien, opina que lo que mueve a la intervención aliada es la segunda hipótesis.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara    

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)