Las mujeres, las primeras en anunciar la Pascua

imagesCAVRGAF1El evangelio de la Vigilia Pascual, y el del Domingo de Pascua, lo dejan meridianamente claro: fueron las mujeres las primeras que anunciaron a los discípulos, “mis hermanos”, como los llama Jesús, que el Señor había resucitado y estaba vivo.

“El Ángel dijo a las mujeres: «Ustedes no tienen por qué temer. Yo sé que buscan a Jesús, que fue crucificado. o está aquí, pues ha resucitado, tal como lo había anunciado. Vengan a ver el lugar donde lo habían puesto, pero vuelvan en seguida y digan a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y ya se les adelanta camino a Galilea. Allí lo verán ustedes. Con esto ya se lo dije todo.08  Ellas se fueron al instante del sepulcro, con temor, pero con una alegría inmensa a la vez, y corrieron a llevar la noticia a los discípulos.  En eso Jesús les salió al encuentro en el camino y les dijo: «Paz a ustedes.» Las mujeres se acercaron, se abrazaron a sus pies y lo adoraron. Jesús les dijo: «No tengan miedo. Vayan ahora y digan a mis hermanos que se dirijan a Galilea. Allí me verán.» (Mt, 28, 5-10).

Y el Evangelio del Domingo de Pascua, del evangelio de Juan, reza así: “El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».( Jn, 20, 1-2).

Llaman la atención, pero son admirables, las diferencias existentes entre los cuatro evangelios. En el de Mateo las Marías mandan a los apóstoles dirigirse a Galilea, y dejan suponer que solamente allí el Señor se les aparecerá. EL de Juan nos cuenta cómo pedro y Juan corrieron raudos al sepulcro, lo que indica que estaban en Jerusalén. ¡Qué maravilloso ejemplo de diversidad de enfoques, de libertad teológica! Igual que hoy. Podrían aprender muchos de nuestros jerarcas de la preciosa libertad de los primeros cristianos.

Pero la conclusión que quiero sacar hoy es otra. Han afirmado, desde las más altas instancias de la jerarquía, desde la más alta, que la Iglesia actual no es que no quiera, es que no puede, aunque quisiera, promover a la mujer a ministerios ordenados, pues así lo dispuso el Señor. Esto es falso. Los evangelios, escritos por testigos directos o indirectos de Jesús, no tienen empacho en encomendar a la mujer la más importante y característica misión de los apóstoles, la que configura el carisma de los obispos, sucesores de los apóstoles: la de anunciar con autoridad la Resurrección del Señor-Cristo.

Pues esa es, justamente, la tarea encomendada, sin ningún género de dudas, a las mujeres, a Mª Magdalena, y a la otra María. Hay que recordar que en la época de la que estamos hablando la mujer no tenía personalidad jurídica alguna, y no tenía ninguna posibilidad de hacer de testigo en un proceso. Por eso llama la atención que, a sabiendas de lo contradictorio de la situación en el siglo primero, insistan los evangelistas en el carácter de testigos de las mujeres, de lo más decisivo de nuestra fe, la Resurrección del Señor. Que cada uno saque las conclusiones lógicas de estos relatos. ¡Y cómo serían en la época actual de la reivindicación de la mujer!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

3 Responses to “Las mujeres, las primeras en anunciar la Pascua”

  1. ¿Quién podría ser ahora un equivalente a las mujeres, como testigos de la Resurrección?
    Son muchísimos los desoídos, tenemos ejemplos a nuestro alcance. Los más inesperados pueden convertirse en interlocutores de Dios.
    Dios elige muchas veces manifestarse a través de la impotencia de los hombres, pero para esto hace falta tener muy buen oído y andar muy desprovisto.

  2. Es curiosa la defensa a ultranza, que hace la jerarquía de todos los tiempos, para apartar a las mujeres del orden sacerdotal, cuando de los evangelios se podrían sacar deducciones distintas. Los argumentos van cambiando. El último es el que esgrime el papa en su libro sobre Jesucristo. Lee en el NT dos líneas, la confesional donde no hay mujeres y la narrativa donde aparecen, para acto seguido sostener que la Iglesia escogió la primera y ya no se puede cambiar.

  3. Feliz Pascua a todos:
    y a Susana, gracias por tu sutil comentario. Y a Alejandro, estoy de acuerdo contigo. ¡Hay que ver como distorsionan a veces los textos bíblicos, y como oculatan o resaltan lo que les interesa!

    Jesús Mari (Areópago)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)