¿Nos salva la sangre de la cruz? ¿Tenemos un Dios sádico sediento de sangre?

El cuerpo de esta entrega es, realmente, un comentario a un polémico artículo super discutido, con reacciones de todo tipo, generalmente radicales, del blogger Jairo del Agua en “Religión digital”, en su blog “Meditaciones desde la calle”, titulado “Ni salvados, ni redimidos (pero sí amados, llamados y esperados)”. El mismo autor, Jairo, reconoce que se trata de un título agresivo y escandaloso. Y el contenido del artículo no lo remedia. Viene a decir que la Iglesia oficial y su magisterio se equivoca al insistir en un tipo de redención-salvación que, ¡parece!, se basa en el sufrimiento, la sangre y la Cruz. Eso nos debería inquietar al tratarse de un Dios sádico. Jairo llega a escribir frases tan descarnadas como:

“¿Si nuestro Dios fue capaz de sacrificar a su Hijo inocente por nuestros pecados, qué no hará conmigo pecador? Si encima se insiste en que lo hizo por amor a los hombres, entonces te inundan la perplejidad y el crujido del sentido común ante afirmación tan irracional”.  

A partir del párrafo siguiente se trata del comentario que he mandado en “Religión digital”

Tengo una amiga que se escandaliza mucho por la doctrina de la salvación por la cruz. EL gusto por la sangre es, efectivamente, como afirma Jairo, propio de religiones antiguas, no solo del judaísmo. San Pablo no enseña que sea la Cruz la que nos salve, sino la “adhesión, por la fe, a aquel que resucitó a su hijo del sepulcro”. La cruz no fue ni querida ni no querida por Dios. Éste, nos enseña la filosofía escolástica y la Teología sana, deja que el mundo funcione según las coordenadas que Él mismo ha puesto. La muerte de Cristo en la Cruz   fue una salvajada, pero viene bien para recordar las “salvajadas” que se cometen en el mundo. Jesús llegó a la cruz porque se opuso valientemente a los poderes corruptos, políticos y religiosos, de su tiempo.

Lo que salva es la “voluntad salvífica” de Dios, que éste tiene, según Santo Tomás, desde el primer momento en que pensó en el ser humano. La presencia de Dios encarnado no es otra cosa que la demostración de todo lo que el hombre puede llegar a ser si se deja llevar, como se dejó Jesús. Era necesaria la presencia del Dios-hombre justamente para alcanzar la cotas más altas del humanismo, del ser hombre hasta la médula. La enseñanza de Jesús es maravillosa no para salvarnos cumpliéndola -nos salva la siempre  la fiel misericordia de Dios, pase lo que pase-, sino para llegar a ser hombres de un nivel insospechado siguiendo los pasos del Maestro. Hubiéramos sido “salvados” con sangre o sin sangre. Ésta solo sirvió, de hecho, para dar paso a la Resurrección, para que comprobáramos cómo el Padre había aceptado las obras, las palabras y la actitud humana y humanista valiente de Jesús.

Hasta aquí, el comentario. Otro día escribiré más despacio sobre este inquietante y polémico tema. Tiene algo de corrosivo, por eso tendré que andar con tiento y mucho cuidado.

Jesús Mª Urío Ruiz de V ergara

5 Responses to “¿Nos salva la sangre de la cruz? ¿Tenemos un Dios sádico sediento de sangre?”

  1. El último libro del papa sobre Jesús de Nazaret abunda en el sacrificio, la sangre y el pecado del mundo como causa de la encarnación y de la redención. Incluso afirma que hizo bien la Iglesia en separar la comida en la eucaristía para que quedara claro el sacrificio. Yo creí que estas cosas se habían superado y que los cristianos éramos capaces de ver la bondad del mundo y comprender la encarnación como el deseo de Dios de compartir nuestra vida para demostrarnos su amor y cercanía. Se ve que estaba equivocada

  2. Creo estar de acuerdo contigo,sin embargo me da la impresión de que te has quedado corto y que no es un tema para desarrollarlo en unas líneas.Ya lo dices de hecho.
    “Nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos”.Desde luego no es el sufrimiento lo que salva, pero el amor pasa SIEMPRE por el sufrimiento.
    “Os he dado ejemplo”. ¿Qué sería del inmenso, inconmensurable sufrimiento del mundo, de la persona ,si no existiera la Cruz?.
    ¿Cómo entender Auswichtz, los tsunamis,el joven que agoniza…?.
    La Cruz salva porque en élla esta ya la Resurrección,de Jesus, de la persona humana….Ya sé que es un escándalo, lo dijo S. Pablo, pero es así.
    ¿Cómo entender en el Ev. de Juan la hora,tantas veces repetida, y que culmina en la hora de la glorificación?.
    Por tanto, no se trata de ser sólo hombres en plenitud.
    Y como transfondo está el tema del pecado asociado a la Cruz,pero esto son ya palabras mayores.

  3. Ilusiones e Iruña:
    Es difícil afrontar al mismo tiempo vuestros diferentes puntos de vista. Una cosa sí que es común. Mi artículo solo pretendía ser una respuesta al blog de Jairo del Agua, que después se me alargó. Así que un tema tan serio y decisivo en la Fe y Teología cristianas merece un tratamiento más completo, detallado y reposado. Algún día lo abordaré

    Pero una cosa te diré como adelanto, Iruña: para mí fue un descubrimiento cuando al estudiar la Biblia con el padre Cunchillos, ss.cc., en las cartas de Pablo, sobre todo Romanos y Gálatas, descubrí que no era justamemnte la muerte de Jesús la que salvaba al mundo, sino la voluntad salvífica del Padre. Evidentemente ésta queda más clara y pedagógica con la aventura humana de Jesús. El gran Tomás de Aquino ya afirmó hace tiempo que Dios podía, perfectamente, haber salvado al mundo sin la encarnación. Ésta es, pues, un plus de Revelación, un alarde de “comunicación e información”. ( Tomás si que era un teólogo, valiente y claro)

    Jesús Mª Urió Ruiz de Vergara

  4. En todas las religiones hay una gran componente de sufrimiento ( la vida es una vallle de lagrimas) elevado a la categoria de “desideratum”. Desde un punto de vista psicologico la base de todo sado-masoquismo hay que buscarla en la represion sexual, que es una de las bases de las religiones.La negacion del placer, como algo pecaminoso, es lo que lleva a la exaltacion del dolor, y de ahi al desequilbiro mental solo hay un paso.

  5. ¡Qué de acuerdo estoy con que, en Jesús, se ha alcanzado la cota humana más alta de apertura al Espíritu!
    Estamos ante una óptica fractal donde la forma definitiva es Cristo que salva y, en esa forma, quedamos incorporados y por tanto salvados.
    1Co 15, 28 “A fin de que Dios sea todo en todos”

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)