Los profesores de Religión ¡no pueden casarse por lo civil!

imagesCAUKY83FEl aserto del título se desprende del litigio jurídico que ha llevado al Tribunal Constitucional a fallar a favor de la profesora Resurrección Galera, en una sentencia que debe marcar época, el último 14 de Abril. Esta profesora, después de dar las clases de Religión durante siete años sin mayores contratiempos en el colegio público Ferrer García, de Los Llanos de la Cañada, Almería, fue despedida por casarse por lo civil con un divorciado. El Vicario de la diócesis, Tomás Cano, en un clásico ejercicio de la sutileza sofística clerical, afirma que no se la ha despedido, sino que tan solo “no fue propuesta en la lista de profesores” entregada a la Junta de Andalucía.

No voy a entrar de lleno en los aspectos jurídicos ni canónicos del caso. No deja de ser emblemático que un eclesiástico apele a un ordenamiento jurídico ajeno al Estado, como es el Derecho Canónico, para defender su actitud ante un tribunal del mismo Estado. De cualquier modo, y por encima, opino que no es de recibo que en un Estado aconfesional los profesores de lo que sea dependan de una instancia privada, que es la verdadera situación jurídica de la Iglesia. Y todavía peor nos lo ponen si se esgrime el argumento de que el auténtico motivo de esa ingerencia de la Iglesia en el funcionamiento de una actividad estatal, como es la Educación pública, se fundamenta en los Acuerdos suscritos en Roma por España y el Estado de la Santa Sede en 1979.

Esto sería como admitir que un estado extranjero interviene, con sus normas, en la selección de profesores de un centro de enseñanza español. Verdaderamente insostenible. Esta es una asignatura pendiente que no ha aprobado ninguno de los Gobiernos de la democracia española. Pero reviste de mayor gravedad en el actual pues había indicado la solución de este problema como uno de los temas de su programa electoral. Pero que además este Gobierno, después de haber aumentado el porcentaje de IRPF para la Iglesia, y colaborar como lo está haciendo en lo social y económico para la visita del Papa en Agosto, sea acusado de anticlerical y casi anticristiano, raya en lo atrevidamente cínico.

Pero aunque me he apartado un poco, donde quería ir a parar es al insoportable moralismo que destilan los criterios que van apareciendo para la selección o el despido de los profesores de Religión. Que si va de copas, por la noche, que si lleva una minifalda escandalosa, que si vive en concubinato, que si ha participado en una manifestación sospechosa, que si ha colaborado en una huelga considerada hostil a los intereses de la Iglesia, que si se ha casado por lo civil, y así por delante. Vaya como aclaración que las veces que aquí decimos Iglesia deberíamos decir Iglesia institucional, o Jerarquía. Mis lectores y yo somos Iglesia, y estoy seguro de que muchos de nosotros no compartimos este tipo de criterios y de actuaciones.

Ya he expresado más de una vez mi opinión a respecto de los católicos que se divorcian, que se casan por segunda vez por lo civil, o, que, simplemente, viven dignamente como pareja por no tener otro remedio. (De las tonterías de ir o no de copas, y otras memeces, ni me paro un segundo a opinar). También he mantenido públicamente en el templo, concretamente en la parroquia de los Sagrados Corazones ante más de mil fieles, que si uno no puede vivir dentro de la norma viva dignamente fuera de ella. Y también he recordado la enseñanza del Maestro, el Señor, de que “no es el hombre para el Sábado -la ley-, sino el  Sábado -la ley- para el hombre”.

Me parece oportuno así mismo recordar que la celebración de la Eucaristía y la Comunión, para un fiel creyente que da valor y discierne bien la grandeza del Sacramento, no es ningún obsequio o regalo, ni está sujeto a una especie de baremo de meritocracia: es, simplemente, y nada menos, que un mandato del Señor: “haced esto en memoria mía”, “tomad y comed”,tomad y bebed”. Pablo y la Iglesia primitiva explican que para cumplir este mandato no se precisa más que el “discernimiento” del significado y la grandeza del Señor entregado perennemente en el signo y en el gesto eucarístico. Todas las exigencias legalistas que vinieron después, todavía vigentes algunas en el Derecho Canónico, y las más en las mentes moralistas de tanto falso guardián de la dignidad de Dios y de los sacramentos de la Iglesia, son perfectamente discutibles.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara     

One Response to “Los profesores de Religión ¡no pueden casarse por lo civil!”

  1. Lo que dijo Jesús fue:
    “Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos…/…. Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.” (Mateo 5, 20-26)
    Esto último es sobre lo que habremos de ‘discernir’ y de lo dicho en la primera frase, seguiremos saliendo indefinidamente.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)