Los “sin techo”

1168173950_g_0[1]El Sr. Gallardón suele demostrar un talante comprensivo, respetuoso y humanista. No es dado a la exageración, ni a la excesiva demagogia. A mí me ha llamado bastante la atención el hecho de que proponga nada menos que una ley de nivel estatal para poder retirar a los indigentes de la geografía urbana. Hay quien la ha interpretado, literalmente, más como una operación de estética que de ética. Por encina del fácil juego de palabras, tan del gusto de algunos periodistas, se esconde un drama humano y familiar, siempre presente en las grandes ciudades, escaparates de los productos, buenos y malos, de la sociedad de consumo. Drama que con la crisis y el paro galopante se puede convertir, y ya está sucediendo, en tragedia.

Dijo Jesús en el Evangelio, a raíz de la actitud hipócrita de Judas, (hipócrita porque según el evangelista a Judas no le importaban los pobres, sino la bolsa, de la que era el encargado), condenando el Iscariote el gasto en un “perfume tan costoso” de la mujer que lo derramó generosamente sobre Jesús, opinando que era mejor dárselo a los pobres, a lo que el Maestro respondió afirmando “a los pobres siempre los tendréis entre vosotros”. Hay que tener en cuenta que en la antigüedad, en tiempos de Jesús, y aun en épocas más recientes, casi hasta nuestros días, el numero de desheredados era ingente, mucho mayor que en la actualidad.

Estos pobres no son los anawim, “los pobres de Yavé”, que son pobres dignos y confiantes en el Señor, sino que se refiere, parece, a los que sociológicamente son más miserables que pobres. En la Evangelio los pobres son “bienaventurados”, y no podemos imaginar siquiera que la buena ventura y la dicha se encuentre en la miseria, que convierte a la gente en paria, y le hace perder toda dignidad. No personalmente, pero sí para el observador. Es una buena aplicación de la expresión “vergüenza ajena” que se ha puesto en circulación de unos años a esta parte. Pienso que el regidor de Madrid siente, y ha expresado, justamente la vergüenza que sentimos todos los ciudadanos ante la fotografía nítida y flagrante, repetida y tozuda, del fracaso social y económico que comporta nuestro sistema, cada vez más injusto y deshumanizante.

Lo de menos es que los que viven en la calle lo hagan por propia y libre voluntad o sean impelidos por los desajustes de una sociedad insolidaria y endurecida. El hecho es que están ahí, y no vale decir que el 40% sufre de alguna grave alteración neurológica. Si eso es cierto, mayor razón para ser atendidos con diligencia, eficacia, solidaridad y profesionalidad. El problema radica en hacer compatibles dos realidades aparentemente contrapuestas: por un lado, la libre voluntad de los ciudadanos, que no quebrantan ninguna ley durmiendo en un banco por ejemplo; y de otra parte, la obligación y la responsabilidad de la sociedad, personalizada en sus dirigentes, de proporcionar y ofrecer atención sanitaria, psicológica, económica y social a la parte más débil de la ciudadanía.

Compaginar esas dos antitéticas realidades, y hacerlo con dignidad y sin coacción, es tema serio e interesante para un debate social que no podemos dejar pasar en los tiempos tan revueltos que estamos viviendo. Y la tendencia es que la situación de desamparo de tantos hermanos nuestros vaya a más. Así que habrá que rascar no solo el bolsillo, sino también los pliegues del corazón.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara     

2 Responses to “Los “sin techo””

  1. La recaudación de los impuestos municipales siempre debería tener prioridades humanitarias.
    Pero no votamos las formaciones correctas y no existe el programa electoral correcto, los líderes no están para liderar partidos que pierden.

  2. I appreciate you sharing this article.Thanks Again. Really Great. purchase ventolin inhaler online

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)